El infierno de Dante

El arte, en prácticamente todas sus manifestaciones, no es sólo un reflejo de nuestra realidad, sino también una forma de adentrarnos en los lugares más recónditos de la naturaleza humana. Es en este punto, la búsqueda de un mayor conocimiento de nosotros mismos, donde el arte y la ciencia encuentran la coincidencia. Así pues, tomando este juicio como referencia, el Infierno, el Purgatorio y Paraíso que DANTE nos muestra en su legendario relato no es otra cosa que una alegoría del hombre y su autodefinición como ser perfecto.

 

Dante-Alighieri-leyendo-su-poema.-Domenico-di-Michelino-1465

 

Por Jesús Chavarría Cabrera/ Marcianos

 

Tres mundos que se oponen y se complementan, tres reinos ubicados en un pasaje que representa el paso ineludible del hombre hacia aquello que está después de la muerte. Ese enfrentamiento con las consecuencias de vivir la vida en un intento de pasar del vicio hacia la virtud, y posteriormente a la idílica perfección eterna. Es LA DIVINA COMEDIA un texto que entregara al mundo DANTE ALIGHIERI, nacido en Italia en 1265.

 

VISITA AL INFIERNO

 

Existen muchas formas de interpretar lo escrito por Dante, el recorrido que plantea, a través de los tres lugares a los que el hombre está destinado según sus acciones en este mundo, está plagado de simbolismos. De igual forma, en él coexisten tanto personajes tomados de pasajes bíblicos, como de la mitología pagana, y los espacios a pesar de las descripciones son difíciles de ser concebidos como algo tangible; debe dársele rienda suelta a la imaginación para poder descubrir la riqueza y posibilidades que ofrece cada una de las tres visiones que propone. -Por supuesto, es la del Infierno la que hoy nos ocupa, y al igual que Dante echaremos un vistazo, aunque muy breve en comparación con él, que según dicen hizo un recorrido de 24 horas, esto a la edad de 35 años, allá por el año 1300, en pleno Viernes Santo.

Quizá lo más llamativo en primera instancia de la idea que Dante presenta sobre el Infierno, es que contrario al concepto común de la cultura occidental, que le concibe sumido entre las llamas, la lava y las cenizas, para él es un lugar cubierto de hielo, carcomido por el frío y la oscuridad. Éste se presenta dividido en forma de un angustiante embudo que va desde la superficie boreal, estrechándose hasta lo que en esa época consideraban como el centro del planeta; cabe recordar que no tenían una idea clara de la forma y funcionamiento de la Tierra.

 

 infierno-de-dante2

 

ARQUITECTURA INFERNAL

 

Este Inframundo estaba dividido en nueve tormentosos círculos decrecientes. Cada uno era un espacio totalmente diferente y único, debido a que están impregnados por las culpas y penas que albergan. Los cinco primeros forman lo que se denomina como el Alto Infierno, los cuatro restantes son el Infierno Inferior, una especie de ciudad con mezquitas rojas, rodeada por murallas de hierro, y comunicada con el Purgatorio, por una grieta que abrieron en la roca las aguas del río Leteo. Pero esto es sólo el principio, su monstruosa estructura esconde lo peor de los horrores. Pantanos y arenales interminables, sepulturas y pozos sin fondo, barrancos y despeñaderos, y al final del cono, el mismísimo Lucifer.

Como era de esperarse, debido a la época en que vivió el autor en cada uno de los círculos que conforman este terrorífico lugar las referencias a la estética medieval son evidentes, incluyendo la de la ciudad que alberga la puerta del Infierno, muy similar a Florencia, ciudad natal de Dante. Un claro mensaje de que, a veces, la vida diaria puede ser el verdadero Infierno.

 

infierno-de-dante

 

PRIMER CÍRCULO, LA ZOZOBRA DEL LIMBO:  Éste es un castillo rodeado por siete muros y que sirve para albergar a aquellos que tuvieron la desgracia de no ser bautizados, esos que según la religión católica murieron sin conocer la fe. El lugar es denominado como «La mansión de los justos», donde las almas quedan inmersas en el Limbo para el resto de la eternidad.

 

SEGUNDO CÍRCULO, DESTINO DESOLADOR: En este círculo es a donde van a parar los que tuvieron la osadía de aprovecharse de aquellos que les amaron, los que utilizaron de forma perversa los mejores sentimientos y fueron lujuriosos. Un torbellino eterno de soledad absoluta es su destino final. Y Minos es el encargo de juzgar y ejecutar la sentencia.

 

TERCER CÍRCULO. EL PRECIO DE LOS EXCESOS: Aquí, pecados como la glotonería, la soberbia y la envidia reciben castigos. Aquellos pobres desgraciados que en vida cedieron a sus instintos y se dejaron llevar por dichas obsesiones, se ven sumidos en el fango y son desollados bajo una lluvia despiadada.

 

CUARTO CÍRCULO, ACUMULANDO DOLOR: Éste es el destino de todos los que en vida fueron avaros. Arrastrados por cadenas y pesas gigantescas, y sumergidas en un torrente de aguas pantanosas, chocan entre ellos una y otra vez, maldiciéndose y teniendo como el peor de los castigos, el soportarse unos a otros hasta el fin de los tiempos. En este lugar, según la narración de Dante, es muy común encontrar a cardenales, sacerdotes, clérigos y papas.

 

QUINTO Y SEXTO CÍRCULO LA PUERTA DE LOS ORGULLOSOS: El quinto y el sexto círculo conforman la ciudad de «Dite», que es en donde se encuentra la puerta al Infierno. Está cercada por una gigantesca muralla y le rodea una espeluznante laguna oscura de fétidas aguas podridas. En el caso del primero es a donde van a parar las almas de los que pecaron de orgullosos, aquellos que se atrevieron a ser materialistas. En cuanto al siguiente, es en donde sepulcros de fuego reciben a los herejes.

 

SÉPTIMO CÍRCULO. TORMENTOS ESPECIALIZADOS: De aquí en adelante cada uno de los círculos se sub-divide en lugares dedicados a albergar una pena en específico. En este caso son tres los recintos que le conforman. Es de piedra y un gran río de sangre le rodea bajo la atenta vigilancia de un minotauro. En el primero de los recintos se encuentran aquellos que fueron violentos y es el mismo minotauro quien se hace cargo de castigarlos. En el segundo recinto van a parar los que fueron violentos contra sí mismos, junto con los suicidas. Y en el tercero están los que se atrevieron a ser violentos contra Dios, contra la sociedad o contra la naturaleza.

 

 

infierno-dante

 

 

OCTAVO CÍRCULO. DE TODO Y PARA TODOS: Este penúltimo círculo se conforma de 10 fosas diferentes. En la primera se tortura a los rufianes y los seductores, en la segunda, los aduladores y los cortesanos. En la tercera los simoníacos, y en la cuarta a los adivinos. Para los que se dedican a tergiversar la justicia está la quinta fosa. En la sexta, los hipócritas son cubiertos de capas de plomo dorado. En la séptima los ladrones, son mordidos por serpientes. Para la octava las llamas se aprestan y reciben a los consejeros insidiosos. En cuanto a la novena, ésta recibe a los escandalosos y los herejes que son acuchillados eternamente. Por último, la décima fosa, infestada de lepra, le da la bienvenida a los charlatanes y estafadores.

 

NOVENO CÍRCULO EL MÁS GRANDE Y TERRIBLE: Se trata de un pozo rodeado de gigantes y oprimido por el hielo. Está dividido en cuatro recintos y en él se castiga el que quizás, a los ojos de Dante, es el peor de los pecados, la traición. Entre los que tienen el deshonroso «privilegio» de estar en él se encuentra el constructor de la Torre de Babel, que impidió que el mundo hablara la misma lengua. Aquí se encuentra al mismísimo que mastica sin descanso al más grande de los traidores, Judas.

En el primero de los recintos de este último círculo están los traidores a sus parientes. En el segundo los traidores a su patria. En el tercero los traidores a sus amigos y huéspedes. Por último, los traidores a sus bienhechores.

 

20110630_104-e1335722857819

 

SALIDA DEL INFIERNO: Después de este agobiante recorrido por el Infierno, según lo escrito por Dante Alighieri, lo siguiente sería una visita al Purgatorio y posteriormente al Paraíso, lo que completaría una visión global del hombre según la época en donde se ubica La divina comedia. Sin embargo, ése es un viaje que nos reservaremos para otra ocasión, dejando en este una pequeña muestra de la riqueza de símbolos que esta obra nos puede ofrecer. Una de las referencias más importantes con respecto al macabro tema del Infierno y sus distintas representaciones. Un poema épico imprescindible.

 

 

EL AUTOR

LA VISIÓN DEL HOMBRE. SUS PECADOS Y SU REDENCIÓN: Nacido en Italia en 1265 [aunque se duda con respecto a esta fecha], Dante fue hijo de Aldighiero Degli Elisei, quien le dejó huérfano desde muy joven. Gracias al apoyo de su familia logra recibir el resto de su educación. Es debido a la influencia de Brunetto Lattini, quien también le ayuda a seguir estudiando, que Dante se encamina al mundo de las letras, enfocándose en la poesía toscana de GUITTONE DE AREZZO y BONAGIUNTA ORBICCIANI. En 1289 participó en la batalla de Campaldino y dos años más tarde en la toma de Caprona. A su regreso, contando con 35 años, ocupó diversos cargos públicos y se casó con Madonna Gemma, para luego convertirse en padre de varios niños. Fue uno de los magistrados supremos de Florencia, ciudad dividida en dos bandos, y cuyo conflicto terminó originando su destierro. Debido a esto se estableció en Arezzo. poniéndose al servicio del conde Alejandro de Romena. Ahí estuvo por un tiempo, hasta que luego de varios intentos fallidos de regresar a su tierra natal, decide viajar a París e instalarse ahí dedicándose al estudio de la teología y la filosofía; pero las cosas no marcharon bien y agobiado por la miseria cambia constantemente de residencia hasta que se establece en Rabean. En esta ciudad pasó sus últimos años hasta que murió el 14 de septiembre de 1321. Su imágeen fuer inmortalizada por Rafael Sanzio en un retrato que se conserva en el ala del Papa Julio II del Palacio del Vaticano, la misma que aparece en el diseño de una de las caras de la moneda de 2 de Italia.

 

 

 

Noticias Otros Medios

Deja un comentario