Pizza invertida

Por Margret Schuchmann

pizza_invertida

Hornear una pizza boca abajo es una manera perfecta para obtener una costra crujiente, también evita que se escape el jugo de los tomates.

 

INGREDIENTES

  • para la base
  • 250 gr de harina de fuerza más harina adicional para espolvorear
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 7 gr de levadura panadera seco o en su defecto 20 gr de levadura fresca
  • 2 cucharas de aceite de oliva
  • 125 ml de agua tíbia
  • para el relleno
  • 2 ó 3 cucharas de aceite de oliva
  • 100 gr de bacon cortados en tiritas
  • 1,2 kg de tomates cherry
  • zumo de un limón
  • 1 cucharadita de albahaca
  • un poco de azúcar
  • sal
  • pimienta negra

 

PREPARACIÓN
Si la preparamos con levadura fresca
Si utilizamos levadura fresca pondremos la harina en un bol y formaremos un volcán.
Diluimos en agua tibia y azúcar la levadura, la dejamos 10 minutos fermentar y la añadimos al cráter del volcán, añadimos también el aceite. La sal la colocamos en la orilla del bol de forma que no toque la levadura y amasamos todo muy bien.

>Si la preparamos con levadura seca
En un bol, mezclamos la harina, la sal y la levadura. Formamos un hueco en el centro como un volcán donde vertemos el agua y el aceite. Amasamos poco a poco hasta obtener una masa blanda. Espolvoreamos un poco de harina por encima si la mezcla es muy pegajosa, pero sin dejarla demasiado seca, debe quedar flexible y fina.
Pasamos la masa al banco ligeramente enharinado y trabajamos la masa 10 minutos hasta que quede elástica. Introducimos la masa otra vez en el bol y la frotamos con un poco de aceite. Tapamos con un paño de cocina y dejamos fermentar hasta que doble su volumen. Pasado el tiempo sacamos la masa otra vez al banco, amasamos para que pierda el exceso de aire.

El relleno
Calentamos 1 cuchara de aceite y freímos el bacon durante 2-3 minutos. Pasamos el bacon junto con el aceite a la bandeja o molde para hornear. Disponemos los tomates cherry en el molde sobre el bacon, formando una sola capa, espolvoreamos con un poco de azúcar, sal y pimienta.
Con un rodillo extendemos la masa sobre el banco hasta obtener prácticamente el mismo tamaño que el molde o la placa. Ponemos la masa sobre los tomates y horneamos en el horno precalentado a 200º durante 30 minutos.
Mientras mezclamos el zumo de limón con la albahaca y el restante aceite en un bol.

Volcamos con cuidado la pizza sobre una tabla de cortar y rociamos con la mezcla de aceite, albahaca y limón.

 

Noticias Otros Medios

Deja un comentario