Madrid on the Rocks

culturistamagazMadame Bobarín Culturista en Croniquillas de una cultura anunciada, hoy acompañada de Sido, un incondicional de la noche cultural madrileña.

Las croniquillas con Sido, pasan en un suspiro. Madame Bobarín

   Con los malos tiempos proliferan los poetas y la actividad musical, en Madrid hay vida -como escribieran John Lennon y Paul McCartney para los Beatles- ocho días a la semana. La música no comienza donde se acaba el lenguaje, la música es el lenguaje universal, cuando estoy contenta canto, cuando no también porque el ánimo levanta,  cuando quiero disimular silbo, en la isla de Gomera se comunican a silbidos para anunciar la llegada de un barco, las borracheras se derraman en un Asturias patria querida,  los himnos agrupan corazones, el ritmo está en la lavadora, en una máquina de escribir, en un poema,  en el agua que fluye en el río o en el retrete, la música clama, grita, apacigua, se revela; no tiene límites, ni debería tener fronteras ni banderas, a partir de la música se podría reescribir la historia mundial, el Rock N´ Roll ha dejado de ser un género musical, lo abarca todo es un género de vida y Madrid reúne cada noche miles de almas roqueras en torno a diferentes conciertos. La ociosidad puede ser la madre de todos los vicios o la de una mente en continuo crecimiento, Sido sabe de esto, no se pierde una por eso le he invitado a que comparta sus experiencias con nosotros. 

sidosi

Acción y Satisfaction 

El mes pasado acudí a una tertulia entre Jorge Drexler y Santiago Auserón en las gratuitas -esto es importante- y recién estrenadas tardes “Hay vida en martes” de la Fundación Telefónica, una muy amena reunión en la que participó el público activamente, un público que fue recompensado por los compositores con un par de temas improvisados como broche de oro a la tarde. Allí me encontré a mi amigo Sido, Isidorian Grey, un tipo con una basta cultura y una agenda muy ocupada, hoy comenzaremos haciendo un repaso al último mes musical en la Villa de Madrid.

Wyoming.jpg

Homenaje a Frank Zappa. Wyoming y Los Insolventes, Palermo Bar.

 

En diferentes puntos estratégicos de la capital se encuentran tres salas en alza, La Fídula Espectáculos, un pequeño y cálido bar en Huertas con piano de pared donde se ofrecen conciertos intimistas, por sus tablas pasan habituales del panorama más auténtico madrileño, un caldo de cultivo de músicos emergentes contra viento y marea como Gatoperro, Milton Castillo, Luis del Roto, Jairo Martín o Coppel entre otros muchos, siempre dispuesta a ampliar el cartel con sus sesiones de micro abierto. Entre Chamberí y Bilbao está rompiendo más que fuerte Fun House Music Bar, claro que con el mítico Suso 77 – de Suso 77 y los 79´s- a los platos como DJ y con los concertazos habidos y por haber no me extraña. Este último mes han pasado por el Fun Los Pijamas, Seta Seta Pop, Mystic Bren y Sylvain Sylvain; diciembre promete calor en esta sala que nos traerá Help me Devil, Jack Rivera and The Rythm& Blues Sect, Pow Pow Pows + Los William Folkers, Las Aspiradoras, Los Caramelos, Daytonas + Soul Gestapo y Los Imposibles, es nada, vamos que creo que me voy a afincar en el sofá de la sala, si no hay cola.  

Más grande que nunca el ya mítico Palermo Bar que acaba de retapizar su mesa de billar, ampliado su escenario y dispuesto una pantalla gigante. Palermo es Rock N´Roll con todas sus letras; no sólo dispone de billar que estrena traje, la sala tiene un sonido impecable gracias a sus paredes de ladrillo, cuenta con futbolín, dardos y un apacible espacio exterior cubierto para los fumadores,  un aplauso a Palermo que no ha esperado al año nuevo para crecer y ha acogido este mes a Mike Blues Proyect, un big band que arrasa por donde pasa y a Wyoming y Los Insolventes que se unieron a otros 15 músicos para hacer un homenaje a Frank Zappa en una fiesta que pasará a los anales de la historia; hablando de homenajes ya son una institución los que Hipólito García, Bolo, organiza los lunes en la sala Clamores, sala que este mes llenó aforo con los incondicionales de Un Pingüino en mi Ascensor, la pareja nos llevó de vuelta a los 90, simpáticos, divertidos y arropados por sus fieles feligreses  -de esos que sólo beben con la derecha- hicieron alarde del humor que les caracteriza encendiendo la sala en carcajada y aplauso.

pingüino

Un Pingüino en mi Ascensor en la sala Clamores

 

¡Actitud! El público es tan importante como el grupo invitado.

¿Cómo que no te pise que llevas chanclas? A ver, a un concierto no se puede venir en chanclas.” MB

Lichy

Lichis en Joy Eslava. Fotografía: Carolina Bermejo

 

Esto del pingu me recuerda la importancia del público, sé que la sala Clamores al disponerse en mesas puede confundir el espíritu, pero señores el Rock N´ Roll -la música en general- está entre otras cosas para bailarla y sobre todo en un directo. Siempre están los emocionados a pie de escenario -bonita excepción- pero tanto en el concierto de los pingüinos como en el esperado concierto de Lichis el público dejó mucho que desear. A un concierto hay que ir con actitud y si uno no baila no puede quejarse de que otros lo hagan. ¡Hombre ya está bien de ese público malencarado que parece que acude a un funeral! Para eso que se queden en casa y se pongan un vinilo arropados bajo una manta. Eso sí, tanto los pingüinos Mario Gil y José Luis Moro como Miguel Ángel Hernando, Lichis de La Cabra Mecánica,  lo dieron todo. Lichis que ha vuelto al ruedo diez años después con nuevo disco, Modo Avión, ofreció un recital impecable y emotivo con nuevos temas que indagan y rescatan su parte más sensible para un público dividido, un amplio sector ávido se su evolución y otro decepcionante qué sólo ansiaba oír los temas de siempre, y alguno calló, sí señor, pero cantado por el nuevo Lichis que resurge con fuerza. Bravo Lichis, el que no cambia se enquista.

loslabios

Los Labios en Costello Club

Nada que ver con el público que asistió a Los Labios. ¡Madre mía! ¡Qué Rock N´Roll! Muchos de nosotros los escuchábamos por primera vez y terminamos entregándonos a sus acordes. La sala Costello quedó prendida en stonelianas llamas con Charlie Cepeda, Álvaro Suite y el batería Fernando Reina acompañando a Sammy Taylor el cantante, un don Alonso Quijano Jagger volando sobre una alfombra turca entre el público desmelenado en un viaje de retorno al auténtico Rock N´Roll. Fue allí pegando botes donde volví a encontrarme a Sido e hicimos un pacto “Tío, estás en todas, ayúdame a hacer las próximas croniquillas”. Bicho y hecho.

Otro ejemplo de público entregado y solvente es el del Honky Tonk que los jueves ofrece una Jam Session dónde los músicos asistentes como público pueden colaborar con el grupo Honky a cambio de una copa y sobre todo, de un buen rato junto a músicos de la talla de Miguel Angel Ariza y Carlos Lahoz de Última Experiencia o Alberto Anaut.

Hon

Jam Session en el Honky Tonk. A la derecha Mike, Miguel Ángel Ariza.

 

Tuve que desplazarme a Majadahonda para atender a otro tipo de concierto en auge, “el revival”,  grupos veteranos que se reúnen cuando sus agendas se lo permiten para versionar clásicos de pop, como fuera el caso del concierto de Esperando Nada en el Rey Loui, el grupo de Manolo Rodriguez -quien fuera guitarrista de Antonio Vega- disfrutó de lo lindo -en especial el batería- transmitiendo su ánimo a un público maduro que coreaba todas las canciones como colegiales.

Amigos de Los Enemigos

Enemigoss

Los Enemigos en El Sol

Josele, Chema, Fino y Manolo de Los Enemigos presentaron sus nuevo disco Vida Inteligente con un concierto en directo para Radio 3 en la sala El Sol. Convertidos ya en toda una institución en el Rock nacional, no defraudaron a su seguidores, temas cortos y resultones, Rock N´Roll en vena para un público enfervorizado. Bobarín bailaba desaforada cuando en uno de sus ágiles pasos volvió a chocar con Sido.

tedesco-¿Qué tal va el mes grumete?

-Pues estuve en Brunete en el Pequeño Cabaret Ambulante de Pía Tedesco, le acompañó al piano de cola Juan Sánchez. La sala estaba abarrotada, había niños a los que Pía enseñó a decir algunos tacos gruesos, españoles y argentinos, se paseó por el cabaret, el tango y la copla, por cierto vuelve a actuar el próximo 13 de diciembre con Domingo J.Sánchez en Divas al cabaret.

-No me divas…estarás jarto de música.

-¡Del arte no me Arto, Lindsay! La que te perdiste querida. Arto ofreció una sesión centrada en el trabajo que lleva haciendo los últimos años. Dolorosa para los jubilados que abandonaron el auditorio del Reina Sofía en ruidosa estampida. Música que abusaba -para bien- de la sincopa, el ruidismo y la distorsión, acompañado por una preciosa voz suave y melódica. Maravillosa contraposición…(Sido suspira) El repertorio del concierto giró en concreto entorno a su último álbum recopilatorio, The Encyclopedia of Arto Lindsay (1996-2004), que resume un sistemático desorden de armonías vocales, disonancias electrónicas y punteos en el que han colaborado artistas como Brian Eno, DJ Spooky o Ryuchi Sakamoto.

espelde-Yo lo que llevo mal en los conciertos es el dolor de espalda.

-Ahhh, también he estado en el concierto de Fernando Espelde. Hizo un set en solitario con su Roland Juno que hizo brincar hasta los viejos que frecuentan La Calesa a 300 metros del Wurlitzer. Acaba de conseguir por segunda vez el premio Jardiel Poncela SGAE de Teatro, la vez anterior fue en 2012. Un caso único. Tan dramaturgo como músico (Modulok, Alta Cabeza, Raposo), ilustrador…en fin, un humanista.

 

uno

 

 

-No sé Sido, vieja estoy yo, a mi el Rock N´Roll me adelgaza. Las rayas horizontales comienzan a sentarme bien.

-Tranqui tronqui, que yo te ayudo.

-¿Dónde te has comprado el jersey?

 

 

Ya sé que sólo es Rock N´Roll, pero me gusta. The Rolling Stones

bobarinfun

Madame Bobarín expuesta en Fun House Music Bar

 Guillermina Royo-Villanova con la colaboración de Isidorian Grey

Noticias Otros Medios

Deja un comentario