El virus del ébola se ceba con el personal sanitario que trata a los enfermos

Un médico estadounidense que se contagió cuidando a enfermos de ébola en Liberia fue trasladado este fin de semana a Atlanta, donde ha sido ingresado en una sala de aislamiento. El virus ya ha acabado con la vida de 729 personas en varios países africanos. De ellas, 60 eran personal sanitario, como Sheik Umar Khan, un doctor de Sierra Leona, fallecido tras ser contagiado mientras trataba a pacientes infectados con este virus letal. El cura español en Liberia Miguel Pajares, también infectado, será aislado en el Hospital Carlos III de Madrid. 

 

 

El médico estadounidense Kent Brantly, que se contagió tratando a enfermos de ébola en Liberia, llegó este fin de semana al Hospital Universitario de Emory, en Atlanta, uno de lo mejores centros sanitarios de EE UU. Brantly ha quedado ingresado en una sala de aislamiento y los médicos que le atienden se han mostrado convencidos de que el virus no escapará. Se trata de la primera vez que una persona infectada recibe tratamiento tanto en ese país como en el hemisferio occidental.

Kent Brantly contrajo el virus mientras trabajaba en el país africano tratando a pacientes de ébola. Las autoridades estadounidenses no han revelado su estado de salud actual pero sí aseguran que es lo suficientemente estable como para haber sido trasladado a EE UU. El avión en el que viajó regresará ahora a Liberia para traer a su compañera Nancy Writebol, también infectada. Ambos trabajaban para la misión Samaritan’s Purse, una organización religiosa que en los últimos meses ha ayudado a tratar a pacientes locales.

 

El peor brote del virus, desde que se descubrió en 1976,  ha matado a 720 personas,  60 de ellas eran trabajadores médicos

 

Alto riesgo de contagio

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, en estos momentos hay cerca de 100 infectados y 60 muertos entre el personal sanitario a causa del peor brote del virus de ébola en África desde que fuera descubierto en 1976. En la lista de muertes se encuentra Sheik Umar Khan, un destacado doctor de Sierra Leona que falleció hace unos días tras contagiarse cuando trataba a enfermos de ébola en su país. Poco antes de morir, Khan habló con la BBC acerca de los riesgos que él y sus colegas afrontan al tratar a pacientes infecciosos.

Este virus, que en los últimos meses ha acabado con la vida de 729 personas y contagiado a casi 1.300 en Sierra Leona, Guinea y Liberia, ocasiona una fiebre hemorrágica infecciosa, muy contagiosa, que afecta tanto a humanos como a animales.

 

SINC

 

Noticias Otros Medios

Deja un comentario