5 cosas que desconocías de la comida en avión


Los viajes son probablemente los más esperados por muchos, pero implican hacer una travesía que algunos no disfrutan tanto como abordar un avión y  consumir los alimentos que se sirven en él.

De acuerdo al último aspecto, es común mencionar un sinfín de comentarios sobre su sabor, poca variedad, comida precalentada, entre otros. No obstante, las características de estos platos  no tienen que ver con la persona que los elabora, sino por demás motivos que podemos resumir así:

 

  1. Los alimentos precalentados: las aerolíneas trabajan con empresas de catering que les proporcionan comidas refrigeradas, lo cual asegura que el producto llegue en condiciones óptimas. A llegar al avión, estos alimentos se guardan congelados a bajas temperaturas hasta el momento de servir. Antes de llevarlas a los pasajeros, estas piezas pasan por un horno de convención para calentar la comida de manera homogénea. Este tipo de artefactos cumplen su función con un 30 % más de rapidez, por lo tanto, se han convertido en piezas fundamentales para este tipo de servicios.

 

Algunos usuarios consideran que este método puede ocasionar daños en el organismo y no es sinónimo de comer saludable, no obstante, las aerolíneas precalientan la comida para cumplir con las normas de seguridad alimentaria, lo cual se exige en este tipo de  servicios.

 

  1. El sabor de los alimentos: se ha comprobado que la falta de humedad y la baja presión del aire que las personas experimentan durante un vuelo ocasiona que nuestra mucosa nasal y receptores olfativos no funcionen correctamente y alteren, en consecuencia, nuestras papilas gustativas. Por ello, la percepción de los sabores de la comida cambia y tenemos la sensación de que está insípida.

 

A medida que alcanzamos mayor altura, la sequedad del ambiente y menor presión se intensifica, sumado el zumbido constante de los motores del avión lo cual cambia completamente el sentido del gusto.

 

Algunas compañías han incorporado hilos musicales para los momentos donde los usuarios están comiendo y así incentivar la sensibilidad de las papilas gustativas mediante el estímulo indirecto de otro sentido. Asimismo, han optado por cambiar su menaje de plástico porque estos artículos tampoco permiten disfrutar plenamente el sabor de las comidas y bebidas.

 

  1. ¿Dónde cocinan?: ningún alimento se prepara a bordo sino que llega listo al avión. Todo se realiza en las cocinas de los aeropuertos, que tienen las mismas inspecciones sanitarias que cualquier restaurante. Luego, se trasladan en camiones hasta las bodegas de los aviones.

 

Gate Gourmet, es el proveedor mundial de servicios de catering y aprovisionamiento para aerolíneas. Trabajan con British Airways, Aerolíneas Argentinas, Iberia, LATAM, Thai, Etihad, Singapore Airlines, Vueling, entre otras. Sus productos llegan entre 25.000 y 30.000 comidas diarias, aproximadamente. Por otra parte, otras compañías cuentan con su propia cocina.

 

  1. Lo que no comes, se tira: todos los alimentos que no se consuman, se tiran inmediatamente después de cada vuelo. Si el vuelo se retrasa durante más de seis a ocho horas, también se desecha.

 

De acuerdo a la Asociación Internacional de Transporte Aéreo, las aerolínea produjeron 5.2 millones de toneladas de desechos en 2017, y producirán más de 10 millones de toneladas anualmente para 2030. Afortunadamente, algunas compañías reconocen este problema y optan por otras soluciones.

 

  1. Puedes repetir la comida: los portavoces de British Airlines, Virgin Atlantic y Aeroflot mencionaron que la intención de su servicio de catering es que el pasajero pueda disfrutar de todos los platos extra que desee.

 

Por ello, antes de despegar, los responsables calculan la cantidad de alimentos que tendrían mayor demanda, dando la posibilidad al viajero de repetir sus raciones. El servicio es para los vuelos que incluye alimentación en el precio del billete y con la condición de que el pasajero haya terminado el plato anterior.