Comer sano en la actualidad

En la actualidad hay muchos que piensan que el ritmo de vida que llevamos puede ser incompatible con comer bien y de forma sana, pero nada más lejos de la realidad. Se puede compaginar ese problema de tiempo con lo saludable pudiendo comer bien a domicilio eligiendo bien las opciones y siguiendo unas pautas para que no nos resulte muy oneroso y a la vez cuidemos nuestra salud

Los años que se viven en la universidad, el primer trabajo, o compaginar varias cosas en multitud de ocasiones, terminan llevándonos, irremediablemente, a las propuestas más fáciles, a ingerir día y noche comida rápida, ya sea en establecimientos públicos o en nuestro propio hogar.

Existen formas que tanto benefician a nuestra salud como a nuestro bolsillo que podemos resumir así:

  1. Generalmente disponemos de poco tiempo, por lo que en ocasiones sabiendo lo que queremos podemos encargar fácilmente y con tiempo un menú adecuado.

Una buena guía nutricional nos ayudará a conocer cuáles alimentos son saludables y cuáles no. Muchos fast food ofrecen ensaladas, trate de probar esta opción en lugar de elegir siempre hamburguesas. De todos modos, tenga cuidado con determinados ingredientes (pan tostado o frito, maíz, bacon, etc) que muchas veces figuran en este tipo de ensaladas.

  1. No añada al plato más comida de la necesaria, intente mantener una cantidad más pequeña. Normalmente no se necesita una ración de tamaño súper y lo que se consigue es añadir más calorías y grasa a la comida.
  2. No beba calorías. Mucha gente olvida cuántas calorías contienen la mayoría de los refrescos, cerveza y bebidas energéticas. Trate de limitar las bebidas carbonatadas y con azúcar y, en su lugar, beba cerveza ligera o agua. Esta última opción, además de ser la más barata es la más sana.
  3. No compre nunca alimentos cuando esté hambriento. En esta circunstancia, cuando el estómago manda sobre el cerebro, es difícil tomar una buena decisión alimentaria.
  4. Compre en establecimientos que tengan buenas ofertas. Existen muchos en los que se puede adquirir los mismos ingredientes, pero a granel, en lugar de envasados previamente por el fabricante. Además de ser más baratos, casi con seguridad serán más sanos.
  5. Cuando cocine los alimentos, asegúrese de eliminar la grasa. Si se trata de un guiso, elimine la capa superior en la que esta se acumula y si son fritos, sitúelos antes sobre papel de cocina, para que la grasa sobrante se absorba.
  6. Añada a su dieta frutas que le gusten. Muchas veces, cuando se tiene un capricho de dulce, unas simples uvas, fresas o cualquier otra fruta saludable satisfacen esa necesidad.
  7. Trate de comer más veces al día y en menor cantidad, alrededor de cinco ingestas diarias. Lleve siempre en el bolso o mochila algún snack saludable, así no se encontrará tan hambriento al final del día.
  8. Intente extender sus comidas a lo largo de un par de días. Cuando vaya a un restaurante, procure no pasarse y además tómese después un descanso en casa, no comiendo hasta el día siguiente. Ahorrará dinero y exceso de calorías en una sola sesión.
  9. Acostúmbrese a panes integrales, con cereales o granos, pues son más saludables. El pan es barato y los bocadillos apetecibles y fáciles de hacer. Pero asegúrese de que no sean de pan blanco, que se convierte más fácilmente en kilos

Noticias Otros Medios

Deja un comentario