Mejores actividades y excursiones para hacer en Roma


Una de las ciudades con más encanto de Europa te espera para tu próximo viaje. Roma es de aquellos rincones del mundo que encandilan por su patrimonio histórico, artístico y cultural. Son muchas las razones para visitar la capital italiana, como conocer la Fontana Di Trevi, visitar el Coliseo, descubrir el Vaticano o pasear por el Trastevere. En definitiva, disfrutar de su cultura, presente en cada rincón de la ciudad.

Si estás pensando en hacer una escapada próximamente a este lugar del planeta, ya sea en pareja, en familia o con amigos, apunta estos lugares que ver en Roma según GuruWalk, y las mejores actividades y excursiones para conocer la ciudad a la perfección. Recuerda que si cuentas con un free tour tendrás la ventaja de descubrir todo lo que encierra cada rincón.

Lanzar una moneda a la Fontana di Trevi

Seguro que te suena, porque se trata de la fuente más famosa de Roma y una de las más conocidas del mundo. Es excepcional, te dejará sin palabras. La fuente se encuentra conectando con tres calles y marca el punto del Aqua Virgo, un antiguo acueducto de la ciudad. La tradición es lanzar una moneda al agua, cada uno pidiendo un deseo, si así lo desea.

Maravillarte con el Coliseo Romano

El monumento más conocido de Roma es el Coliseo, conocido antiguamente como Anfiteatro Flavio. Allí, los romanos acudían a ver las peleas de los gladiadores, como entretenimiento. Se trata de una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo por ser el mayor anfiteatro de la Antigüedad y uno de los grandes símbolos del Imperio Romano.

Comer en el barrio de Trastévere

Uno de los lugares más bonitos de Roma es el barrio de Trastévere y su aire bohemio. Sus calles estrechas encierran historias en cada rincón. Sus fachadas de otros siglos y las pequeñas iglesias le dan un toque encantador al lugar. Además, comer en este barrio es una de las mejores cosas que puedes hacer, ya que encontrarás a cada paso tabernas tradicionales y restaurantes modernos.

Descubrir el Castillo de Sant’Angelo

Se le conoce también como el Mausoleo de Adriano porque el emperador lo mandó construir como mausoleo para su familia. Posteriormente se construyó un corredor amurallado que conectaba el castillo con el Vaticano, y pretendía proteger al Papa de cualquier peligro que pudiera presentarse.

Conocer la Basílica de San Pedro

No puedes perderte el templo más importante del catolicismo que también es considerado la catedral más grande del mundo. Tras visitar el Vaticano, puedes acercarte a la Basílica de San Pedro y disfrutar de las excepcionales vistas que ofrece de toda Roma desde su cúpula.

Visitar la Plaza de San Pedro

La plaza más concurrida de Roma contiene en su centro el Obelisco Vaticano que procede del Circo de Nerón. Uno de los planes que ningún viajero se pierde es la audiencia de los miércoles o la ceremonia del Ángelus del domingo, en las que se puede ver de cerca al Papa.

Fotografiar el Campo dei Fiori

El Campo de las flores es uno de rincones instagrameables de Roma. Es una de las plazas más importantes por sus terrazas y sus mercadillos. Cuando se construyó era un campo de flores, del que toma su nombre.

Excursión a la Necrópolis Vaticana

Si quieres disfrutar de un lugar impresionante, no dudes en acercarte a la Necrópolis Vaticana. Muchos turistas se van sin verla y no saben lo que se pierden. Está en el subsuelo de la Basílica de San Pedro.

Una cita con el Mercado de Trajano

Te encantará conocer el que fue el primer centro comercial cubierto, que data del año 100 d.C. Hoy en día se encuentra en él el Museo de los Fotos Imperiales, y cuenta con seis plantas en el que había más de 150 comercios. Conserva su aspecto casi a la perfección, por lo que supone una cita ineludible que te hará viajar en el tiempo a la Roma Clásica. Seguro que es uno de los lugares de los que mejor recuerdo te vas a llevar.

Descubrir los Museos Vaticanos

Si eres amante del arte, no puedes dejar de visitar los Museos Vaticanos, situados en la Ciudad del Vaticano, donde se encuentra la Capilla Sixtina y un conjunto de colecciones como el Museo de Arqueología, los Ciclos de Frescos o las colecciones de Arte Antiguo. Además de esto, la arquitectura de los museos es espectacular.

Relajarte en los Jardines Vaticanos

Para terminar de exprimir la zona del Vaticano al máximo, pasea por los Jardines Vaticanos, donde la naturaleza te embriagará. Su origen se remonta a la Edad Media, y los papas y obispos los utilizaban como lugar para descansar y meditar.

Como puedes ver, se trata de uno de los destinos perfectos para un fin de semana y que más posibilidades ofrece para disfrutarlo y descubrirlo a fondo. Cerca de Roma se encuentran Florencia, Milán o Verona, por lo que, si quieres aprovechar el viaje, no dudes en escaparte unos días a estas maravillosas ciudades.