‘Tú, mi mejor elección’ de Violeta Lago

PORTADA_Tú, mi mejor elección_Violeta Lago

 

 

Por Alonso Barán

No soy lector de novela romántica, sólo habré leído un par de libros de este género. Una amiga me recomendó leer TÚ, MI MEJOR ELECCIÓN, de Violeta Lago, y me dijo que me iba a gustar. La hice caso y debo reconocer que encontré que era literatura de calidad y me resultó una grata lectura. Tanto es así, que me decidí a reseñar dicha novela y también me puse en contacto con su autora para que me respondiese a un par de preguntas relacionadas con su libro.

He de decir que TÚ, MI MEJOR ELECCIÓN, de Violeta Lago, es una historia romántica de circunstancias tan tangibles que podría sucederle a cualquier mujer trabajadora de hoy en día, escrita sin perder la conexión con la realidad pero conservando a la vez un agradable ritmo cinematográfico. Los planteamientos que nos hace la autora son valientes, reivindicativos del papel de la mujer en la empresa y duros en ocasiones, pero ceñidos al interés del avance de la obra sin caer en planfletismo.

Mireya, la protagonista, que deberá elegir entre cuatro hombres que el destino ha cruzado en su vida, es un personaje muy reconocible, construido en base a las imperfecciones y contradicciones que forman parte de cada uno de nosotros, en nuestro camino hacia nuestras convicciones y aspiraciones personales y laborales.

Los cuatro personajes masculinos se presentan ligeramente arquetipados, cosa que acaba resultando muy conveniente, pues la autora evita así que sus personalidades se difuminen o se solapen entre ellas. Esto hará que los lectores, sin duda alguna, se decanten rápidamente por uno de ellos, a falta de saber si esa será la elección de Mireya.

Es muy destacable el papel que la ciudad que acoge la historia, en este caso Valencia, juega en la trama, puesto que la especial escritura orgánica de la autora, le confiere la capacidad de iluminar románticamente sus parques, oscurecer su cielo o inundar su asfalto con lluvias purificadoras, al ritmo del latido de la protagonista.

La edición, responsabilidad de la editorial Divalentis es sobria y trabajada al detalle, desde la clarificadora imagen de portada hasta la impecable revisión ortográfica, todo lo cual hace su lectura muy fluida y agradable.

La obra, que a buen seguro hará disfrutar a los aficionados a la literatura Romántica, resulta cercana y contenida en su magnitud, evidencia de que la autora tiene un gran respeto por el lector y ha preferido dar un primer paso firme en su trayectoria literaria. Con un presente tan bien construido, auguramos que Violeta Lago tiene un futuro importante.

En una frase: TÚ, MI MEJOR ELECCIÓN es un libro muy recomendable para aquellos que deseen leer una historia romántica, bien escrita, que podría ser real.

Como dije más arriba, me puse en contacto con Violeta Lago y accedió a responderme a un par de preguntas sobre su libro. Mantuvimos una animada charla como podrá comprobar a continuación, querido lector.

 

 

526963_2618336596143_1845403058_nHola, Violeta. Gracias por atenderme.

Hola, Alonso. Es un placer.

 

De nada, Violeta. Me gustaría empezar esta entrevista preguntándote sobre la idea que impulsa a tu libro.

En tu novela TÚ, MI MEJOR ELECCIÓN muestras a una mujer en un mundo empresarial dominado por hombres. Cuatro de ellos van a tener una especial relación e influencia en su vida. ¿Qué herramientas tiene una mujer para hacer su mejor elección y escoger a su pareja correcta? ¿Son esas las herramientas que utiliza Mireya, la protagonista de tu libro?

Indudablemente, la mejor herramienta que puede utilizar cualquier persona, hombre o mujer, a la hora de hacer una elección de este tipo es su corazón. Si hablamos de amor, el órgano que lo dirige y lo coordina es el corazón, así que yo creo que deberíamos hacerle caso. Aunque utilizar también un poquito el cerebro no nos vendría muy mal, no.

Yo creo que Mireya se deja llevar por sus sentimientos a la hora de elegir, aunque no se trate de una decisión fácil, pero decide confiar en su instinto para hacer su mejor elección.

 

La historia de TÚ, MI MEJOR ELECCIÓN presenta un planteamiento valiente: la difícil situación de presión en la empresa, a nivel laboral, personal y sexual, que debe soportar una mujer hoy en día. ¿Tanto deben luchar las mujeres todavía para que se les reconozcan sus méritos y sean tratadas con igualdad en el ámbito empresarial?

Lamentablemente, sí. Quizá el ejemplo de Mireya pueda parecer un poco exagerado pero, en determinados círculos empresariales, a las mujeres se les exige lo mismo o más que a los hombres por un sueldo inferior. Y por supuesto, no entro ya en el tema de la maternidad. A ningún hombre le preguntan si quiere tener hijos cuando hace una entrevista de trabajo, pero yo sé de mujeres a las que se lo han preguntado, o que han quedado descartadas por ser madres de familia. E incluso, dentro de la empresa, les han presionado para que no tuvieran más descendencia.

Respecto al acoso sexual, está a la orden del día, y aunque se denuncie, es muy difícil de demostrar y, sin pruebas, la ley no hace nada.

Con esto no quiero decir que no haya mujeres que se aprovechan de su condición para obtener beneficios, o que ponen denuncias de inexistentes tipos de acoso, que las hay, pero creo que son una minoría en relación a las que lo sufren y no pueden denunciarlo por falta de pruebas.

Este es un tema muy espinoso del que podría pasarme horas y horas hablando.

Por fortuna, y a pesar de que yo trabajo en un mercado laboral predominantemente masculino, tengo unos compañeros que son estupendos y muy solidarios con las pocas mujeres que trabajamos con ellos.

 

En nuestra sociedad están muy mal vistas (al menos en la teoría y en la superficie) las conductas machistas. Sin embargo triunfa cierta literatura, escrita por mujeres, donde la mujer se supedita, se subyuga o se deja vejar por el hombre. ¿A qué crees que se debe? ¿Qué tipo de personajes femeninos prefieres plasmar?

Yo creo que, a raíz de las famosas “sombras”, se ha desatado una corriente de literatura erótica dentro de la línea del BDSM donde la mujer, en la mayoría de los casos, se deja dominar por el hombre. Si me estás preguntando si me gusta esta literatura, la respuesta es un no rotundo. Acepto y respeto que haya personas que disfruten con ella, pero no es mi caso. En este sentido, y me voy a meter en un charco, creo que se está publicando y vendiendo más este tipo de novelas por el boom comercial que supuso la salida de la primera, y muchas editoriales ven en ellas una forma de aumentar las ventas. Quizá por eso están saliendo tantas al mercado.

También es cierto que, desde el principio de los tiempos, la mujer ha visto supeditado su papel a los hombres. No hace mucho, ni se las permitía votar, ni comprar nada ellas mismas, ni siquiera tomar decisiones. Eso forma parte de la memoria histórica de la humanidad aunque, por fortuna, estamos en el siglo XXI y ciertas costumbres han quedado olvidadas, al menos en la mayoría de los países occidentales, aunque siguen vigentes en otras culturas.

No creo que mis personajes femeninos tengan nada que ver con mujeres dominadas. Son mujeres fuertes, capaces de salir adelante por sí mismas, sin depender de nadie. Eso no quiere decir que no sufran, o que no lo pasen mal ante ciertas conductas masculinas, o que no necesiten pedir ayuda. Pero la fuerza interior que poseen las hace salvar los obstáculos y seguir su camino.

 

 

Pues ya hemos terminado. Gracias por atenderme, Violeta.

Gracias a ti, Alonso. Ha sido un placer.

 

Noticias Otros Medios

Deja un comentario