Babacar, iluminador de estrellas

Por Salomé Rodríguez Hage

 

Ilustración de Stefan Turk para El Mago Babacar, iluminador de estrellas, de Salomé R.Hage.

Ilustración de Stefan Turk para Babacar, iluminador de estrellas, de Salomé R.Hage.

 

Babacar, iluminador de estrellas
[2013]

Del libro Poemas de verano para niños

 

© del texto, Salomé Rodríguez Hage

© de la ilustración, Stefan Turk

 

-África, América, Asia, Oceanía… Cada verano un nuevo continente… ¡Otro verano sin vacaciones para el mago Babacar! ¡Otro verano trabajando y trabajando! Recorriendo los cielos y colocando bombillos a las estrellas.¡Otro verano encendiendo lucecitas noche tras noche! ¡Otro verano Iluminando países y más países! Al menos este año conoceré Europa, nunca he encendido las estrellas de Europa –contaba a las hadas el mago Babacar, que era muy charlatán, mientras tomaban el té en el jardín. Y después se puso a cantar la mar de contento:

 

Polonia, Italia, Rusia, Finlandia…

iluminador de estrellas soy.

Letonia, Portugal, Grecia, Islandia…

adoro mi trabajo aunque es agotador.

A la lejana España viajaré

y toda Andalucía iluminaré.

 

El mago Babacar había crecido escuchando cuentos de Andalucía. Mágicas y fascinantes historias que le narraba su abuelo el mago Mukadder, al que apodaban el Navegante.

-¡Oh Babacar, vuelve a contarnos la historia de Andalucía y tu abuelo Mukadder el Navegante! ¡Es tan apasionante! -interrumpieron las hadas.

-Mi abuelo surcó todos los mares en su fragata El Huracán,  el mar de Irlanda  y el mar del Japón, el mar Caspio y el mar del Coral… Un día, su barco arribó a las costas andaluzas y se instaló por aquellas tierras una temporadita pero su vida era el mar y volvió a El Huracán con Andalucía en su corazón. Siempre quise viajar a Andalucía por las historias que me relataba mi querido abuelo cuando yo era un niño –contó Babacar emocionado a sus amigas las hadas. Y se puso de nuevo a cantar:

 

En alfombra color naranja volaré

me recibirán con honores Juliano de Hungría

y el hada  Elizabetta de Antioquía.

A la emperatriz de Rusia telefonearé

y en los cielos de Europa seré su guía.

Visitaré a los magos de los cuentos al revés

en Trieste, una pincelada de color y de alegría.

Con aires nuevos a Andalucía llegaré  

Y en Sevilla unas minivacaciones tomaré.

 

-¡Qué canción tan maravillosa, amigo Babacar! –aplaudieron las hadas con emoción.

-¡Mis adoradas hadas, ya sabéis que mi vida es cantar y encender estrellas! ¡Y cuando ilumine las de Europa, los niños contemplarán el cielo más brillante que jamás hayan visto! –les respondió feliz. Y presto se puso a llenar su mochila de bombillos para el viaje.

¡Ah, no les he contado! El mago Babacar es el mago que los niños ven antes de irse a dormir, siempre está allá arriba encendiendo las estrellas… En los libros de texto del cole aparece como un fenómeno extraño del Cosmos pero los niños saben de sobra que es el mago Babacar iluminando sus sueños.

-Pasaré mis vacaciones en Sevilla –dijo a las hadas despidiéndose– Bye, bye! ¡Les mandaré una tarjeta desde Andalucía!

Y tan contento tomó rumbo al cielo de Europa a encender las estrellas.

 

Noticias Otros Medios

Deja un comentario