Cosas que usted puede y no puede hacer

Por Javier Vayá

Articulo-015-715x1024En este esperpéntico y casposo país en que nos está convirtiendo el gobierno del PP con la inestimable ayuda de un PSOE que es oposición de la coherencia y por supuesto de ese ente abyecto y siniestro que llamamos “los mercados” creo que es conveniente tener claro las cosas que usted y yo como ciudadanos podemos y no podemos hacer. Más que nada por nuestro propio bien y por no alterar o soliviantar el estado del bienestar por el que tanto velan nuestros próceres de hoy. Les dejo tan solo unos cuantos ejemplos.

Usted no puede abortar bajo ningún concepto si no quiere que caiga sobre usted todo el peso de la ley y la ira de Dios. Usted puede, si es cura, hacer apología del maltrato, defender y practicar la pederastia y escupir ponzoña homófoba sin necesidad siquiera de pedir disculpas.

Usted no puede venir aquí a España huyendo de los conflictos, hambruna y miseria de su país sin correr el riesgo de morir ahogado bajo una lluvia de balas de goma, desgarrarse la piel en una concertina o ser recluido en uno de esos modernos campos de concentración llamados CETI. Usted puede, si es un narcotraficante de cualquier país, traficar alegremente con drogas por nuestras costas con la absoluta seguridad de que ningún juez podrá encarcelarle por ello.

Usted no puede expresar su rabia y descontento o defender sus ideales por las redes sociales e insultar a nadie siempre que todo esto sea cercano a cualquier ideología de izquierdas, caso contrario ocurre si sus ideas son Nazis o si es usted tertuliano de Ultraderecha en televisión ya que entonces pese a la similitud en lo deleznable usted contará con total impunidad.

Usted no puede cuidar con un mínimo de decencia a su familiar dependiente porque le habrán rebajado o anulado o no concedido ayuda alguna, pero usted puede pagar con su dinero, el público, el de todos, los coches oficiales, los sueldos vitalicios, los innumerables asesores, los trajes y las escapadas para esquiar del corrupto de turno.

Usted no podrá recuperar sus ahorros de toda una vida trabajando que le han estafado vilmente en su Banco de confianza, pero si es usted el máximo culpable y cerebro de la estafa y mejor amigo de un ex presidente puede pasear por ahí libremente y permitirse hasta que en vez de a usted juzguen al juez que ose molestarle.

Usted no puede ejercer su derecho a huelga si no quiere enfrentarse a penas de cárcel pero si es usted empresario puede seguir reduciendo los derechos laborales hasta la esclavitud de tiempos de antes de la revolución industrial.

Usted no puede aparcar donde le dé la gana, negarse a pagar una multa y huir arroyando a un agente a no ser que sea lideresa.

Usted no podrá defenderse ni resistirse a que le echen de su casa para que se la quede el mismo Banco que le ha ahogado hasta la miseria con una hipoteca salvaje e intereses abusivos, pero puede gozar de un ático de lujo de dudosa procedencia si se llama Ignacio González.

Usted no puede robar una barra de pan, hacer uso de una tarjeta de crédito encontrada o rebuscar en un contenedor si se muere de hambre, usted puede coger sobres de dinero negro y agenciarse del dinero público que le dé la gana si es político sin miedo a represalias.

Usted no puede poner música en su bar ni dar clases en el conservatorio si no quiere que un vecino le denuncie y lo metan preso, a no ser que pertenezca a algún coro de Iglesia o sea miembro de procesión alguna.

Usted no puede haber cometido delito alguno en su juventud, por leve que sea, y vivir ahora completamente reformado e integrado en la sociedad sin miedo a que cualquier día le obliguen a ingresar en la cárcel. Usted puede haber sido torturador y asesino durante la dictadura franquista sin preocuparse de nada ya que sus crímenes habrán prescrito.

Usted no puede ser diputada de un partido minoritario y querer expresar sus quejas ya que será expulsada y privada temporalmente de su escaño pero usted puede ejercer en esas mismas Cortes como en su propio cortijo si es el presidente y miembro del gobierno autonómico con más imputados por escaño.

Usted puede que no tenga nada que dar de comer a sus hijos mientras que usted puede escuchar a nuestros políticos hablar de recuperación económica.

Usted puede haber sufrido un ERE o haberse quedado directamente en paro mientras su antigua empresa sigue generando beneficios millonarios.

Usted puede seguir pensando que votar no sirve para nada o seguir votando a los mismos de siempre que ya hablan de gran coalición entre ellos. Es usted libre como libre es aquel que siente placer en que le vejen y golpeen. Usted puede también, está en su mano, en su voto, hacer que todos estos atropellos e injusticias dejen de ocurrir. Usted sabrá.

Noticias Otros Medios

One Response to Cosas que usted puede y no puede hacer

  1. Pingback: Cosas que usted puede y no puede hacer

Deja un comentario