La importancia de la arquitectura en la nueva normalidad

El coronavirus ha conseguido en pocas semanas cambiar nuestro modo de vivir. Se han reducido los abrazos, las reuniones multitudinarias y muchos sectores han observado cómo han tenido que reinventarse en cuanto a su modo de trabajar. Si hay un ámbito relevante y que mayor importancia está cobrando últimamente es el de la arquitectura. Las oficinas se están redistribuyendo para implementar el distanciamiento social de 2 metros entre trabajadores y no solo eso, sino que tiendas y hogares también aplican estas medidas postpandemia. En este artículo explicaremos cuáles son los conceptos más destacados de la arquitectura tras el confinamiento.

La nueva arquitectura apuesta por una mayor relación entre el interior y el exterior

Tras varias semanas sin salir de casa para favorecer la contención del COVID-19, ahora nos enfrentamos a la nueva realidad. Si hablamos de ella, nos referimos no solo a cómo han cambiado las relaciones sociales, sino también cómo se transformará el sector de la arquitectura. Los profesionales señalan que en este caso, destacará por ser más sostenible y contará con entornos más saludables y más zonas verdes. El confinamiento ha servido para enseñarnos multitud de aspectos, pero uno de los más destacados es que tenemos que encontrar una mejor calidad de vida.

Actualmente, las personas están buscando alquileres y compra de casas con terraza y jardín. Esto se explica porque pasamos un mayor tiempo en nuestros hogares y aún no sabemos si en los próximos meses tendremos que permanecer en ellos más tiempo en caso de que haya rebrote. Asimismo, ahora que llega el buen tiempo, a todos nos apetece estar en nuestras viviendas si cuentan con una zona exterior en la que poder tomar el sol y estar al aire libre. Aquí la arquitectura tiene un gran protagonismo, puesto que a través de ella nos dirigimos hacia una alternativa más saludable.

Además de ello, las nuevas necesidades que se plantean implican una necesidad de espacios más holgados donde se puedan garantizar en todo momento las distancias de una manera más fácil. En definitiva, en las casas se plantea la creación de un espacio de trabajo que sea compatible con la vida familiar, donde también permita descansar. Por ello, las viviendas serán más flexibles, resistentes y limpias.

Por otro lado, también nos estamos enfocando hacia una arquitectura bioclimática. Consiste en crear edificios tomando como referencia las condiciones a las que nos estamos enfrentando y a los recursos que contamos. Gracias a este tipo de edificios, se consigue un confort térmico y un consumo reducido de energía. A la hora de realizarlos, hay que tener en cuenta las radiaciones, el calor y hacia dónde se orienta. Gracias al hecho de tener en cuenta todo ello, se construirán edificios debidamente aislados y que tengan un sistema de ventilación que posibilite renovar el aire. Asimismo, se emplearán materiales que tengan un comportamiento anti-bacteriano y los espacios exteriores guardarán mayor relación con los interiores. Así, las azoteas tendrán una gran importancia para conseguir que se conviertan en lugares para la libertad.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.