Comer en Lisboa

La proximidad al mar proporciona a la gastronomía lisboeta platos verdaderamente deliciosos de pescado y marisco, con sus más de 1.000 formas de preparar el bacalao. En Lisboa, se encuentra lo mejor de la cocina mediterránea, una amplia oferta de restaurantes, y una gran variedad de platos típicos.

Hacemos un recorrido turístico por los principales rincones gastronómicos de la ciudad bañada por el Tajo:

 

Restaurante 4

 

TAGIDE

Con más de treinta años de experiencia, Tagide Wine & Tapas Bar sigue siendo uno de los más prestigiosos restaurantes de Lisboa. Situado en el corazón del Chiado, posee una de las mejores vistas de Lisboa.

Su decoración vintage obra de la arquitecta Teresa Monteverde e inspirada en los años 50, hace del restaurante un espacio informal donde los clientes pueden disfrutar de una gran colección de “petiscos”, aperitivos típicamente portugueses con un toque gourmet. Con el chef Luis Santos al frente y una excelente bodega de vinos nacionales e internacionales.

Más info: www.restaurantetagide.com

 


 

Eleven 3

 

ELEVEN

Lo primero que destaca de Eleven es su espectacular puesta en escena, cuyo edificio de líneas modernas y sencillas, encaramado a uno de los puntos más altos de la ciudad, ofrece unas magníficas vistas del famoso parque lisboeta de Eduardo VII.

En los fogones, el internacional chef Joaquín Koerper, de origen alemán, se ocupa de trabajar las materias primas locales con todo el mimo y originalidad que se merecen, desarrollando unas exquisitas creaciones que le han llevado a conseguir su primera estrella Michelin.

Más info: http://www.restauranteleven.com/

 


 

Café_Martinho_da_Arcada

 

 

MARTINHO DA ARCADA

Entre los históricos soportales que rodean la famosa Plaza del Comercio lisboeta, se esconde uno de los cafés con más personalidad de la ciudad, el Martinho da Arcada, abierto desde el año 1782.

En sus paredes cuelgan fotos del escritor Fernando Pessoa, para quien este café fue su segundo hogar. En el Martinho da Arcada podremos degustar los platos más tradicionales de la ciudad, como el arroz con pato a la portuguesa o los champiñones con nata.

Más info: http://www.martinhodaarcada.pt/

 


 

Bica do Sapato Restaurant, Lisbon, Portugal.©Luis Aniceto

 

BICA DO SAPATO

Uno de los más modernos restaurantes de la capital lusa, construido en el restaurado muelle a orillas del río, frente a la Estación de Santa Apolonia. Su comedor, de techos altos, destaca pos sus inmensos ventanales con vistas al Tajo.

Sus grandes creaciones unen la tradición portuguesa con el toque mediterráneo: desde las vieiras frescas a la parrilla con ensalada de rúcula y parmesano, o el bacalao asado con pan de maíz, puré de patatas, aceite de oliva y aceitunas, hasta la pierna de cabrito asada o el carpaccio de pato con chalotes y cebollino

Más info: http://www.bicadosapato.com/

 


 

Restaurante_Tavares

 

TAVARÉS

Después de más de 200 años de actividad se encuentra todavía en plena forma. Y eso se lo debe a José Avillez, un chef con varios restaurantes en Lisboa, que durante tres años se ocupó de su gestión y lo relanzó al circuito internacional.

Comenzó como un pequeño local en 1784, en el que se servían bebidas y un menú muy limitado, sin embargo, con el tiempo los hermanos Tavares fueron ampliando la carta hasta convertirse en uno de los lugares más ‘chic’ de la ciudad. Entre sus clientes habituales hay personalidades del mundo del arte, la política, el cine, la música y la literatura; que incluso cuentan con “lugares especiales” que llevan su nombre dentro del propio restaurante.

Más info: http://restaurantetavares.net/

 


 

Lisboa_pasteles_belem

 

ANTIGUA CONFITERIA BELÉM

Muy cerca del Monasterio de los Jerónimos, en el famoso barrio de Bélem se esconde uno de los secretos más codiciados de Lisboa: la receta de los Pasteles de Belém, solo conocida por tres personas.

La Antigua Confitería de Bélem, que elabora diariamente 10.000 unidades de estos dulces, únicos en el mundo, tiene registrados tanto la receta original como el nombre de los pastéis. Según la tradición, se deben comer de dos en dos, calientes o fríos, aunque recién sacados del horno son infinitamente mejores.

 
 
 
 
 
 
 
 
 

Noticias Otros Medios

Deja un comentario