Comida y ahorro responsable

Hay un dato que nos parece tremendo y que ha aparecido en distintos medios en estas fechas y que tiene un gran recorrido por sí mismo y por la crisis en que nos encontramos: el 25% de la comida que preparamos para Navidad acaba en la basura.

Diversas empresas y organismos han ido desarrollando ideas o planes para que esto pueda tener solución, recopilando distintas corrientes hoy os podemos traer sencillas soluciones e ideas para que este año no desperdiciemos ese porcentaje, ya que aquello que no cenemos en Nochebuena puede ser un rico plato en los próximos días, por ejemplo, unos canelones, unas croquetas, puddings de frutas…

Os dejamos con una serie de ideas o tips, que esperamos encuentres interesantes, que permitirán tanto que protejamos nuestros bolsillos, como no desperdiciar aquello que tantos necesitan y que en caso de seguir esas pautas el ahorro pueda repercutir en todos o puedas destinarlo a los más necesitados, que en estas fechas y siempre, es algo que debemos hacer.




  1. Ordena tu nevera poniendo delante los alimentos que lleven más tiempo. Ten a la vista lo más cercano a ser consumido para evitar esos olvidos que nos suceden tan a menudo.
  1. Utiliza pinzas para cerrar las bolsas, o bien usa apropiadas bolsas de conservación con el cierre correcto. Así no entrará aire en las bolsas y su contenido durará más.
  1. Hay que evitar que la despensa esté saturada para no tener productos escondidos por los siglos de los siglos. Recomienda AVACU que a la hora de almacenar la compra hay que dejar los recién comprados al fondo y los que ya teníamos delante para consumirlos por orden. “Lo primero que entró es lo primero que debe salir”.
  1. Conserva los alimentos en raciones individuales. O las raciones que necesites para cada ocasión, en ese caso también es conveniente anotar las fechas de compra o envasado y el producto que contienen en caso de congelación o de no poder estar a la vista.
  2. El frigorífico debe estar a una temperatura de entre 1 y 5 grados y el congelador a -18. Los alimentos no deben tocar la pared del fondo de la nevera y hay que dejar espacio entre ellos para que circule el aire correctamente.
  3. Utiliza botes de cristal para las conservas. Mantenlos bien cerrados y alejados del sol para que el contenido no se deteriore.
  4. La comida sobrante que no se haya servido hay que guardarla. Si es un plato ya elaborado lo mejor es congelarlo. Y si es mucha cantidad, es preferible dividirlo en varias raciones y guardarlo en distintos recipientes. Las sobras de comida se deben congelar en recipientes limpios y que cierren herméticamente.
  5. Si aún así sobra comida, en lugar de tirarla lo mejor es utilizar los restos para el día siguiente o para la cena: caldos de verdura, zumos o batidos de fruta, croquetas, pan rallado…

Puedes encontrar muchas más ideas tanto para la organización de la despensa y de la nevera como para la de la casa en general, aprovechando mejor el espacio lo que revertirá en todo lo anterior, en la web de IKEA, que tiene una especial relevancia por tratarse del principal responsable del orden y organización de mobiliario y de gadgets para nuestras casas,

Noticias Otros Medios

Deja un comentario