Un cirujano israelí desarrolla un sujetador interno

Por Ramiro Rivera

Mientras que uno de los grandes retos para las cirugías estéticas en la actualidad consiste en corregir la inevitable acción de la gravedad en el cuerpo, una empresa israelí decidió asumir esta tarea y, de paso, complacer a millones de mujeres, al intentar mantener los senos femeninos firmes a través de un concepto revolucionario en el mundo de los sostenes.

La ineludible realidad para muchas mujeres, más allá del paso del tiempo, se encuentra en la caída de sus senos, lo que confirma que con la edad todo tiende a caerse de manera casi inevitable. Por supuesto, no se trata de un asunto exclusivo del sexo femenino. Sin embargo, los pechos de las mujeres –sobre todo después de los 35 años– suelen llevar la peor parte de esta regla no escrita de la naturaleza que se combate con la ropa interior.

No obstante, el doctor Eyal Gur, cirujano plástico israelí, diseñó un sujetador interno hace nueve años durante una convención de cirujanos plásticos sobre cómo evitar la caída del pecho tras una operación de reducción, con lo que los sostenes se modifican con un pequeño giro: en lugar de ser externos se llevan bajo la piel, publicó el diario español ABC.

Se coloca bajo la piel y

mantiene los senos firmes

Este novedoso sostén interno consiste en una tira de silicona y dos ganchos a los lados, los cuales consiguen mantener el músculo del pecho sujeto. Sin embargo, antes de embarcarse en esta tarea, el creador de este particular sujetador tuvo que consultar a físicos e ingenieros hasta dar con la fórmula perfecta.

 

sujetador-interno-644x362El método ideado por el cirujano plástico israelí es una especie de sostén interno. Foto: Orbix Medical Israel

 

La idea concebida por Gur consiste en un sujetador que funciona como una especie de “hamaca dentro del pecho. Este mecanismo sujeta el músculo y tiene dos ganchos que se agarran firmemente a las costillas por encima del pecho, por lo que se garantiza que el seno siempre esté sujeto” y, por lo tanto, firme, dijo Yossi Mazel, director de Orbix Medical Israel, la empresa que comercializa este sostén.

De acuerdo con Mazel, a diferencia de los liftings de pecho y reducciones en las que el pecho vuelve a caerse con mucha rapidez a pesar de que a las primeras semanas los resultados son notables, la operación no es invasiva, ya que se hace la incisión en la areola del pezón y a través de ella se inserta el aparato, incluyendo los ganchos que lo sujetan a las costillas.

“Es muy sencillo a pesar de que estemos hablando de ganchos y costillas, la operación es con diferencia mucho menos peligrosa que los aumentos, reducciones y liftings de pecho y apenas deja cicatrices porque se hace en la areola, no se toca la piel del pecho”, agregó Mazel.

El aparato está diseñado en un principio para prevenir la caída del pecho en mujeres que se han hecho liftings o reducciones. Sin embargo, de acuerdo con los fabricantes, también se puede implantar en todas aquellas mujeres que quieran evitar los estragos del tiempo antes de acudir al quirófano para una intervención más seria.

 
[SinEmbargo]

 

Noticias Otros Medios

Deja un comentario