Entrevista a Jean-Julien Collette

Por Alonso Barán

Jean-Julien Collette - Promo 3 - Copie

El pasado jueves 13 de marzo, en el Festival Cortogenia 2014, tuve la oportunidad de conocer a Jean-Julien Collette, guionista y director de Electric Indigo, un cortometraje que pretende tratar el eterno tema del amor desde una óptica diferente: a través del matrimonio entre dos hombres heterosexuales que se aman platónicamente y quieren tener y criar una hija.

Al terminar la proyección de la película, pude hablar con Jean-Julien Collette porque domina tres idiomas entre ellos el español, eso sí, con un fuerte acento francófono. Jean-Julien accedió a concederme una entrevista para Entretanto Magazine y, maravillas de la tecnología, gracias a google y mi smartphone pude hacer una breve documentación y grabar la entrevista para luego transcribirla.

 

Hola Jean-Julien. Gracias por atenderme. ¿Por qué decidiste ser director de cine?

Como muchos otros artistas dicen: ¿qué podía hacer si no? No sería capaz de hacer otra cosa. No, ahora en serio. Desde que tenía diez años yo era cinéfilo y le dije a mi padre: quiero ser director de cine. Así, “pum”, fue como una revelación. Yo pienso que no es un capricho, no es algo que descubrí tarde, es una vocación.

 

¿Estás trabajando en un nuevo proyecto? ¿En cuál? ¿De qué trata?

Estoy trabajando en dos proyectos. Un largometraje que ha recibido una subvención en Bélgica y para el que estamos buscando otras fuentes de financiación. Es un proyecto que se llama Rabbits y es un thriller psicológico de una gente que se encuentra en una cabaña en la montaña y se quedan encerrados por una pared invisible durante cuarenta años y van a descubrir el sentido de la vida. Es un proyecto que no tiene nada que ver con lo que he hecho hasta ahora. El otro proyecto es Electric Indigo para largometraje y estoy en el proceso de escritura ahora y espero a finales de año estar buscando financiación.

 

ELECTRIC INDIGO - POSTERHe de decirte que me encantó Electric Indigo ¿Por qué decidiste contar esta historia?

Porque pienso que vivimos en una sociedad muy compleja en cuanto al núcleo familiar y sobre cómo proyectamos el amor hacia los demás y vivimos nuestra sexualidad. Y lo que veo en las películas, siempre con un núcleo familiar de tres personas o quizá un poco de homosexualidad y…uhh, entonces hablamos de tabú, ¿sabes?, y pienso que la realidad es más compleja que esto y entonces pensé: ¿y qué pasaría sí…?

 

¿Qué opinión tienes del cine belga?

Pienso que es un cine que está en el mismo estado que el cine español en los años ochenta, es un cine por venir y divido en dos comunidades, la flamenca y la francófona, que hacen un cine muy muy diferente. El flamenco hacía un cine regional y comercial, y ahora está haciendo un cine más internacional. El francófono siempre ha hecho un cine social, que interesaba a poca gente, pero que iba a Cannes cada año, y veo que está cambiando también. Espero formar parte de esta generación que va a ir fuera de Bélgica y que va a hacer coproducciones que van a ser más interesantes, porque hay mucha “pasta” en Bélgica ahora para el cine. Es mucho más fácil para un joven director belga hacer un “largo” hoy en día y yo quiero hacer un cine que no deje la impresión de que la subvención la hemos tirado por la ventana.

 

¿Y del cine español?

Le tengo más estima que los españoles porque lo veo desde fuera, como belga. Claro que hay muchos “truños”, también en el cine francés, cualquier cinematografía tiene un noventa por ciento de poca calidad y luego un diez por ciento de películas que no tienen éxito, pero que tienen calidad. El cine español que llegaba a Francia o Bélgica era el mejor cine español y yo pensaba “guau”, tienen el coraje de hacer el cine que nosotros no hacemos, como cine de género de calidad como REC o El orfanato, por ejemplo, ¿sabes? Allí no se hace. Claro, últimamente se ha corrompido con los problemas del amiguismo en el cine español, gente que se aprovecha del sistema de subvenciones y no se apoya a jóvenes directores. El cine español ahora está en muy mal estado y sólo hay que ver los premios que ha recibido este año. Ni siquiera se trata de no tener “pasta”, también la calidad de las películas, nunca ha sido tan mala para mí. Lo siento, es lo que pienso. Sí, hay buenas pelis, pero en comparación con otros años el nivel es más bajo porque hay muchos directores que se han tenido que ir fuera.

 

En una época en la que abunda la piratería audiovisual, ¿cómo ves tú el futuro del cine?

Pues, eh, no es tan fácil hacer cine como antes o tantas películas, pues igual no funcionan. Ahora hay que reinventarse. Yo pienso que hay lugar para directores que no saben hacer tan buen cine, pero que también son buenos hombres de negocios. Es la realidad. Ser un buen guionista no es suficiente hoy en día. Y hay que luchar contra la piratería, los gobiernos primero. Me parece una vergüenza muy grande que los gobiernos, especialmente en España, no luchen y no multen a quien descargue ilegalmente contenidos que han costado mucho dinero. Además, antes trabajaban en España doscientas mil personas en el cine y ahora la mitad está en el paro. Realmente, no sé que interés hay en no luchar contra la piratería, pero para mí es una vergüenza.

Bien, vamos con la siguiente pregunta.

¿Puedo hacer añadir algo más?

Claro, tío. Dispara.

Otra cosilla que me gustaría añadir sobre el tema de la piratería es que hace falta educar a una nueva generación que se ha criado con las bajadas ilegales de Internet sin ser perseguido por la ley, todo eso fomentado por piratas (que se burlan del gobierno y de la gente que gana su vida haciendo cultura) que dicen que la cultura tiene que ser gratis. Perfecto, entonces, digo a toda esa gente de ir a una panadería y de robar el pan porque también hay derecho a comer, ¿no?

Totalmente de acuerdo contigo, Jean-Julien. Yo todavía voy a la biblioteca a por libros y películas, allí el acceso a la cultura es gratuito.

Además, el tema de la piratería moralmente se puede reducir a: ¿porqué no invertir el IVA que se ganaría al terminar con las descargas ilegales para paliar los recortes en sanidad, dependencia, educación o el paro?

Y cuando alguien justifica descargar ilegalmente con “el derecho a la libertad de expresión”, nunca entiendo qué tiene que ver el derecho a no ser condenado por expresar lo que piensas con descargar ilegalmente contenidos protegidos por derechos de autor.

Ahora, para terminar la entrevista. ¿Puedes recomendar un par de películas a los lectores de Entretanto Magazine.

La última que he visto y que para mí es una obra maestra y que me dio fe para hacer un cine ambicioso fuera de la industria, y que pueda tener éxito en su país, es La grande belleza, de Paolo Sorrentino. Es un poco intelectual, pero lo que cuenta es tan único, está tan fuera de otros guiones comerciales que funcionan, que me da fe en el cine actual.

Y otra película es Lantana, una película australiana que tendrá diez años. Es como el tipo de cine que yo quiero desarrollar, un cine adulto que mezcla géneros, con una ambición que va más allá de la primera capa, ¿sabes?

 

Bueno, ya hemos terminado, Jean-Julien. Te deseo mucho éxito en tus proyectos. Muchas gracias por atenderme.

De nada, a ti.

 

 

 

Noticias Otros Medios

Deja un comentario