El Otro. Unamuno/Conejero. Compañía El Desván Teatro.Teatro López de Ayala


 

Poner en escena una propuesta metafísica como la unamunianaEl Otro” es una apuesta valiente, arriesgada y plena de amor por las tablas. Ya en su época los estrenos de Unamuno, junto con Valle Inclán, Gómez Carrillo o Martínez Sierra, reclamaban salas privadas y publico minoritario. El existencialismo se mistura con un cierto aroma policíaco y la metáfora del conflicto entre hermanos, convive con el misterio que en boca de la Ama (excelente Celia Bermejo), adquiere tintes filosóficos: ¿Es que si conociéramos nuestro destino, nuestro porvenir, el día seguro de nuestra muerte, podríamos vivir? El teatro del escritor vasco es pura síntesis, lenguaje diáfano, preciso, siguiendo la estela clásica, pero con amplia querencia por el teatro experimental de la época. Este es un drama de fuerzas primigenias que navega en aguas procelosas. La dualidad, el cainismo, el subconsciente, son algunos de los temas a los que se aproxima el texto. Esos gemelos, tan separados como los de la comedia de Plauto, se convierten de la mano de Alberto Conejero en metáfora de una herida histórica abierta. En memoria y reflexión sobre la barbarie (y sobre la locura y la muerte). Para ello las licencias y referencias sitúan la obra en un espacio anacrónico (la postguerra española). Una peculiaridad que se anuncia desde su inicio, cuando en la radio un remedo del noticiario del Régimen, nos sitúa certeramente en el espacio vital. Unamuno estrenó esta obra en 1932 con la compañía de Enrique Borrás en el Teatro Real.

 

Aún quedaban unos años para el conflicto de desgarraría el país, por lo cual la metáfora asume el nivel de profecía. De este modo, desde la génesis de la obra de Unamuno, los dos hermanos pasan a representar el absurdo y la sinrazón de una violencia histórica. Las aportaciones musicales (Álvaro Rodríguez Barroso), transmiten la opresión y angustia de los protagonistas o sitúan históricamente el instante con obras como “El Vito”, que fuese recogido por Federico García Lorca. Un guiño certero a la parábola histórica.

José Vicente Moirón peina con intensidad su personaje (Cosme), sus ausencias, las metamorfosis de esta difícil propuesta, extrayendo gran variedad de registros, declamando con precisión, ritmo y elocuencia. El rencor fratricida bebe directamente de la nueva psiquiatría de la época, jugando con la contienda histórica y planteando diversos niveles, en un juego de espejos denso y lleno de interrogantes. El texto está lleno de referencias clásicas y hebraicas, desde las mitológicas Furias, que el protagonista dice que “vienen a atormentarle”, hasta  la leyenda de Esaú y Jacob, los dos hermanos que ya combatían en el vientre materno.

El Otro” plantea dilemas universales sobre la identidad del ser humano, las verdades incompletas, el desconocimiento de nosotros mismos. Esta versión, dirigida notablemente por Mauricio García Lozano, añade la conciencia histórica, el desdoblamiento de Caín y Abel en un lugar “por donde cruza errante la sombra de Caín”. Machado sabía bien de que hablaba, y la propuesta de El Desván Teatro,  juega con los resortes de una memoria que aún no cierra heridas, de la otredad entendida como enfrentamiento. Habla sobre la capacidad de ser a la vez victimas y verdugos.  La mímesis de las mujeres, mutando en nacientes rivales para continuar el ritual de destrucción, es el último eslabón de una cadena que sólo se consuma con el sacrificio ritual del protagonista. El ritmo dramático es creciente en cada cuadro hasta la catarsis final. La escenografía coparticipa para ofrecernos esa sensación de opresión, de prisión interna. Lo hace bebiendo de las fuentes del expresionismo alemán, con esos decorados de paredes ligeramente inclinadas y cristales opacos que sugieren una prisión interior. Un paisaje sin escape posible que hunde sus raíces en el juego entre la razón y la locura. Es loable la recuperación de obras como “El Otro”, de escasa representación desde su estreno (fue recuperada por Jaroslaw Bielsky en 1995), que nos acerca a uno de los más intensos e incomprendidos dramaturgos hispanos. Un teatro despojado de todo adorno, salvo lo esencial, donde la palabra es el arma, la guía y la catarsis.

 

El resto del elenco define los personajes con seguridad y ardor dramático. Desde el freudiano neuropsiquiatra  Ernesto, encarnado por un certero Domingo Cruz; de potente presencia escénica; a la profunda y simbólica Ama (Celia Bermejo), transmutada en un taciturno demiurgo que sostiene alguna de las mejores líneas del texto. Delicada e intensa Carolina Lapausa (Laura), para un personaje desnortado de difícil desarrollo y Silvia Marty (Damiana) de controlada dicción y amplios recursos corporales. El Otro es un espejo de inquietudes no solucionadas, de heridas jamás cauterizadas. Una sacudida que, de la mano de El Desván Teatro, deviene un espectáculo intenso, hipnótico y desmitificador.

 

 

Proyecto Iberescena España-México / Coproducción Junta de Extremadura

Miguel de Unamuno / Alberto Conejero

Dirección: Mauricio García Lozano

Escenografía y coordinación artística: Diego Ramos

Diseño de producción: Domingo Cruz

Producción México: Claudio Sodi, Magnífico Entertainment

Actores (por orden de aparición)

Celia Bermejo / Paloma Woolrich

Domingo Cruz

Carolina Lapausa

José Vicente Moirón

Silvia Marty

Ayudante de dirección: Pedro Luis López Bellot

Diseño de iluminación: Fran Cordero

Composición musical y espacio sonoro: Álvaro Rodríguez Barroso

Diseño de vestuario: Gala González

Diseño gráfico: Al Rodríguez

Dirección técnica: José Manuel Paz Corbelle

Asistencia técnica: Solomúsica

Confección de vestuario: Inma Cedeño

Pintura y acabados de escenografía: Pilar Triviño (CreArte), Luisa Santos, Diego Ramos

Comunicación: Toñi Escobedo

Construcción de escenografía: Javier Parejo y Diego Parejo (Escenografías El Molino)

Fotografía: Ana Antolín

Video: El Centro de Documentación Teatral (INAEM)

Maquillaje: Rocío González

Asistentes de producción: Mario Martín y Javier Gutierrez