Danubiana, arte contemporáneo a orillas del Danubio

Por Jose Rasero

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

A unos 20 km al sur de la capital de Eslovaquia, Bratislava, se levanta uno de los museos de arte contemporáneo más chocantes –por su emplazamiento en una pequeña lengua de tierra que se adentra en el Danubio– y originales –por su arquitectura en forma de nave romana– de toda Europa.

Fundado en el 2000 por el mecenas holandés Gerard Meulensteen y el galerista eslovaco Vincent Polakovic, Danubiana cobija desde entonces dos importantes muestras estables así como exposiciones temporales de numerosos artistas de prestigio tanto eslovacos como europeos y mundiales.

La imponente nave romana, rodeada por un parque de 8000 m2 en el que se exponen esculturas de gran tamaño –entre ellas las cargadas de color e ironía del holandés Karel Appel y las monumentales de la polaca Magdalena Abakanowicz–, se organiza en dos plantas. En la primera se alternan exposiciones de artistas contemporáneos eslovacos e internacionales y en la planta baja se ubica una galería con obras a la venta, sala de lectura y cafetería. Resulta extraordinario subir a la azotea o techo transitable del museo para observar las curiosas esculturas que en él se exhiben, así como disfrutar de las vistas del majestuoso Danubio.

Tras una restructuración y ampliación llevada a cabo hace un año, Danubiana se ha convertido en un símbolo de la moderna Bratislava. Sin duda es una visita obligada, si bien, por ello mismo, sus gestores deberían facilitar el acceso a sus instalaciones. En septiembre de 2014 solo un fantasmal autobús conectaba el museo con la capital. Hacer el viaje a pie resulta sin duda una experiencia inolvidable, aunque por otros motivos.

Noticias Otros Medios

Deja un comentario