Una pizza para una Reina

Margarita 2

 


Rojo, blanco y verde, tres colores, una nación. ¿Sabías que detrás de la pizza Margarita se esconde una bonita historia de patriotismo, reinos y reinas?


 

Cuentan los biógrafos de Margarita de Saboya, famosa por su inclinación y conocimiento en materia de gastronomía, que en junio de 1889 se creó una pizza para honrar a la reina de Italia. Un delicado plato en el que se combinaron tomate, mozzarella y albahaca para representar los colores de la bandera. Todo un hallazgo culinario que conservamos hoy bajo el nombre de “Pizza Margarita”

En pleno siglo XXl, donde vivimos desbordados por cantidades ingentes de recetas exóticas, cocina vanguardista y fusión, sorprende ver que esta humilde receta italiana sigue siendo un hit. Y es que a lo largo de sus doscientos años de historia se ha convertido en un clásico de la gastronomía internacional. Una mezcla­_ la primera pizza con queso_ que presume de lucir los colores de la bandera italiana.

Fue en 1889, cuando un atrevido pizzero napolitano llamado Raffaele Esposito, chef de la pizzería Bracci, decidió crear la pizza tricolor para la que por aquel entonces era la reina del imperio Italiano, Margarita de Saboya. La fórmula_ tomate, la mozzarella y la albahaca­_ no podía ser más elemental pero se convirtió en la predilecta de la reina.

 

250px-Queen_Margharitha_di_Savoia

 

Sencilla, pero poderosa, la receta de pizza pasó a ser el plato de culto de la época y el propio Raffaele decidió bautizarla con el nombre de “Margherita” en honor a la reina, a cambio de que esta le diese el sello real a su pizzería.

Y sucedió algo imprevisible: la pizza se convirtió en un elemento de unificación, un manjar accesible a todo el mundo, desde el pescador más humilde, hasta los altos cargos de la sociedad. Su fama comenzó a extenderse por todo el imperio y no pasó mucho tiempo hasta que salió del país y comenzó a conquistar nuevos horizontes, deleitando paladares a su paso. Se podría decir que la pizza pasó a ser patrimonio de la humanidad.

Desde su pequeño restaurante neoyorquino en la calle Fuencarral, 57 de Madrid, ofrece a todos los madrileños la posibilidad de constatar la gran diferencia con todo lo que se ha visto anteriormente. La nueva pizzería Francesco’s abrió en el centro de Madrid tras el éxito arrollador cosechado por Francisco Javier Rodríguez Monío en su restaurante italiano Francesco’s Pizza de Alcalá de Henares, siendo en tiempo record ensalzado por la crítica y el público, su principal valedor.

Su nueva apuesta se caracteriza por el tradicional horno de leña, procesos artesanales de cocción y fermentación, materias primas de primera calidad, ingredientes actuales, una técnica y dedicación insuperables y un inconfundible estilo neoyorquino.

Las pizzas de Francesco son sanas, ligeras y muy equilibradas ya que provienen de años de Investigación y Desarrollo en el Laboratorio creado por el Chef en su búsqueda de la pizza perfecta. La masa de Francesco’s lleva una fermentación de 48 a 72 horas consiguiendo así una textura ligera y deliciosa. La mozzarella de las pizzas Francesco’s es 100% leche de vaca de la sierra de Guadarrama, una de las mejores y más exquisitas.

Todas las pizzas se cuecen al momento en el Horno Francesco’s, otro de los estandartes de la marca, construido en una de las fábricas de hornos más legendarias del mundo. La poderosa máquina puede alcanzar mil grados, y permite preparar una pizza en 3 minutos ante el dichoso cliente que puede contemplar todo el proceso en modo Show Cooking. Sólo se pueden encontrar hornos como este en lugares míticos como Roberta’s Pizza, la pizzería más famosa de Nueva York o Mercato de Shanghai

Fuencarral, 57, 28004 Madrid

phone: +34 915 59 13 00

Horario de 12.00 a 00.00h

http://www.francescos.es/

Noticias Otros Medios

Deja un comentario