¿Cómo identificar a los envidiosos en la oficina?

329649_9775

 

La envidia en el trabajo puede ser menos común de lo que pensamos, pero es un comportamiento que lo mismo puede truncar carreras que frenar proyectos o incluso impedir el crecimiento de una compañía.

Una encuesta publicada por la Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal, señala que aproximadamente 7% de los empleados de una organización siente envidia por uno o varios de sus compañeros de trabajo y aunque el número pudiera no ser muy alto, puede llegar a complicar el funcionamiento de una empresa, principalmente cuando este sentimiento se da entre tomadores de decisiones o gente cercana a la dirección general.

En la oficina encontrarás cosas buenas, malas y feas, dijo a la revista Forbes Connie Thanasoulis, cofundadora de SixFigureStart, una firma de asesoramiento profesional. “Algunos compañeros de trabajo son muy buenos y puedes contar con ellos en todo momento. Algunos son malos, simplemente no saben lo que están haciendo y cometen errores. Otros son feos, intentan hacerte daño.”

No estamos hablando de un compañero de trabajo que toma el crédito por tu trabajo o de vez en cuando te ignora en la oficina, dice David Parnell, asesor legal, coach de comunicación y escritor. “El sabotaje de la carrera es un animal completamente diferente, en general está enraizado en el maquiavelismo, la venganza o la malicia. “Sus intenciones verdaderas están ocultas y son muy peligrosas”, afirma.

Alexander Kjerulf, escritor y conferencista especializado sobre la felicidad en el trabajo, dice que si un colega te niega sistemáticamente información crítica, desestima tus ideas en la reuniones de trabajo, empieza rumores sobre ti, se niega a ayudarte o a darte consejos o trata de hacerte quedar mal delante del jefe, más vale que estés atento. “Algo horrible está ocurriendo”, advierte Thanasoulis.

Pero hay otros signos de sabotaje que quizá no hayas visto: No estás recibiendo ese ascenso o nuevas responsabilidades que debiste haber recibido, indiferencia o rechazo repentinos de la dirección, compañeros de trabajo o incluso departamentos enteros, o un comportamiento amable injustificado de alguien que antes era distante, ambivalente o incluso agresivo, dice Parnell.

 

 

¿QUIÉNES SON LOS ENVIDIOSOS?

“Una de las razones es que la mayoría de los lugares de trabajo premian los logros individuales por encima de cualquier otra cosa”, dice Kjerulf. “La persona que recibe el bono es casi siempre la que obtiene los mejores resultados para sí misma, no la que encuentra nuevas maneras de ayudar a los demás. Eso fomenta la competencia y hace que la gente trate de mantener a otras de vuelta”.

Otros pueden tratar de hundir la carrera de un compañero de trabajo porque se sienten amenazados. “Podría ser que se sientan intimidados por ti y por tus talentos”, dice Thanasoulis. “Es posible que quieran tu puesto e intenten hacerte quedar mal para meterte el pie.”

Kjerulf añade: “Si alguien tiene problemas en la oficina y se siente inseguro en su trabajo, podría reaccionar tratando de derribar a otros.”

Y por último, tenemos gente mezquina. “No sienten empatía y por tanto no tienen reparo en sabotear a un compañero de trabajo si eso les permite avanzar en su carrera”, dice Kjerulf.

Por suerte, esto no es común en la mayoría de los lugares de trabajo.

Parnell advierte que parte de ese sabotaje puede deberse a la negación pura y simple de nuestras deficiencias. “La protección de nuestra autoestima es una de las prioridades de nuestro subconsciente. La disonancia cognitiva se arremolina alrededor de los fracasos personales y, a menudo, es más aceptable echarle la culpa al éter que aceptar nuestra responsabilidad.”

Thanasoulis dice: “Creo que es la excepción cuando alguien intenta hundir tu carrera, pero, por desgracia sucede a personas inocentes que trabajan duro y mejor que los demás.”

 

 

SOLUCIONES

Si sospechas que un colega está tratando de hundirte, esto es lo que debes hacer:

No asumir que hay malas intenciones. “Creo que debemos tener mucho cuidado y nunca suponer que hay malas intenciones desde el principio”, dice Kjerulf. “Ese compañero de trabajo que te ignora podría estar saboteándote, o tal vez simplemente esté muy ocupado o tiene un mal día.”

Dale a la gente el beneficio de la duda. Si todos desconfiamos de los demás terminaremos creando una cultura empresarial miserablemente infeliz. Debes estar absolutamente seguro de que tu compañero está tratando de hacerle daño a tu carrera antes de ir más lejos.

Mantente alerta. Si ocurren cosas curiosas en el trabajo –no recibiste ese aumento que te prometieron o tus compañeros empiecen a actuar de manera diferente a tu alrededor– piensa si alguien podría estar “tratando de hacerte daño (o a tu trabajo).

“El sabotaje es por lo general una metodología estratégica calculada”, dice Parnell. “Los rumores son un método evolucionado para nivelar el poder de los líderes alfa con seguridad, suele ser el arma elegida para un saboteador. Desafortunadamente, debido a los contratos sociales no escritos en el lugar de trabajo, las víctimas son generalmente las últimas en escucharlos. Así que si el sabotaje tocó a tu puerta y no estás enterado, eres una presa fácil. La mejor manera de remediarlos es configurar el radar para detectar signos de chismes a tu alrededor.”

Confía en un compañero de trabajo. “Habla con algunos compañeros de trabajo de confianza”, aconseja Kjerulf. Sin vilipendiar al compañero que piensas que está tratando de hacerte daño, explica cómo se ven las cosas y pide su opinión. “Tal vez usted estás completamente fuera de lugar y él pueda hacerte ver la realidad.”

Thanasoulis está de acuerdo. “Tener un oído objetivo es esencial.”

Toma notas. Lleva un registro de lo que está pasando para que las cosas queden claras en caso de que debas hablar con tu jefe o recursos humanos acerca de la situación, dice Thanasoulis. Además, guarda todos los correos electrónicos relacionados.

Enfrenta al culpable. Una vez que estés seguro de que eres objetivo, considérate advertido y toma medidas para mitigar los daños, dice Parnell. “Una de las mejores maneras de protegerse a sí mismo es la adulación. La culpa, la empatía y la simpatía son motivadores de gran alcance y la forma más directa de sacarles provecho ante el saboteador. Aunque esto puede parecer una debilidad, algunas de las naciones más poderosas del mundo utilizan este mismo método para infiltrar y vencer al enemigo. “En las palabras de Michael Corleone, ‘Mantén a tus amigos cerca y a tus enemigos más cerca.’”

No sabotees al saboteador. Si sospechas que alguien está tratando de sabotear su carrera, no respondas igual. “No seas esa persona que sabotea los demás”, dice Kjerulf. “Que sea una prioridad apoyar a tus compañeros de trabajo, de estar siempre dispuesto a ayudar, dar consejos y hacer un mejor trabajo y divertirte más haciendo lo que haces, no importa cómo te traten. Si todos asumimos esa actitud, crearemos empresas mucho más felices y rentables.”

Ve con tu gerente o con Recursos Humanos. Si todo falla y no eres capaz de resolver el problema por tu cuenta, llévalo a tu gerente o al departamento de Recursos Humanos.

Mantén tus opciones abiertas. Si una situación es tóxica y no está mejorando, tal vez no deberías estar allí. “Una persona inteligente siempre tiene un curriculum vitae actualizado y tiene redes para encontrar mejores posiciones”, dice Thanasoulis.

 

 

Sinembargo

Noticias Otros Medios

Deja un comentario