Descubriendo Toronto

Nos encontramos en Canadá, uno de los países más ricos del mundo, en concreto, en la provincia de Ontario. Allí duerme despierta Toronto, una de las ciudades más grandes de Norteamérica y la ciudad más grande de Canadá. También una de las urbes más pobladas del mundo, conocida a nivel internacional, sobre todo, por su importancia económica. Centro financiero y económico de Canadá, Toronto se sitúa asimismo entre las principales ciudades financieras del mundo.

Dentro de este kilométrico país, el gran Toronto se considera el centro de la cultura canadiense anglófona. Un centro donde culturas dispares conviven en armonía, y en donde no parece existir la palabra extranjero. Puedes comprobarlo in situ reservando tu viaje en https://vuelos.idealo.es/

Se trata de la ciudad con mayor porcentaje de residentes no nacidos en el país en todo el mundo. Italianos, chinos o portugueses, llegados en distintos momentos históricos, conforman el cuadro más cosmopolita del mundo. Una diversidad de rasgos e idiomas que dibujan un colorido panorama.

La ciudad

El centro de Toronto se articula en una diversidad de distritos o barrios bien diferenciados que dan vida a la ciudad. Aparte del común Chinatown, también está el barrio griego, zonas como Little Italy, Little Indian, Portugal Village, el barrio de residencia de homosexuales…Zonas en donde la clase social o las tradiciones y culturas marcan diferencia.

Entre ellos, Kensington Market, por Spadina Avenue, es un distrito donde se asentaron los primeros inmigrantes de Inglaterra en el siglo XX. Allí, entre puestos de frutas, restaurantes, tiendas de ropa… viven judíos o italianos. Vivos colores, originalidad y poca sofisticación van trazando el perfil de todas esas casitas en hilera.

Ya en otro distrito bien distinto, en Yorkville, reina una elegancia envolvente. Lejos quedan los años sesenta, en los que la zona era el centro bohémico, cuna de literatos, poetas, artistas o cantantes. Conocida en sus años como la capital hippy de Canadá, hoy se mueven otros andares, siendo un barrio chic a donde van a parar los famosos que ruedan en la ciudad de los rascacielos. Entre los grandes  hoteles e importantes tiendas de alta gama, poco se percibe ahora ese carácter nostálgico de antaño.

 

Las islas

En Toronto, uno de los pasatiempos más habituales, es la visita a las Toronto Islands. Distintos barquillos acercan a las islas, en un trayecto en el que se puede disfrutar de una vista desde la lejanía de la ciudad. Cientos de flashes invaden entonces a los impenetrables y aparentemente fríos rascacielos.

En las islas, hay aún si cabe más espacio para la tranquilidad. Junto con las casas en las que las familias pasan temporadas, hay playas de arena o un pequeño parque de atracciones. Sobre todo, verde y olor a naturaleza entre los numerosos senderos posibles.

De ocio por la ciudad

En Toronto, sin duda, no hay sitio para el aburrimiento, acogiendo en su centro importantes y curiosos espacios culturales, distintos museos en los que poder curiosear. El más importante es el Royal Ontario Museum, un museo de cultura e historia natural, en el que se  pueden ver esqueletos de dinosaurios, arte de Asia oriental o arte africano.

Otro bien conocido es el Bata Shoe Museum, museo dedicado al calzado, y que reúne una colección de zapatos de personajes famosos. Entre ellos, las zapatillas de baile de la reina Victoria, o zapatos del cantante John Lennon o del pintor español Pablo Picasso.

Deja un comentario