Contextos, la nueva exposición que indaga en la profundidad de la obra de Balenciaga

Cristóbal Balenciaga Museoa

Todos le admiraban, Christian Dior dijo de él que era “el maestro de todos nosotros”, Hubert de Givenchy lo definía como “el arquitecto de la alta costura”, e incluso la inmortal Coco Chanel dijo de Cristóbal Balenciaga que era un auténtico couturier.

Nuestro modisto más internacional, sinónimo de elegancia y distinción sigue más vivo que nunca a través de su obra, que custodia desde hace unos años, el Cristóbal Balenciaga Museoa en Guetaria, su tierra natal.

El Museo es un espectáculo para la vista. Repasar y ver de primera mano la obra y trayectoria de uno de los modistos más sofisticados e influyentes de todos los tiempos es un placer para los sentidos.

Placer que se intensifica desde el pasado 1 de marzo ya que el Museo acoge “Contextos”, una nueva entrega de la serie curatorial “Moda y Patrimonio” que el Museo Cristobal Balenciaga inició en 2018 para explorar, a través del discurso cronológico y evolutivo, el trabajo del modisto.

Cristóbal Balenciaga Museoa

Esta serie nació como un recorrido diacrónico para mostrar la evolución de la obra de Balenciaga en sus sucesivas etapas y para ayudar a entender el patrimonio creado por el genio, conocer qué aportaba en su tiempo con sus creaciones, y saber qué puede proporcionar hoy en día.

Ahora en “Contextos”, el visitante indaga en el proceso interior de creación de la prenda de vestir, el cómo antes que el qué, se adentra en lugares comunes de la historia y la moda, viaja hasta detrás de las creaciones, hacia aquellos salones donde nacían verdaderas obras de arte que perdurarían en el tiempo.

Esta exposición según palabras del propio museo es un work in progress, al igual que lo es la propia colección del museo, donde el discurso expositivo crece, incluyendo nuevas investigaciones, nuevos contenidos y nuevos materiales, y donde además hay nuevas posibilidades para explorar gracias a las nuevas tecnologías; se facilita la interactividad a través de digitalizaciones que permiten observar en detalle (megapixel) las piezas, su visión 360º, e infografías sobre su construcción técnica.

La muestra ocupará seis salas expositivas, unos 1000 m2 del Museo, y contará con 80 piezas de indumentaria que, en su mayor parte, no han sido expuestas con anterioridad.

Abrigo de fiesta en organiza de seda de color marfil. Cristóbal Balenciaga Museoa

El discurso expositivo y la selección de piezas que lo acompañan, así como la conceptualización espacial y su diseño, son fruto de la colaboración entre el equipo del Museo y la reconocida fashion curator Judith Clark, en una continuación del trabajo realizado con el inicio de esta serie.

Amantes o curiosos, quienes pisen por primera vez las salas de este Museo descubrirán la intensa vida y la obra de Balenciaga, el maestro sencillo, sin artificios, siempre alejado de toda fama y que en silencio fue tejiendo una obra universal.

Balenciaga nació en Guetaria en la Costa Vasca, su padre murió cuando él tenia 11 años y su madre tuvo que dedicarse a coser para sacar adelante a la familia. Cuando era un adolescente conoció a la marquesa de Casa Torres, abuela de la Reina Fabiola de Bélgica y a partir de ese momento comenzó a codearse con gente de clase alta que le abrió camino.

Se formó en algunos de los establecimientos más prestigiosos de San Sebastian, que por aquel entonces era el lugar de vacaciones preferido de las clases altas y de la monarquía.

En 1917 abrió su taller y no tardó en labrarse un prestigio que le llevó a adquirir clientela de la realeza y de la aristocracia.

En 1924 abrió su primera tienda en Madrid y un año después se instaló en Barcelona.

Tras el estallido de la Guerra Civil se exilió en París, y en 1937 presentó su primera colección con un éxito arrollador.

Sus diseños basados en la pureza de las líneas, la comodidad, la sencillez hecha vestido por debajo de la rodilla y mangas tres cuartos, marcarán una época que va desde los años 40 hasta el 68 cuando la alta costura empieza a decaer y el prêt-àporter pisa con fuerza. Es entonces cuando decide cerrar y volver a España. Muere en 1972.

El trasfondo de la obra del maestro Balenciaga estará plasmado en esta nueva exposición, “Contextos”, hasta el 12 de enero de 2020 en el Cristóbal Balenciaga Museoa.

Source: María José Sánchez Boyero