Sonidos y ritmos de medio mundo llenan Castellón de arte a pie de calle


 

Sonidos de Ucrania, Francia, Eslovenia o Alemania, ritmos de jazz, funk o brass band y más de sesenta funciones de hasta siete países distintos han convertido hoy a Castellón en un caleidoscopio de espectáculos cuyo hilo conductor es la calle y la complicidad con el público.
Un total de 250 músicos y más de 50 artistas han participado en el gran desfile final del Festival de Animación y Música de la Magdalena (FAMM!), que ha convertido las calles en un escenario ambulante con representaciones internacionales de calidad, según ha explicado a EFE la vicepresidenta de la Junta de Fiestas y responsable de FAMM!, Lidón Barberá.
Miles de castellonenses han abarrotado hasta el último centímetro del recorrido con ambiente festivo acompañado de las altas temperaturas y de una Magdalena altamente participativa desde su inicio.
Así lo ha destacado a EFE la alcaldesa de la ciudad, Amparo Marco, quien minutos antes del inicio del desfile ha destacado este acto como uno de los que reafirma la acreditación de estas fiestas como de Interés Turístico Internacional.
El desfile de esta tarde, ha dicho Marco, “engloba música, teatro y ‘performance'” en una tierra donde se siente la música de una manera “muy intensa”.
Partiendo de la plaza de las Aulas, a las 18.30 horas ha comenzado su andadura un cóctel de música y teatro de calle bajo la atenta mirada de vecinos y visitantes.
Entre los participantes, la vicepresidenta de la Junta de Fiestas ha destacado la actuación de la compañía francesa Picto Facto, la música fusionada con la actuación de la Dinamo Funky Bike Band, que ha tocado música “funky” en directo sobre vistosas bicicletas y otras intervenciones como la Cia Majareta, que toca sobre un escenario movido con una estructura impulsada con bicicletas.
En lo musical, las gaitas y los kilts escoceses de la Johnstone Pipe Band han sido de los más aplaudidos, llenando las calles de un sonido tan envolvente, hipnótico y peculiar como diferente a la música de banda tradicional castellonense.
También ha despertado los aplausos del público la compañía ucraniana Fanfares de Lviv, acompañados por las coreografías incansables de las “majorettes”, así como los italianos Sbandieratori Cavensi, espectaculares con sus grandes banderas ondeantes al ritmo de la música.
El abanderado de Sbandieratori, Vicenso Laiazza, ha explicado a EFE que se han sentido “como en casa” durante estos días en Castellón, en los que han sido acogidos por los miembros de la Germandat dels Cavallers de la Conquesta.
En el desfile ha habido sitio para la danza del vientre, se ha visto a Don Quijote, un escorpión hinchable gigantesco, una txalaparta móvil tocando para osos, y el tradicional sonido del “tabal i dolçaina”.
Los niños miraban atónitos a los insectos gigantes, las avestruces móviles y un sinfín de seres fantásticos que han pasado ante sus ojos.
Durante tres días, que culminan hoy con el gran desfile, han sido más de sesenta espectáculos los que han salpicado hasta el último rincón de Castellón con espíritu artístico heterodoxo, desenfadado y hasta “guerrillero”, dando cabida a grupos de animación y teatro variopintos, agrupaciones de jazz y bandas de música policromadas y multiculturales.

 

Noticias Otros Medios

Deja un comentario