taoro-jardines, siglo XIX