Cambio de los hábitos de consumo: los coches de segunda mano toman relevancia

005_transport_adams-vehicles-cars-van-free-vector

Nos encontramos en una época en la que el comportamiento del consumidor ha de adaptarse a las complejas condiciones del entorno socioeconómico en el que vive. Así, no es un misterio que algunos productos hayan tenido una enorme aceptación y crecimiento entre la población. Ejemplos de esto los podemos encontrar en numerosos productos, por ejemplo, los de marca blanca. Si bien este concepto de “genérico” era algo desconocido hace diez o quince años, en los últimos tiempos, la salida a la palestra y el éxito de los mismos está más que justificada y aceptada.

Un cambio a gran escala

Las marcas blancas que puedan encontrarse en supermercados o los propios medicamentos genéricos que se encuentran en las farmacias son solo unos de los estratos en los que se está produciendo este cambio en los últimos años. En un nivel de gasto superior se encontraría el sector automovilístico, que ha venido experimentando dificultades para sacar al mercado vehículos de primera mano, debido al alto precio de los coches a estrenar.

Además de esta causa, existen otras, como puede ser la rápida devaluación de estos bienes, que pueden animar y hacer más que razonable la adquisición de un vehículo de segunda mano. Un ejemplo de estos últimos,  lo puedes encontrar en esta página web, que puede solucionar varias de los inconvenientes de los vehículos nuevos de una sola tacada.

Debido a todas las ventajas asociadas a ello, en los últimos tiempos han proliferado los sitios que se dedican al mercado de los coches de segunda mano, y los modelos que pueden encontrarse abarcan un amplio abanico de posibilidades, como en Autoscout24. La flexibilidad que ofrecen estos sitios es algo realmente valorado por los usuarios, aunque el precio está a la cabeza, además de la comodidad de tener al alcance de unos cuantos clics toda la información de interés: kilometraje, características técnicas del motor, ubicación, etc. Sin duda, es una posibilidad a tener muy en cuenta cuando se está pensando en cambiar o comprar un vehículo.

La automoción no es inmune a la crisis, pero como en otros aspectos del consumo, la reducción de costes puede obtenerse empleando hábitos más conservadores, penalizando esos aspectos más innecesarios, y optimizando aquellos que realmente sean prioritarios en el juego de la decisión final.

 

Noticias Otros Medios

Deja un comentario