“¡¡Nos queda Rock and roll!!”. Origen tecnológico.

nos queda el rock1
 

Con la debida solvencia y la necesaria aquiescencia de mis lectores pretendo en esta columna, con la que colaboro en este periódico digital, que nos adentremos en algunas peculiaridades del rock and roll y acercaros a algunos de los protagonistas patrios que enarbolan la bandera y le dan lustre. Siendo actualmente reducto para almas rebeldes y apartadas del circuito y de las modas actuales.

Semana I. Origen tecnológico.

Independientemente de las teorías que surgen en torno a cual fue la primera de las canciones que tuvo el honor de ocupar tal privilegio, debemos averiguar sobre cuál fue el formato que recogió esa rebeldía y rompió los tabúes de una sociedad pacata y conservadora.

Debemos remontarnos al año 48 en el que rotos los esquemas ya de las pizarras. Investigando sobre la capacidad de un formato en asimilar la mayor capacidad de minutos  de los sonidos grabados. Los surcos de los discos y la propia tecnología a la hora de grabar impedía que las canciones fueran extensas. Por eso, las grandes melodías de la música clásica debían fragmentarse. O bien se acortaban las canciones populares, modificando y quedando obsoletas en el medio grabado, producto de una descafeinada melodía. Aunque, para el gran público pudieran pasar por originales.

Hasta que la compañía Columbia pudo desarrollar unos discos que, a la postre, marcarían un antes y un después en cuanto a los medios. Los microsurcos serían más finos dentro del disco de treinta centímetros de diámetro. El Doctor Peter Goldman fue su artífice, mejorando otros aspectos como la aguja fonográfica. Además de algo tan importante como el motor que hacia girar los discos a través de 33 1/3 de revoluciones por minuto.

Como todo producto que llega al mercado, el nombre para su aceptación y posterior venta es importante en el devenir de la marca. Y a este producto lo denominaron Long Player. Para la posteridad seria Lp, denominación que ha sobrevivido e incluso se ha asimilado para el contenido conceptual de un disco aunque este grabado en mp3 actualmente. Long Play porque el contenido apilado de los antiguos discos de 78 revoluciones por minuto, podía contener la misma duración que uno solo de los discos creados. Lo que en el futuro equivaldría, por desgracia a recoger centenares de cds en una memoria de Usb. Pero claro esta, mucho más exagerado hoy en día. La capacidad de la técnica evolutiva que diría Darwin.

A partir de este descubrimiento, la música popular se vio afectada de una manera precisa y universal, como medio de comunicación de masas. Como el rock and roll autentica  revolución de adolescentes y almas vendidas al diablo. Posibilitando también una mayor libertad creativa por superar el tope de los ciento ochenta segundos de grabación primigenios.

Quisiera antes de despedirme, dejar alguna sugerencia para sus audiciones: descubran los sonidos del jazz y su desarrollo en forma de blues. Iremos investigando el territorio donde el mítico sonido del rock se ira desarrollando como la noche en su crepitar. Como el señor William James Dixon.

Fco. Javier Fresneda (JaviJerryLee2015)

 

Noticias Otros Medios

2 Responses to “¡¡Nos queda Rock and roll!!”. Origen tecnológico.

  1. gintxo 16 septiembre, 2015 at 16:43

    Buenos dias a todos….la musica podra cambiar de formato….de generaciones…de manos…pero siempre que la escuchemos. ..siempre vendran recuerdos……gracias

    Responder
  2. Tomás S. 19 septiembre, 2015 at 12:46

    Enhorabuena por el artículo. ¡Muy interesante!
    ¡¡Me apunto a este viaje hacia el Rock ‘n’ Roll!!

    Responder

Deja un comentario