Luis Aragonés, el ‘Sabio’ que cambió el curso del fútbol españo

 

  • Le llamaban, llaman y seguirán llamando ‘El Sabio de Hortaleza’, en referencia a sus conocimientos futbolísticos y a sus orígenes, un sobrenombre muy acertado para alguien que desde la sapiencia y la humildad conquistó el deporte rey
  • Un entrenador único: La selección española le debe agradecimiento eterno por ser capaz de derribar la barrera que la mantenía atada al fracaso. Su Eurocopa, la de 2008, dio inicio a la edad de oro del combinado nacional
  • El Atlético de Madrid, el club de su vida: alzó los colores rojiblancos a lo más alto como jugador y como técnico
  • El fútbol español lamenta la muerte, a los 75 años, de uno de sus grandes iconos

 

1luisaragones_getty_010214.columnas_8

Luis Aragonés, exentrenador de la selección española recientemente fallecido / Getty

 

Por Javier Avendaño

Virtuoso futbolista, de clase, un auténtico ganador. Como entrenador, simplemente único. Único porque dejó huella; sus ideas y métodos cambiaron el curso del fútbol español. La selección nacional le debe agradecimiento eterno por ser capaz de derribar la barrera, tanto deportiva como psicológica, que la mantenía atada al fracaso, inmersa en un bucle de negatividad y derrotas, instalada en un quiero y no puedo que desesperaba a sus integrantes y seguidores por igual. Una fuerte personalidad y un férreo carácter lo acompañaron siempre en vida, también, por su puesto, llegado el momento de hacer frente a tan complicada empresa. La enfermedad, una leucemia que arrastraba desde hacía meses, se ha llevado a Luis Aragonés. Ahora descansa en paz. Su recuerdo permanecerá vivo en el corazón de todos los aficionados patrios al deporte rey.

Vestido de corto, el conocido como
‘El Sabio de Hortaleza’ exhibía una
capacidad creativa de altísimo nivel

 

El Atlético de Madrid fue el club de sus amores, como jugador y como técnico. Sobre el césped y desde el banquillo, alzó los colores rojiblancos a lo más alto, conquistando Ligas, Copas del Rey e incluso una Copa Intercontinental. Vestido de corto, el conocido también como El Sabio de Hortaleza exhibía una capacidad creativa de altísimo nivel. De la mano de esta virtud, amplificada por su depurada técnica e indiscutible jerarquía dentro del campo, llegó a disputar una final de Copa de Europa con el equipo del Manzanares ante el mismísimo Bayern de Múnich. Marcó de exquisito lanzamiento de falta, una de sus especialidades, pero los alemanes empataron y se impusieron en el encuentro de desempate de forma olgada (4-0).

 

De distintas maneras, Luis Aragonés mantuvo en el pasado relación con los dos grandes colosos del fútbol español, el Real Madrid y el Barcelona. Fichó por el conjunto blanco en 1958, y a éste perteneció hasta 1961, a pesar de ser objeto de diversas cesiones en dicha etapa de su carrera y de no llegar a debutar oficialmente nunca como merengue. Con los azulgranas, en su corto periodo como inquilino del banquillo del Camp Nou, le dio tiempo a ganar una Copa del Rey.

 

Su legado, más allá de la Eurocopa,
dotar a la selección española de un
estilo de juego propio y convincente

Como entrenador, por encima de este triunfo, y de otros tantos cosechados con el Atlético de Madrid, el Sabio alcanzó su cima profesional al mando de la selección española. Cuatro años permaneció como director técnico de la Roja, a la que llevó, justo antes de abandonar el cargo, a levantar la Eurocopa de 2008, terminando con una sequía de títulos del combinado nacional que duró 44 años, y dando inicio a la edad de oro del fútbol patrio. Vicente del Bosque recibió un fantástico legado, no sólo por la conquista del título, sino porque por fin España había hallado un estilo de juego propio y convincente. Aragonés estableció unos cimientos sólidos sobre los que dar forma a un proyecto ganador. El tiempo así lo ha demostrado.

 

 

La herencia futbolística de un genio

Una amplia lista de títulos colectivos y distinciones individuales contemplan la amplísima carrera de Luis Aragonés. Por supuesto, tales logros ensalzan enormemente su figura, colocándola a la altura de la de los grandes mitos del fútbol. Pero, ¿en qué aspectos reside la esencia de su herencia al deporte rey? En declaraciones a ZoomNews, José Antonio Martín Petón, exjugador y uno de los mejores analístas del panorama futbolístico actual, define al Sabio de Hortaleza como “un ganador constante que supo trasladar ese deseo a sus compañeros, como jugador, y a sus futbolistas, como entrenador”.

José Antonio Martín Petón:
«Con España, Luis tuvo el mérito
de apostar por algo diferente»

“Luis, como futbolista, deja una herencia estadística: es el centrocampista que más goles ha marcado en la historia de la Liga española –160 tantos–. Como técnico, con España, tuvo el mérito de apostar por algo diferente. Para ello, y para provocar un cambio de tendencia, llegó a la conclusión de que sólo existía un camino que tomar: el del buen fútbol. Juntó a los mejores y eliminó a quien tenía que eliminar, algo que le costó convertirse en receptor de injustísimas críticas. Su obra en la selección se inspiró en el Atlético de Madrid de Marcel Domingo, del que formó parte”, destaca el también periodista.

 

 

Fuerte carácter pero con sentido del humor

 

 

Su forma de motivar a sus pupilos y su manera de contestar a las preguntas de los periodistas (con algunos tuvo auténticos enfrentamientos) eran muy particulares. Luis Aragonés fue un hombre de gran personalidad y mucho carácter, pero también dotado de un singular sentido del humor, al cual dio rienda suelta en varias ocasiones en las salas de prensa. ¿Quién no recuerda, por ejemplo, cuando comentó que tenía “un amigo japonés” que era “sexador de pollos”?

El fútbol español está de luto. El hombre que bautizó a la Roja como tal, para luego hacerla ganadora, se despide. Es el último adiós de un mito.

 

[ZoomNews]

Noticias Otros Medios

Deja un comentario