La prensa internacional condena la gestión de Florentino Pérez

Por Francisco Espinosa

 

España vive una actualidad sensible. Inmersos en una seria crisis económica los españoles deambulan por las calles bombardeados por promesas políticas de mejoría que son poco sustentadas por la realidad. La información gira entorno a cifras desalentadoras en cuanto al desempleo y al inestable futuro. Casi cinco millones de personas desempleadas miran al fútbol con mucha incredulidad.

 

Florentino_perez

 

 

La liga española, considerada por muchos como el mejor campeonato del mundo, se ha visto afectada por la situación actual financiera. El Salamanca, un histórico club, desapareció mientras otros tantos abogan por apoyos externos que les hagan seguir vivos. En Oviedo, la inversión del Grupo Carso de Carlos Slim, ha avivado a una afición que siempre fue leal y que hoy persigue el sueño de regresar a primera división gracias al dinero del magnate mexicano.

Lejos de esa realidad oscura de necesidad económica, dos clubes predominan no solo en España sino en el resto del mundo. Real Madrid y Barcelona tienen en sus manos a muchos de los grandes jugadores del planeta. La cifra de 57 millones de euros que pagó el cuadro catalán por el brasileño Neymar, alimentó las críticas hacia Sandro Rosell, un adinerado hombre de negocios catalán que ostenta el cargo de presidente del club.

En un duelo egocéntrico con pretextos deportivos, desde Madrid se encargaron de revertir las noticias deportivas con el fichaje de Gareth Bale. El galés de 24 años, es el futbolista más caro de la historia mientras su precio final sigue deambulando según la publicación. En una investigación que exigía transparencia, medios internacionales como The Guardian, se encargaron de alimentar aún más la tensa situación.

Un cláusula confidencial firmada por Daniel Levy y Florentino Pérez, obligaba al presidente del Tottenham a no revelar la cifra final del traspaso esperado. Jonathan Bernett, agente del futbolista, ha asegurado que el fichaje se ha cerrado en 101 millones de euros y que su apoderado cobrará 13 millones anuales. Números que contradicen de manera importante a la versión madridista que había cerrado cifras en 91 millones y 6 en el salario de Bale.

La BBC ha reproducido la información del intento de Pérez por ocultar las cifras finales. El presidente de la entidad blanca, uno de los hombres de negocios más importantes del país, no quería provocar la indignación de la sociedad española. El CEO del Grupo ACS, empresa líder en el ramo de la construcción, acata su papel como presidente del Real Madrid presumiendo de señorío y cartera abierta en tiempos convulsos.

Para complementar el panorama crítico, el New York Times publicó un artículo poniendo a Florentino Pérez como ejemplo de mala gestión empresarial. El prestigioso rotativo estadounidense criticó el endeudamiento de 9,000 millones de euros de la empresa de construcción de Pérez para acrecentar su presencia, mientras pedía sendos préstamos a los bancos para conseguir fichar a los mejores jugadores del mundo desde David Beckham hasta el recién adquirido Gareth Bale.

La deuda del equipo merengue asciende a 500 millones de euros mientas las contrataciones bombas siguen arribando. Los 101 millones que según Daniel Levy le fueron pagados de contado, y no a plazos como se publicó en un principio, suponen serias críticas al cuadro madrileño. La nacionalización de Bankia, uno de los bancos proveedor de los créditos para los fichajes, como medida de rescate para amortiguar la crisis, tiene al pueblo español indignado sabiendo que su dinero sirve para pagar el costo final de un simple futbolista.

 

floren1Foto Facebook
 

[Sin Embargo]

Noticias Otros Medios

Deja un comentario