Inspiración 2.0: De la mujer más fea de Youtube a un ídolo de masas.

Lizzie Velasquez: Una fuente de inspiración.

Imagina que estas tomando un descanso de tus quehaceres, en tu ordenador, una tarde cualquiera. Entras en Youtube a escuchar música y en la barra de vídeos recomendados aparece una miniatura que te resulta bastante familiar. Así que, te decides a hacer clic en esa imagen cuando te sorprendes al descubrir que es un vídeo titulado “la mujer más fea del mundo” con más de cuatro millones de reproducciones y que la protagonista de ese vídeo eres tú. El ser humano puede sorprendernos por su capacidad para reponerse y superar las dificultades. Esta vlogger es todo un ejemplo para la sociedad.

Realmente un hecho impactante. Lizzie Velasquez, una estudiante norteamericana de 23 años, vivió esta experiencia cuando tan sólo tenía quince años de edad. Desde su nacimiento padeció un extraño síndrome que no tiene cura y que sólo sufren tres personas en todo el mundo. Padece ceguera en el ojo derecho y en toda su vida nunca ha llegado a pesar de más treinta kilos. El vídeo difundido por las redes sociales fue tomado de un programa de televisión al que asistió cuando tan solo tenía once años. Al parecer un espectador grabó el programa y lo colgó en la red colocando una etiqueta cruel a la enferma. El vídeo, con una duración de ocho segundos y sin sonido, no tardó en hacerse eco en Internet, siendo comentado por miles de usuarios con comentarios despectivos y agresivos.

“Vi que había miles, miles y miles de comentarios en el vídeo. Ni siquiera uno era positivo. Ni siquiera uno. Yo misma me encargué de leer todos y cada uno de esos comentarios”. Asegura Lizzie, en una de sus conferencias. Probablemente si aquellos usuarios hubiesen sidos conscientes de lo que estaban haciendo, del daño que estaban ocasionando y de que aquella persona padecía una enfermedad desconocida, se hubiesen ahorrado toda esa suerte de opiniones que lejos de ser constructivas, eran hirientes y tremendas. – “Los comentarios iban desde personas dándome consejos sobre como suicidarme, hasta preguntarme por qué mis padres no me abortaron, por qué no me prendía fuego, o decirme que me pusiese una pistola en mi cabeza”.

Desde los ojos de una adolescente de quince años, este acontecimiento puede resultar fatal, es en la adolescencia donde conformamos la imagen de nosotros mismos, nuestra autoestima. Pero lo más sorprendente de todo esto, es que Lizzie, lejos de venirse abajo respondió a toda esa violencia, a todos los insultos recibidos por miles de desconocidos con un acto de humildad y amor. “Cuando leí los comentarios, estaba lista para coger el teclado y hacerles sentir a cada uno de ellos tan mal como me hicieron sentir a mí. Pero me dí cuenta de que eso no resolvería nada, así que decidí demostrarles a esas personas que no habían ganado. Esos abusadores no van a definir quién soy como persona”.- Fue entonces cuando se propuso cuatro metas: Ser graduada universitaria, escribir un libro, dar conferencias motivacionales y crear una familia. En estos ocho años ha logrado tres de ellas. Ha escrito tres libros, es licenciada universitaria y lleva más de cinco años dando charlas motivacionales. Impresionante, ¿no?

Su decisión, su fuerza y su entereza la han convertido en un ídolo de masas y es que no es para menos. Después de una vida nada fácil donde ha tenido que convivir con el rechazo permanente y el bulling, ha decidido dedicarse a ayudar a los demás. Lucha contra el acoso y demuestra al mundo que las limitaciones que nos frenan nos las ponemos nosotros mismos. Y todo esto lo hace desde su propia habitación a través un vlog que ya recoge más de 110.000 suscriptores y más de 14.000.000 de reproducciones.

 

Noticias Otros Medios

Deja un comentario