Gazpacho andaluz a la hierbabuena

Por Jose Rasero

Ahora que el verano está a puntito de regresar a nuestras vidas y el calor se convertirá en pegajosa y testaruda compañía, nada mejor que preparar una de las sopas frías más conocidas y celebradas de la gastronomía andaluza, añadiéndole en esta ocasión una nota particular de color (en su presentación), sabor y aroma.

 

IMG_3637

Ingredientes del gazpacho para cuatro personas

  1. pan duro
  2. agua
  3. aceite virgen de oliva
  4. sal
  5. 1 huevo
  6. dos hojas de hierbabuena
  7. 1 pimiento verde
  8. 1 pepino
  9. 1 diente de ajo
  10. ½  cebolla
  11. 1 kilo de tomates maduros
  12. Vinagre de Jerez

 

Preparación del plato típico andaluz

Pongámonos fresquitos y coloquemos todos los ingredientes sobre la encimera de la cocina. En un cacharro amplio y con dos palmos de altura (mejor si es de barro) echaremos un trozo de pan duro al que le añadiremos agua hasta cubrirlo. Esperaremos a que el pan se empape bien.

Entonces verteremos un buen chorrito de aceite virgen de oliva, un puñado de sal y un huevo fresco. En este instante cortaremos una o dos hojas de hierbabuena, las uniremos a los demás ingredientes y con una cuchara de palo removeremos bien.

Dejaremos reposar unos cinco minutos, para que se rocíen intensamente el sabor y el aroma de la hierbabuena.

Al cabo cortaremos por la mitad un buen pimiento verde y con las manos (limpias desde el inicio de todo el proceso) lo iremos echando en pequeños trozos en el recipiente, idéntica acción que llevaremos a cabo con el pepino. Cogeremos un diente de ajo y lo pondremos sobre la tabla, golpeándolo con la parte ancha de un buen cuchillo. De esta forma se dejará pelar con facilidad e irá directo al cacharro. Será el turno de la cebolla. Un trozo pequeño nos servirá.

 

La sopa no debe quedar ni espesa ni ligera

Si se nos echa el tiempo encima y no tenemos agua lo suficientemente fresquita haremos lo siguiente: cuatro o cinco cubitos de hielo se unirán a todo lo demás. Cubriremos con agua.

Es el momento de los tomates. Con ese buen cuchillo que tenemos los iremos cortando en pequeños trozos. Así haremos con los dos primeros, tras lo cual regaremos con un generoso chorrito de vinagre de Jerez. Continuaremos cortando en pequeños trozos el resto de tomates.

Volveremos a echar agua si vemos que es necesario (siempre deberá cubrir nuestra base de elementos)

Y a batir.

Lo haremos lo preciso para que nuestra sopa no nos quede ni demasiado espesa ni excesivamente ligera.

 

Toque final del gazpacho andaluz

Con nuestro gazpacho ya terminado y trasladado a otro recipiente podremos, o bien servirlo directamente, adornándolo con unas hojitas de hierbabuena recién cortadas, o bien meterlo en la nevera y dejarlo enfriar.

 

IMG_3642

 

Noticias Otros Medios

Deja un comentario