BOND IN MOTION

 

LA COLECCIÓN ÚNICA DE COCHES DE JAMES BOND, “BOND IN MOTION”

 

Por:

 
 

Autos lujosos, deportivos, veloces y otros innovadores vehículos formaban parte de la colección del espía británico James Bond para vigilar o huir de los villanos.

Y como seguramente más de uno hubiera deseado tener alguno de ellos, el Museo Nacional del Motor en Beaulieu, al sur de Inglaterra, pone a disposición del público interesado “Bond in Motion”: 50 vehicles, 50 years, en homenaje al 50 Aniversario de esta gran serie fílmica.

Durante todo 2012, el museo contempla la exhibición de 50 autos de las escenas más impactantes de las películas del agente 007.

Entre ellos está el mítico Austin Martin DB5, que se convirtió en el film Goldfinger , en el coche ‘Bond’ al llevar una matrícula personalizada con las iniciales del agente así como su signo de identidad: el número 007.O el Tuk Tuk taxi, utilizado por Roger Moore en el filme de 1983 Octopussy .

Si eres uno de los miles de seguidores de Bond, no puedes dejar de asistir a esta exhibición en el Museo Nacional del Motor que también celebra su 40 aniversario, y que reúne por primera vez en el mundo esta gran colección de vehículos del mítico espía. Aquí sólo una probadita…

 

Aston Martin DB5
Año 1963
Este es el auto clásico de James Bond. El DB5 fue el primero de muchos que Q-Branch modificaría a través de los años para que el agente 007 pudiera manejarlo en sus misiones. Hizo su primera aparición en Goldfinger y ha sido un modelo obligado en el resto de las secuelas de Bond.

 

Ford Mustang Mach 1
Año 1971
Las luces brillantes de Las Vegas proveen el escenario ideal para la persecución del Mustang de Tiffany Case por la policía local al ser la portadora de un gran diamante.
Bond realiza un sinnúmero de hábiles maniobras que confunden a las autoridades y causan muchos daños. El climax de la persecución llega cuando Bond asciende por una rampa, inclina el auto hacia un lado y pasa a través de un callejón escapando así.

 

Citroën 2CV
Año 1981
Esta no es la opción más obvia de escape para James Bond, pero el pequeño e indestructible Citroën está a la altura del reto. Devorando pistas, pasando “cuidadosamente” por una pequeña vía y literalmente volando a través de plantíos de olivos, es golpeado, volcado y sacado del camino, pero con Bond al volante logra deshacerse de dos autos Peugeot que lo persiguen.

 

BMW 750iL
Año 1997
Una delirante secuencia en un estacionamiento de Hamburgo realmente nos muestra lo mejor del BMV. Intentando escapar de los hombres del villano Carver, Bond es forzado a conducir el auto desde el asiento trasero utilizando los controles de un teléfono celular, tomando cerradas curvas y evitando muchos obstáculos en uno de los momentos más emocionantes de la película.
El 750 iL es el único auto oficial fabricado por Q que es un sedán de cuatro puertas.

 

Aston Martin DBS
Año 2008
Continuando con el final de Casino Royal, Bond está en una misión para llevar al Sr. White a un interrogatorio en Siena, Italia en la secuencia inicial de Quantum Of Solace. La subsecuente persecución de autos tiene lugar en caminos sinuosos, túneles y una mina de mármol, lugares en los que Bond trata de burlar a los malhechores del Sr. White que conducen Alfa Romeo.

Noticias Otros Medios

Deja un comentario