Frida Kahlo en una gran retrospectiva llevada a cabo en Roma

01-frida-kahlo-autoritratto-con-collana-di-spine2“Autorretrato con collar de espinas”, pintado en los ’40 y prestado por la Universidad de Texas. Foto: CONACULTA

 

Por Mónica Maristain

La magna muestra de la pintora mexicana Frida Kahlo en Roma está causando un verdadero furor. Ya son 175 mil las personas que han visitado la exposición compuesta por 160 piezas de la autoría de una artista tan discutida como perenne.

Se trata de la mayor retrospectiva de la pintora mexicana en la capital italiana, con obras como “Autorretrato con vestido de terciopelo” y tiene lugar en La Scuderie del Quirinale en Roma, donde se inauguró el pasado 18 de marzo.

La “fiebre Frida” en Europa ha hecho nido también en Berlín donde Gisèle Freund expone una serie especialmente dedicada a Kahlo y su marido Diego Rivera, de quienes la fotógrafa alemana fue muy amiga.

La exposición “Gisèle Freund: escenas y retratos fotográficos” (23 de mayo al 10 de agosto en la Academia de las Artes de Berlín) recoge por primera vez 280 fotos de Freund procesadas digitalmente y con su color original restaurado.

Freund (1908-2000) retrató a color y casi siempre en la intimidad de sus casas a escritores, artistas y filósofos como James Joyce, Virginia Woolf y Simone de Beauvoir, además de a Kahlo y Rivera, con los que mantuvo una estrecha amistad, informó la agencia dpa.

 

 

NO SOLO SUFRIMIENTO

 

Sin quererlo, ambas muestras conforman un perfil diferente al habitual de Frida Kahlo en el Viejo Continente, quitándola del cliché de mujer presa del sufrimiento permanente y protagonista de una vida aciaga y llena de obstáculos, para darla a conocer en todo su esplendor, tanto artístico como personal.

 

02-frida-kahlo-autoritratto-come-tehuana-o-diego-nei-miei-pensieri2 “Diego en mi pensamiento”. Foto: CONACULTA

 

Una tendencia que según el historiador Víctor García Díaz Arciniega fue cobrando forma en los últimos años.

“Las cualidades plásticas de su obra se han impuesto y reconocido como ejemplares por la sinceridad de la búsqueda estética y la vitalidad expresiva de sus temas, sin que en ello se obvie una biografía signada por el dolor y el ansia de vivir”, escribió en su texto “Frida Kahlo, morir para vivir” leído durante las Jornadas Fridianas en 2007.

Es precisamente lo que destacan los medios italianos al referirse a la exposición de la mexicana en Quirinale, donde la curadora Helga Prignitz Poda se ufana de poner a la vista del público la obra de arte proveniente de las colecciones más importantes públicas y privadas de México, Europa y Estados Unidos que dan cuenta de una artista vital y dedicada.

Hay más de 40 retratos y autorretratos, como el famoso “Autorretrato con collar de espinas”, pintado en los ’40 y prestada por la Universidad de Texas.

 

gisele-freund-aupres-de-frida-kahlo-et-diego-riveraFrida Kahlo retratada por Gisèle Freund. Foto: Especial

 

 

“Autorretrato con monos”, “Diego en mi pensamiento”, “Cama”, “Paisaje”, “La copa”, “Dos autorretratos”, “Pancho Villa” y “La Adelita”, entre muchos otros, no sólo son un espejo de sus vivencias marcadas por el terrible accidente que sufrió a los 17 años, sino que también reflejan la transformación social y cultural que trajo consigo la Revolución Mexicana.

“Cercano a su muerte, el énfasis de su valoración se concentraba casi exclusivamente en los rasgos heroicos, morales e ideológicos de Frida; su biografía toda y su matrimonio con Diego Rivera tenían rasgos de mito.

Con el tiempo y pese al lastre de las múltiples adherencias –como exclaman ciertos puristas–, la obra pictórica de nuestra artista ha venido mostrando la esencial vitalidad de la autentica búsqueda estética que la origina y caracteriza”, escribió Víctor García Díaz Arciniega.

 

En Roma, una ciudad llena de museos con obras de artistas famosos, Frida Kahlo hace historia al convertirse en la única artista latinoamericana capaz de causar tanto interés entre el público italiano.

 

 

 

Noticias Otros Medios

Deja un comentario