Manzana caramelizada

Por Margret Schuchmann

Una comida china comprende primero los platos fríos, luego los platos calientes, finalmente una sopa ligera y en ocasiones, un postre. Para una comida de ceremonia, la sopa es, por el contrario espesa, y se prevé un gran plato de festín (pato a la pekinesa, por ejemplo), luego un caldo ligero y al final unas golosinas dulces. En algunas zonas el arroz no es el acompañamiento obligatorio. En el norte, se produce poco, se consume menos que en el sur, y se comen panecillos cocidos al vapor, sustituidos por tortitas de trigo en el centro del país. Durante las comidas no se consume té, sino vino de arroz o un aguardiente de sorgo (bebida alcohólica con bichos marcerados).

 

manzana_caramelizada

 

INGREDIENTES

  • 1 manzana
  • 100 gr de azúcar
  • 100 ml de agua
  • sésamo blanco
  • para el rebozado
  • 150 gr de harina
  • 100 ml de agua
  • 1 cucharadita de levadura royal

 

PREPARACIÓN

Pelamos la manzana y cortamos en dados.
Hacemos una pasta de harina, levadura y agua, y la dejamos 2 horas en la nevera para reposar.
Rebozamos los dados de manzana en la pasta y freímos en abundante aceite, dejamos escurrir el sobrante aceite sobre papel absorbente.
En una sarten calentamos el azúcar y el agua removiendo constantemente hasta conseguir caramelo espeso, añadimos el sésamo. Una vez listo el caramelo introducimos los dados de manzana ya fritos por 3 segundos en aceite muy caliente para darles un golpe de calor y pasar rápido al caramelo donde los salteamos hasta que se queden completamente cubiertos de caramelo. Acto seguido sumergimos los dados en un recipiente de agua fría con hielo durante 5 segundos y servir.

La cristalización rápida del caramelo gracias al baño de agua con hielo hace que el caramelo quede frío y crujiente y la manzana conserve el calor.

 

 

Noticias Otros Medios

Deja un comentario