Eisenstein vuelve a México

Por Sergio Olhovich

 

image

El ciclo se publicita como “La obra del maestro de la vanguardia soviética” y está dirigida, fundamentalmente, a las nuevas generaciones de jóvenes que aún no han tenido la oportunidad de conocer las películas de ese genio de la cinematografía soviética.
Ese vergel cinematográfico que es la Cineteca Nacional de México, con sus diez salas totalmente restauradas y una calidad de proyección de punta para cualquier formato —desde el celuloide hasta la alta definición—, ha programado a partir desde el 8 de enero hasta el 1 de feberero una retrospectiva (en mi opinión la más completa que se haya proyectado en México) de toda la obra de Serguéi Mijáilovich Eisenstein.

A los mexicanos nos es especialmente querida la figura de Eisenstein, pues fue en nuestro país donde filmó la película inconclusa más famosa de toda la historia del cine: Que viva México. Con este filme, cuyas imágenes son tan extraordinarias y muestran el paisaje, la historia y la cultura de México, el cineasta soviético puso, sin darse cuenta, una piedra fundamental a los cimientos de la futura industria cinematográfica mexicana.

La famosa frase de Vladímir Ilich Lenin: “el cine, de todas las artes, para nosotros es la más importante”, marcó la pauta para que una generación de artistas y creadores provenientes de otras actividades muy diferentes (Eisenstein estudió Ingeniería y luego se interesó por la escenografía) se adentrasen en el incipiente arte de la cinematografía. Entre ellos destacaron Lev Kuleshov, Dziga Vértov, Grigori Kózintsev.

image

Eisenstein propuso una noción adelantada y novedosa de la narración fílmica donde el protagonista es el pueblo y no hay personajes específicos. Además, inauguró el “arte excéntrico” o “de excentricidades” al transformar el montaje en el cine, basándose en la edición de atracciones de payasos, acróbatas y danzantes. De ahí salió la novedosa y revolucionaria teoría del montaje cinematográfico, que transformó la narrativa de este arte.
La retrospectiva contiene sus películas terminadas, inconclusas, mutiladas o desaparecidas. Cabe mencionar que Serguéi Mijáilovich siempre mantuvo un vínculo ambivalente con el poder soviético y Stalin. Una relación donde en ocasiones lo premiaban y condecoraban, y en otras lo censuraban y prohibían.

El ciclo comienza con La Huelga, su primer largometraje, en el cual experimenta el montaje de opuestos: retratar las matanzas de manifestantes en la época del zar con animales degollados en los mataderos. Una fuerte reflexión sobre la lucha de clases.
Le sigue El Acorazado Potemkin la película que lo hizo famoso en el mundo entero y que muchos han señalado como la mejor cinta jamás filmada. El crítico de cine francés George Sadoul la caracteriza como la película que por excelencia refleja, como ninguna otra, el exceso de violencia, piedad, cólera y calor humano del impulso nacionalista de la Revolución rusa. Grandes planos se alternan con acercamientos de caras, rostros angustiados, botas, sables, carriolas, ojos reventados, buques, larvas, marineros, fusiles y niños.

image

Octubre, otro filme a proyectarse, es una obra extraordinaria donde Eisenstein juega con el tiempo real y el tiempo cinematográfico. Una película que reproduce el levantamiento de obreros en San Petersburgo, la toma del Palacio de invierno y el derrocamiento del zar y el gobierno provisional de Kerenski..

También se proyectará Lo viejo y lo nuevo, alegoría sobre la bonanza de la sociedad soviética comparada con el pasado zarista feudal. Este filme tuvo también gran repercusión mundial, aunque fue criticado dentro de la Unión Soviética por desviaciones ideológicas.
Se presentará El prado de Bédzhin película muy criticada por las autoridades soviéticas, que supuestamente fue destruida y quemada durante la Segunda Guerra Mundial, pero que milagrosamente fue restaurada y restituida parcialmente. Si bien el nombre se toma de una novela corta de Turgéniev, se trata de la vida de Pavlik Morózov, el niño mártir que denunció a su propio padre para defender la autoridad del régimen soviético. Las imágenes muy bellas de los campos rusos contrastan con la brutalidad de la historia.

Que Viva México será exhibida en la versión editada mucho después por Grigory Aleksándrov, asistente de Eisenstein en México. Se trata posiblemente de la versión más cercana a lo que Eisenstien vislumbraba en el montaje de la película, pero no tiene la genialidad de Sergúei Mijáilovich.

Alexander Nevski, otra película a mostrarse, fue su primer filme sonoro. Exalta la figura del legendario héroe que expulsó a los teutones y polacos del territorio ruso en el siglo XIII. La batalla sobre el río helado es una maravillosa escena extraordinariamente filmada y ambientada con música que Prokófiev escribió de manera especial.

image

Eisenstein con Frida Kahlo y Diego Rivera.

 

Finalmente, la trilogía inacabada de Iván el Terrible: un encargo del propio Stalin, que colocó a Serguéi Eisenstein en la cima como genio cinematográfico y también lo convirtió en enemigo del propio Stalin, quien al ver la obra interpretó al sanguinario personaje de Iván el Terrible como una alegoría de él mismo. La segunda parte tiene la novedad de que un rollo de diez minutos fue filmado en color. Eisentein no pudo filmar la tercera parte porque no se lo permitieron y murió en 1948 vilipendiado y humillado.

La programación incluye varios cortometrajes: El diario de Glúmov (1923) que narra una sátira política por medio del pantomima circense; Miseria y Fortuna de las Mujeres, filmado en Suiza en 1929, sobre el aborto y la planificación familiar; Terremoto en Oaxaca, reportaje que el realizador elaboró mientras trabajaba en el istmo de Tehuantepec y se trasladó a la ciudad de Oaxaca para atestiguar un terremoto que había azotado la región.

La muestra también ofrecerá los documentales El Círculo Eterno: Eisenstein en México de la realizadora mexicana Alejandra Islas, Postcriptum, Serguéi Eisenstein del documentalista soviético Ansis Epners y Fantasía Mexicana, largometraje que Oleg Kovalov elaboró usando el material de Sergúei Mijáilovich filmado en México.

¡Todo un banquete para el cinéfilo mexicano y para el público en general que frecuenta asiduamente la Cineteca Nacional!

 

 

 

Noticias Otros Medios

Deja un comentario