Imprudentemente el Teatro

Por: Gloria Serrano Solleiro

“Con frecuencia confundimos ocupar el mismo espacio con el encuentro”

Pedro Fresneda

foto 1 ensalle

foto 2 ensalle

Es miércoles 9 de septiembre, pero no cualquier miércoles. La mitad de la semana en la capital yucateca depara una increíble velada para aquellos que han osado congregarse en la esquina de la 50 con 51. Es la Quinta edición del Festival de Teatro de la Rendija, Iberoamérica en Escena y desde Vigo, España, ha llegado a esta otra península la compañía Teatro Ensalle para presentar en una noche de luna grande, despreocupada y luminosa, la obra “Imprudentemente Deseé”, bajo la dirección y dramaturgia de Pedro Fresneda.

Poco a poco comienza a llegar la gente. La conversación de banqueta fluye suave, solo hay prisa para el encuentro. Se escucha un murmullo sutil que de tanto en tanto, explota en risas que invitan a ser parte de esa colectividad. Relajados, los anfitriones reciben con programa en mano a cada uno de sus invitados, porque ¿qué si no es el teatro, sino una abierta invitación a construir juntos una realidad alterna o deconstruir la existente?

foto 3 ensalle

Así comienza la experiencia previa a la función; por el momento, todos los ahí reunidos son personajes de la vida en espera de reconocerse en la voz, los gestos o las palabras de Raquel, Artús y Jorge. A las 8:45 pm se escucha la primera llamada, pero el tiempo en comunidad pasa rápido y quince minutos se convierten tan solo en unos cuantos segundos, los suficientes para prologar el acto teatral que está por suceder. Tercera llamada. Los asistentes forman una fila y se encaminan hacia la entrada principal de este seductor espacio escénico que se encuentra al doblar la esquina, sobre la calle 50.

Ahora todos son uno en complicidad. Las luces se apagan y la expectación crece. Una mesa, dos sillas, un sillón y unos cuantos objetos conforman la escena en la que aparecen así, sin más, 3 personajes que dejan expuesta toda su humanidad ante las miradas desconcertadas de quienes los observan, pero que gradualmente y con la contundencia de su lenguaje, muestran también que la tragedia de la vida y el deseo de vivir van juntos y no son ajenos a nadie. Es entonces cuando los espectadores comienzan a mirar con precisión cada movimiento, a sentir con empatía los diálogos que antes parecían ser un perfecto galimatías y que ahora son ráfagas instantáneas de recuerdos, emociones y pensamientos tan similares a los de cualquiera. Descubrir esta conexión es lo más parecido a un sincero apretón de manos. Finalmente, ¿a quién no se le ha atravesado alguna vez la vida en el camino?

 La obra concluye entre aplausos. Terminó “esa tormenta que aprietas en los puños”, al menos en esta ocasión.

Esta fue solo una de las 15 representaciones que Teatro Ensalle realizó durante su tercera gira por 8 estados de la República Mexicana (San Luis Potosí, Sinaloa, Jalisco, Guanajuato, Distrito Federal, Veracruz, Oaxaca y Yucatán), en la que nuevamente brindaron al público una experiencia fascinante y que además llevó implícita una invitación a acercarse a ese otro mundo que, como ningún otro, nos ofrecen las artes de la escena.

Así es el teatro contemporáneo, de creatividad desparpajada, siempre un paso adelante y construido de posibilidades infinitas. Son textos implacables, música sumamente bien pensada, iluminación que ayuda a desgranar el relato y una creación coreográfica arriesgada que realza el valor de la puesta en escena en su conjunto; en fin, toda una curaduría teatral que da por resultado una siempre necesaria dosis de intensidad. Así es también la narrativa con la que Teatro Ensalle cuenta una historia que logra llevar de lo pequeño a lo grande y de lo local a lo universal, y que al cerrarse el telón, termina siendo un espejo en el cual se refleja la insoportable posmodernidad del hombre y de nuestra sociedad.

El arte nunca es neutro, conlleva siempre un mensaje que sabe colarse entre las rendijas del contradictorio mundo occidental en el que vivimos y en el que, quienes se esfuerzan por mantener a las mentes adormecidas, tienen su contrapeso en este otro lenguaje que cuestiona y sacude el pensamiento. El del teatro, imprudentemente el teatro…

*** Teatro Ensalle está de vuelta en Vigo con más del arte, la creación y la innovación que muestran en cada una de sus propuestas. Queridos lectores, sean un tanto temerarios y echen un vistazo a su programación, no tienen nada que perder.

Gracias a La Rendija y Teatro Ensalle por hacer del teatro un espacio para el encuentro, un arte vivo.

x1196166011_teatroensalle

Imprudentemente Deseé

Dirección y dramaturgia: Pedro Fresneda

Creación coreográfica e intérpretes: Raquél Hernández, Artús Rei y Jorge Rúa

Iluminación: Pedro Fresneda

Fotos y ambiente sonoro: José Collazo

Distribución: Jorge Rúa

Espacio escénico y producción: Teatro Ensalle

www.teatroensalle.com

www.rendija.net

 

 

Nota: Este texto se elaboró como parte del trabajo voluntario “Teatro Contemporáneo” para el Módulo VI “Artes Escénicas y Música” del Máster en Gestión de Políticas y Proyectos Culturales, Universidad de Zaragoza, España. Coordinador del Módulo: José Luis Melendo Mazas.

Noticias Otros Medios

One Response to Imprudentemente el Teatro

  1. Pingback: España y México: una apuesta por la cultura | Entretantomagazine

Deja un comentario