El Crítico de Luis Collado. Compañía Bululú Teatro


 

 

En el mundo de las compañías de teatro aficionadas, confluyen la extrema ilusión del quienes aman las tablas hasta el punto de robarle tiempo a sus vidas, sacrificarse y luchar contra las adversidades, con la certera realidad de la falta de medios y experiencia. Por esto la propuesta de Bululú Teatro nos trae la frescura y el afán de quienes amándolo; navegan con  parquedad de medios y tienen que solventar con imaginación ese teatro despojado y sencillo. Parte del atrezo ha surgido de los domicilios particulares de los participantes. El estreno se adelantó bastante a los tiempos previstos, pese a lo cual el autor y director (Luis Collado), no pudo estar presente en la representación, ya que ese mismo día viajaba al extranjero por motivos de trabajo. “El Crítico”, subtitulada “una historia sobre el amor” ofrece un texto agridulce con instantes humorísticos y otros reflexivos sobre la naturaleza del amor, con la excusa de la biografía de un crítico de teatro. “Bululú Teatro” se ha embarcado en esta aventura y luchado contra los elementos. El ritmo narrativo se mantiene, logrando equilibrio entre los instantes cómicos y dramáticos y sin baches descriptivos. Este es uno  de los aciertos de la obra, la integración de la música ayuda en los instantes de transición para “que no se note” el cambio de atrezo. Una acertada distribución divide el escenario en dos niveles narrativos. En el primero, el despacho actual del protagonista. En el segundo, se representa toda la historia de su pasado, simplemente con un cambio en la luminotecnia para mostrar dos  historias paralelas.

 

No se puede negar la valentía del autor y de los actores para acometer este montaje donde se atreven con todo. Una obra que combina técnica actoral, con baile y canciones, es empezar por el final o por lo más difícil. Añadir que el estreno tuvo que realizarse mucho antes de la fecha, lo cual aumentó las dificultades que ya conllevaba la propuesta. “El Crítico” es una obra fresca, atrevida y entretenida con altibajos comprensibles, que con trabajo solventará las deficiencias en declamación o expresión corporal de algunos de los participantes. En teatro, como en cualquier otra técnica, el tiempo es la clave. Horas, horas y más horas. Bululú Teatro ha conseguido superar todos los escollos con ilusión hasta obtener un producto, que si bien no está finalizado, bien promete lo que pudiera llegar a ser después de varias representaciones y algunos ajustes. La división en subtramas dota de ligereza y vivacidad la representación con algunos personajes bien delineados e interpretados: el doctor amor, er “sorro”, la psicóloga.

 

El progreso de la compañía desde su anterior obra ha sido notable. Hay mayor fluidez en la verbalización, el movimiento escénico es más acertado y depurado. Incidiendo el trabajo en la parte vocal y de baile, el resultado tendrá menos altibajos. Esto es sólo cuestión de mucha vocación y mucho tiempo. Hacer teatro desde la base es lo más difícil. Pero esta compañía ha demostrado que tiene ilusión, tenacidad y suple las carencias; que se superan con los años de experiencia; con una enormes ganas de trabajo y un voluntarioso desparpajo. Con estos elementos han desarrollado una obra que tiene la frescura del teatro contemporáneo, algunas pinceladas reflexivas sobre temas tan humanos como el amor, la fidelidad o los desencuentros y; sobre todo; mucho humor. Les deseamos lo mejor en sus siguientes proyectos.