Lunes de arte: Mujeres de Argel

767px-WomenofAlgiersCuando esta pintura fue expuesta en el Salón de París en 1834 causó sensación. Delacroix había viajado al norte de África en 1832 en misión diplomática para el gobierno francés. Allí tuvo la ocasión de visitar un harén, y quedó fascinado por la belleza de los espacios, la luz y las mujeres que vio allí. Dos años más tarde realizó esta pintura partiendo de sus recuerdos y de algún boceto en acuarela que había realizado durante su visita.

La figura femenina representaba para el pintor la verdadera belleza. A pesar de ello, esta pintura llamó la atención por las connotaciones sexuales de la escena, en la que se representa el consumo de opio. Tradicionalmente, esta sustancia se reservaba para escenas de prostitutas. Delacroix se sintió fascinado por la luz del norte de África, y trató de representarla en muchas de sus obras. En este caso, la luz que entra por la ventana se combina con zonas sombreadas, como el rostro de la mujer sentada en el centro del cuadro, para dotar a la escena de un halo de aislamiento y misterio.

Durante su presentación en el Salón de París, el rey Luis Felipe compró la pintura para el Museo de Luxemburgo, y tras la muerte de Delacroix, se ordenó su traslado al Louvre.

Mujeres de Argel (1834), Eugene Delacroix. Óleo sobre lienzo, 180 x 229 cm, Museo del Louvre.

 

 

Noticias Otros Medios

Deja un comentario