Las áreas marinas protegidas son la mejor inversión para los océanos

web_60417_modifiedEstrellas de mar en el océano
© Jürgen FREUND / WWF

 

Aumentar la protección de los océanos podría generar un aumento en puestos de trabajo, recursos y servicios que superan con creces los costes de la protección, según un nuevo análisis encargado por WWF sobre áreas marinas protegidas. El análisis llega meses antes de que los Gobiernos tengan que tomar decisiones muy importantes que decidirán el destino de los océanos para las próximas generaciones, en la cumbre sobre la agenda de desarrollo sostenible post 2015 de la ONU.

El análisis muestra que por cada dólar invertido en crear áreas marinas protegidas –conocidas como AMPs-, se genera un beneficio de por lo menos tres dólares con factores como el empleo, la protección costera o las pesquerías. Este nuevo análisis está basado en un estudio encargado por WWF a la Universidad VU de Amsterdam, que descubrió que mejorar la protección de hábitats críticos podría generar beneficios netos de entre 440.000 millones y 826.000 millones de euros acumulados en el periodo de 2015 a 2050. WWF pide que para 2030 las AMP cubran el 30% del océano, para asegurar los mayores beneficios para las personas y los ecosistemas marinas.

“El océano es central para todas nuestras vidas y necesitamos ser sus guardianes y sus gestores. Un océano sano protege nuestras costas, almacena carbono, crea empleos y alimenta familias”, ha asegurado el Director General de WWF Internacional, Marco Lambertini. “Las áreas marinas protegidas puede tener el doble impacto de contribuir a un océano sano y crear importantes oportunidades económicas”.

Los objetivos internacionales actuales para la protección de los océanos varían del 10% en 2020 hasta el 30% para 2030. Ahora mismo, menos del 4% del océano está designado para su protección, y muchas AMPs carecen de una implementación y gestión eficaz.

Las áreas protegidas existentes en regiones como el Mediterráneo, el Triángulo de Coral y la costa de África demuestran cómo las personas pueden beneficiarse de una mayor protección de los océanos. Áreas marinas gestionadas localmente en Fiji, por ejemplo, demuestran que las AMPs pueden reducir la pobreza, fortalecer la gobernanza y beneficiar a la salud humana y la igualdad de género.

Este año es particularmente importante para el océano, ya que en septiembre los Gobiernos de todo el mundo se reunirán para acordar una serie de objetivos como parte de la agenda de desarrollo sostenible de la ONU post 2015. El análisis de WWF recomienda que en el acuerdo se incluyan objetivos, indicadores y compromisos fuertes para la protección oceánica.

 

Noticias Otros Medios

Deja un comentario