Algunas reflexiones sobre la Ciencia Ficción

Decía Marc Bloch que el pasado también puede esclarecerse desde la comprensión del presente. ¿Puede aclararse el presente a partir del futuro? Por supuesto, el futuro (y hasta cierto punto, también el pasado histórico) sólo es abordable como ficción. O por decirlo con una expresión que estuvo de moda en su día: como un relato. El futuro es el asunto de la Literatura que se ha dado en llamar de Ciencia Ficción.

mundo-feliz-archivo
Ahora bien. Creo que, del mismo modo que uno puede acercarse con rigor a la Historia, también puede acercarse con  la semilla donde ya está el árbol del mañana. Nuestro asunto es siempre el presente inalcanzable. En el caso de la Lirigor o con frivolidad, al futuro. O lo que es lo mismo: puede escudriñar con más o menos lucidez el presente,teratura de Ciencia Ficción, todas aquellas novelas y relatos que imaginaban un mañana poblado exclusivamente de naves espaciales, de héroes y malvados intergalácticos, pero sin añadir nada más (sin ver lo que ya estaba en el momento en que fueron escritas, prefigurando acaso ese mañana), esas obras apenas rozaron, en un ejercicio de evasión y entretenimiento, el futuro. No puede decirse lo mismo, en cambio, de aquellas obras (de Huxley, de Orwell, de Zamiátin, de Dick y tantos otros), que explorando ese mismo mañana, encontraron en su caso, junto a las naves espaciales, los trozos del mundo donde fueron escritas, en su posible desarrollo.

marterojo
Por supuesto, no quiero decir ni mucho menos que las mejores obras de Ciencia Ficción sean las que mejor anticipan lo que va a constituir el mundo de mañana. Según esto, el autor más grande de todos los tiempos en este género sería Julio Verne, lo que no es, en mi opinión, el caso. El escritor no es un adivino. Ni siquiera es un profeta. Si la sociedad y la vida que puede vislumbrar en el día de mañana, latente en el mundo que le ha tocado vivir, en su hoy, acaba no realizándose nunca, eso no significa que su mirada crítica, su lucidez escudriñadora, su agudeza, (y aún menos, el arte y la forma en que ha sabido plasmarlas), hayan fracasado. Muchas historias de Philip K. Dick no se realizarán probablemente nunca (o al menos, nunca se parecerán tanto a la realidad que, se supone, pretendían anticipar, como el 1984 de Orwell). Y sin embargo, no por ello son inferiores, como Literatura de Ciencia Ficción, a la obra de Orwell. La razón es a la vez, simple y compleja: el futuro, creo, no está nunca escrito ni predeterminado en el presente.

9788494375576

Lo que el futuro de las grandes obras de Ciencia Ficción hace con el presente en el que fueron escritas, soñadas, y más allá de este, con el de todos los momentos sucesivos en que serán leídas y vividas, no es realizarlos ni dejarlos atrás, sino desvelar sus posibilidades más o menos escondidas e inquietantes. Ese mañana que nunca se realizará de facto, más allá de la ficción, aparte de proporcionarnos un goce estético que se agota y se justifica en sí mismo, afila nuestros dientes y nuestra percepción para comprender mejor el mundo en que nos ha tocado vivir. La mayoría de nosotros vive en la superficie, como esos nadadores de algunas ilustraciones inolvidables, que tienen por debajo, bajo la superficie opaca para ellos del agua en la que flotan, todo un mundo de peces maravillosos, y aun monstruos, un mundo en efervescencia, del que carecen de noticias.El futuro de estas obras llega hasta nosotros como un mensajero que nos alcanza, como el destino, con las noticias más asombrosas de nuestra vida actual.

submarino tiburon-ballena-santa-maria-azores
¿Sabía usted que los libros en realidad, están proscritos y matan? ¿Qué todas las máquinas que le hacen, en apariencia, la vida más confortable, se están apoderando de su mundo? ¿Sabía que cada vez que conecta y mira su esmartfone, pasa a su lado una persona o un paisaje “inolvidable” que nunca volverá a ver? ¿Y que todas las imágenes que salen en la pantalla de su ordenador o su televisor o su móvil, le están viendo a usted? No son las cosas del futuro, sino nuestra mirada sobre el presente, lo que traen a la vida y lo que enriquecen las grandes historias de Ciencia Ficción.

fotonoticia_20141016103322-14101073959_800

Es verdad que, en este caso, la Ciencia y la Tecnología han ocupado el centro de nuestra mirada. Esto se debe a nuestra Historia, al papel central que han jugado en el desarrollo de la Civilización Europea, los grandes viajes (físicos, al menos desde Marco Polo, e intelectuales, desde la Antigüedad, Copérnico…). Es lógico que, al buscar el mañana en lo que ahora mismo nos rodea, nosotros, occidentales, veamos en primer lugar, la Ciencia y todas sus aplicaciones (e implicaciones). Pero también es verdad que, conforme nuestro presente vaya desvelando nuestras posibilidades más atávicas, bárbaras, ancestrales, primitivas, encontraremos en él otros mañanas cada vez más parecidos a lo peor de la Prehistoria: ciudades sin agua corriente ni luz, recorridas por bandas de payasos y sicarios; desiertos y aldeas poblados de beduinos con kalasnicov, rezando a la puesta del sol antes de asaltar un tren hecho de trozos de chatarra. El mañana encerrado en el hoy podría entonces no anunciarnos ya grandes viajes espaciales o en el tiempo, ni máquinas asombrosas capaces de reír y llorar, como de calcular el peso de un átomo, sino algo más parecido al pasado remoto, a las sociedades preindustriales y tribales que nos pareció alguna vez, haber dejado atrás para siempre. ¿Seguirá siendo Ciencia Ficción? No será, desde luego, literatura de Fantasía (al modo de la magnífica Historia Interminable, de Michael Ende). Se llame como se llame (Ucronía, como en de El hombre en la Torre, de Dick; Distopía como el Nosotros de Zamiátin), seguirá cumpliendo la misma función que la que en su momento jugó la gran literatura clásica de Ciencia Ficción: ahondar nuestra mirada y nuestra estancia en el mundo que nos haya tocado vivir. Lo único que habrá cambiado será ese mundo, el insondable presente donde viven sus horas doradas los dioses.

cronicas_marcianas

Noticias Otros Medios

One Response to Algunas reflexiones sobre la Ciencia Ficción

  1. Lino Moinelo [AFE] 7 Diciembre, 2015 at 10:36

    «todas aquellas novelas y relatos que imaginaban un mañana poblado exclusivamente de naves espaciales, de héroes y malvados intergalácticos, pero sin añadir nada más (sin ver lo que ya estaba en el momento en que fueron escritas, prefigurando acaso ese mañana), esas obras apenas rozaron, en un ejercicio de evasión y entretenimiento, el futuro»

    Es justo al contrario. Imaginar un futuro de naves espaciales en un “ejercicio de evasión”, es decir, sin tener la más mínima intención de creer que iba a ser así, configuraba un presente lleno de desarrollo tecnológico y optimismo del futuro. Sin embargo, comenzar a ver lo peor del presente, con la llegada del posmodernismo y el ciberpunk, ha generado un pesimismo del futuro que configura nuestro actual presente.

    http://elfindelaeternidad.blogspot.com/2013/11/pesimismo-del-futuro.html
    http://elfindelaeternidad.blogspot.com/2014/01/pesimismo-del-presente.html

    Responder

Deja un comentario