visita Sant Pere rodes santa elena creu

VISITA DE SANT PERE DE RODES



La carretera que conduce al monasterio sale del fondo de la bahía del Port de la Selva. Es una ruta no muy amplia y asfaltada. Al principio te metes en una urbanización y el camino es medio malo, por lo que si no tienes referencias puedes comenzar a repensar si subir, pero al poco vuelve el asfalto y aunque no es muy ancha, las autocaravanas suben sin ningún tipo de problemas. Hay bastante pendiente pero tampoco es problema ni en la subida ni en la bajada.

Cuando señala el parking a la izquierda, entrar. No continueis porque la carretera continua hacia Vilajuïga y es difícil dar la vuelta. Sólo hay ese parking.

No hay nada mejor que levantarse, salir del autocaravana y encontrarse un paisaje alucinante. Así es el de Sant Pere de Rodes. El precipicio te aboca a la bahía de Llançà con el Port de la Selva, y a partir de este pueblo, el macizo montañoso se interna en el mar muriendo en el cabo de Creus, que localizamos ayer por la noche por la luz intermitente de su faro. La vista del monasterio también es espectacular, y se remata con la visión del abandonado castillo de Sant Salvador, en ruinas en lo alto de la montaña, cuidando del monasterio.

Dejamos los autocaravanas en el parking y nos dirigimos hacia el monasterio a través del camino de acceso. Andamos los 500m que separan el parking de la entrada. Lo primero que te encuentras es el Palacio del abad, anexo al monasterio y que en la actualidad se utiliza como información turística.

Fue construido para la residencia de los abades. Tuvimos que rodear las murallas para acceder a la puerta principal,

donde se pagan las entradas en la tienda y se accede al patio.

Entradas: 4,5 € los adultos, 3 € reducido (niños). Club Super 3, menores de 7 años o mayores de 65 gratuito.

Dirección: 17489 El port de la Selva 972 387559 www.mhcat.cat

Del patio accedimos a este monasterio benedictino, cuyos orígenes se pierden en el tiempo, aunque los documentos ya hablan de una pequeña celda monástica a finales del siglo IX. No obstante el esplendor del monasterio ya es en el siglo X, cuando recibe grandes donaciones de tierra y consigue preceptos y privilegios, y se empieza a construir la iglesia que se convertirá en centro de peregrinaje. La consolidación del poder y prestigio se produce en los siglos XII y XIII.

Su decadencia comienza en el XIV y se agrava en los dos siglos siguientes aunque posteriormente se recupera pero se abandonara definitivamente en 1798, y en los dos últimos siglos se convirtiera en una ruina, para empezar a recuperarse a partir de 1930 cuando se le declara Monumento artístico histórico nacional.

Para entrar a la iglesia pasaremos por el atrio o galilea. Construida poco después de la iglesia, en su parte occidental, su parte más destacada era, la hoy desaparecida, portada de mármol expoliada en el siglo XIX.

La nave de la iglesia tiene una bóveda de cañón de 16m de altura, sostenida por fuertes pilares y columnas coronadas por hermosos capiteles labrados al estilo corintio.

Las naves laterales son de bóvedas de cuarto de cañón que actúan de contrafuertes de la nave principal. Sus pasillos desembocan directamente en la girola del ábside.

El ábside principal está dedicado a San Pedro. Tiene cripta y deambulatorio. En el suelo hay una abertura cuadrangular donde se ponían las reliquias.

La girola era utilizada por los peregrinos para deambular alrededor del ábside.

Tenemos un claustro inferior y otro superior, el cuál es parte de las obras de ampliación del siglo XII, y hoy prácticamente reconstruido. Capiteles y columnas fueron expoliados. Antiguamente era el corazón del monasterio, lugar de lectura, escritura y meditación, así como distribuidor de estancias.

El refectorio o comedor donde se proyecta una película de la historia del monasterio.

La bodega, frente a la iglesia, es un edificio de tres plantas. Los dos superiores eran destinados a viviendas de payeses y criados. La planta baja sirvió de despensa y bodega.

La torre tenía función defensiva, no tenía puerta de entrada y se accedía desde el primer piso. Las tres plantas se comunicaban por trampillas.

El campanario tiene 27m y es parte de las obras de remodelación y ampliación del siglo XIII. Tiene 3 pisos y los dos primeros poseen ventanas de medio punto, sencillas y sin decoración. El tercer piso tiene decoración del nuevo estilo lombardo llegado en aquella época.

Una web muy gráfica del monasterio es la del Románico catalán.

Saliendo del monasterio tomamos el camino hacia el pueblo-aldea de Santa Elena de Rodes,

originado a partir del progreso del monasterio. El pueblo garantizaba mano de obra campesina para la realización de las tareas más rudas dentro del monasterio, así como el cultivo de las tierras inmediatas al cenobio. Además, los trabajadores de la aldea ayudaban y colaboraban en el crecimiento y esplendor del cenobio.

La iglesia es prerrománica, conocida también con el nombre de Santa Cruz de Rodes, su primera construcción puede ser del siglo IX.

En el monasterio de Sant Pere de Rodes en Girona se hizo en 1975 un homenaje a las poetisas catalanas en el Año Internacional de la Mujer y fruto de ello es el poema en una roca en el camino del monasterio a la iglesia de Santa Elena, de la poetisa Merçè Rubiés.

VIDEOS:

aparcamiento

vistas desde el parking

iglesia

panorámica



todo el recorrido en http://mibaulderuedas.blogspot.com/2010/04/el-cap-de-creus-en-autocaravana.html

Noticias Otros Medios

Deja un comentario