LOS SONETOS DE SHAKESPEARE

EL MARTES 22 Y EL JUEVES 24 DE ABRIL, EN LA FUNDACIÓN JUAN MARCH

 

34990

 

*MARTES 22: CONFERENCIA DE ÁNGEL-LUIS PUJANTE EL SONETO ISABELINO Y LOS SONETOS DE SHAKESPEARE

 

*JUEVES 24: SELECCIÓN DE SONETOS PRESENTADOS POR ÁNGEL-LUIS PUJANTE

Y RECITADOS POR LOS ACTORES TRISTÁN ULLOA Y ELVIRA MÍNGUEZ

 

Coincidiendo con esa fecha que en el calendario literario de las letras inglesas y españolas, por no decir universales, es festivo, el 23 de abril, día en que fallecieron dos escritores cumbres como Miguel de Cervantes y William Shakespeare, la Fundación Juan March www.march.es, Facebook, @fundacionmarch; +fundacionmarch) ha organizado una doble sesión dedicada al autor dramático inglés, que fue un notable poeta, con especial dedicación al soneto, y que como tal, como poeta, aspiraba a ser reconocido en la posteridad.

 

El catedrático de Filología Inglesa de la Universidad de Murcia Ángel-Luis Pujante, Premio Nacional de Traducción (1998) por su versión de La tempestad, de Shakespeare y traductor del Teatro selecto de William Shakespeare (dos volúmenes, 2008), además de varios libros sobre el dramaturgo y poeta inglés dará, el martes 22 de abril, una conferencia (El soneto isabelino y los Sonetos de Shakespeare), y el jueves 24 presentará una selección de sonetos que recitarán los actores Tristán Ulloa y Elvira Mínguez.

 

Explica Ángel-Luis Pujante que “el soneto, excelsamente cultivado por Dante y luego por Petrarca, llegó a Inglaterra en la primera mitad del siglo XVI. De la mano de Sir Thomas Wyatt y del Conde de Surrey, experimentó transformaciones que darían por resultado lo que se conoce como soneto isabelino o soneto inglés. La distinta estructura resultante afectaría igualmente a la expresión del argumento o sentimiento del soneto, que, con algunas excepciones, retenía la premisa fundamental petrarquista: un hombre ama y desea a una bella mujer consagrada a la castidad, entendida ésta como virginidad o como la “castidad de la casada”. Pero no fue hasta finales del siglo XVI cuando, siguiendo el ejemplo de Astrophil and Stella, de Sir Philip Sidney, se pusieron de moda en Inglaterra las series de sonetos en los que el poeta expresa su amor por una dama.

Shakespeare escribió su propia serie de sonetos, pero, de los ciento cincuenta y cuatro que la componen, la mayor parte no están dirigidos a una mujer, sino que conciernen o están dirigidos a un bello joven, oponiéndose de este modo a la corriente petrarquista. Además, sus sonetos no son distintos sólo en esto, sino por su manera tan explícita de expresar el deseo. Por lo demás, su serie no presenta la unidad ni uniformidad que observamos en la de Sidney o las demás: Shakespeare abordó en sus sonetos temas diversos que se expresan con una gran variedad de tonos y emociones. Algunos son reflexiones sin relación con la realidad cotidiana, pero la mayor parte parecen derivar de sucesos de la vida real, y bastantes de sus detalles nos sugieren una base personal. Por eso, sus sonetos son para algunos, una creación autobiográfica. Otros, sin embargo, estiman que son una ficción literaria que refleja los valores y convenciones de su época. Y muchos creen que son la expresión de una voz singular que sugiere una presencia muy cercana e invita a la identificación. Quizá por eso estos sonetos les siguen hablando a muchos a través de los siglos y han encontrado en nuestros días un eco extraordinario en momentos de dolor o de penuria personal o social.”

Ángel-Luis Pujante es catedrático de Filología Inglesa de la Universidad de Murcia. Licenciado en Filología Moderna (Inglesa y Alemana) por la Universidad de Barcelona y doctor por la de Salamanca, amplió estudios y desarrolló investigación en Inglaterra y Estados Unidos. Ha dado conferencias en diversas universidades e instituciones superiores de España, Inglaterra, Portugal, Italia, México, Bélgica, Luxemburgo y Rumanía.

Sobre Shakespeare y su época, ha publicado, entre otros, El manuscrito shakespeariano de Manuel Herrera Bustamante (2001), y coeditado Teatro clásico en traducción: texto, representación, recepción con Keith Gregor (1996), Four Hundred Years of Shakespeare in Europe con Ton Hoenselaars (2003), y Shakespeare en España. Textos 1764-1916 con Laura Campillo (2007). Es también autor de una traducción española anotada de A Game at Chess (Una partida de ajedrez) de Thomas Middleton, y ha publicado varias traducciones españolas anotadas de obras de Shakespeare, entre ellas Los dos nobles parientes, de Shakespeare y Fletcher, en colaboración con Salvador Oliva e inédita en España. En 1998 fue galardonado con el Premio Nacional a la mejor traducción por su versión castellana de La tempestad de Shakespeare. Sus traducciones se recogen en Teatro selecto de William Shakespeare (dos volúmenes, 2008); y recientemente ha publicado las obras completas de las Tragedias (Teatro completo I) (2010) y las Comedias y tragicomedias (Teatro completo II), de Shakespeare (2012).

En la actualidad trabaja la recepción de Shakespeare en España y Europa. Desde 2000 a 2008 ha dirigido un proyecto de investigación del Ministerio de Educación sobre la presencia de Shakespeare en España en el marco de la cultura europea, en el que continúa participando (www.um.es/shakespeare).

Es presidente honorario de ESRA (European Shakespeare  Research Association) (www.um.es/shakespeare/esra).

 

Noticias Otros Medios

Deja un comentario