Sexualidad positiva : Beneficios de la masturbación

Por  Raquel Díaz Illescas.

 

La masturbación es un acto natural, placentero y saludable.

 

 

Durante mucho tiempo la masturbación ha sido un tema tabú, y aún hoy, muchas personas se sonrojan y violentan al nombrarla. Esta negativa a un hecho natural en el ser humano, fue generando  falsos mitos como que conducía a la idiotez o a la locura, o que era una práctica propia de jóvenes inmaduros, y que llegada a la madurez esto cesaría y se convertirían en hombres serios y responsables de su sexualidad…

Después de atribuirle todos los males habidos y por haber a eso de darle gusto al cuerpo, se ha demostrado que  la masturbación tiene cabida en una vida sexual sana. Hay que decir que aparte del placer sexual, el hecho de masturbarse permite que cualquiera conozca mejor su propio cuerpo. De ese mayor auto conocimiento, se beneficiarán también las relaciones en pareja.

Para el hombre, la masturbación, además de ser una actividad placentera, puede ser una forma de aprender a controlar su eyaculación y disfrutar durante más tiempo si ese es su deseo.

Para la mujer, además de disfrutar de su sexualidad, favorece el auto conocimiento  de las zonas más sensibles de su cuerpo y cómo  excitarse. La antropóloga Margaret Mead descubrió que en las culturas en que la masturbación está permitida, y es parte aceptada de la sexualidad femenina, las mujeres tienen mucha más facilidad para alcanzar el orgasmo. La mujer que se masturba se siente satisfecha, conoce su cuerpo y aprende el ritmo que le gusta llevar, y podrá guiar después a su compañero y mejorar las relaciones de pareja.

Estar en contacto con la propia sexualidad, conocer tus ritmos y tiempos, hace a la persona sentirse más segura y relacionarse mejor con su cuerpo y con su pareja.

Con todo esto, no queremos decir que la masturbación sea mejor que un amante, o al menos no debería serlo, pues nada hay como la excitación y el erotismo que te da el contacto con otra piel.

Aspectos positivos de la masturbación:

– Es una actividad saludable. Una forma segura de no contraer riesgos.

–  Es placentera.

–  Conoces tu cuerpo.

–  Permite que tú controles el ritmo de las caricias, de la excitación, del placer.

–  Ayuda en los encuentros sexuales.

–  Se puede practicar por ambos sexos.

–  No necesitas tener pareja para disfrutar de tu sexualidad.

–  Puede practicarse en pareja.

–  Es relajante, elimina tensiones.

–  Es económica.

–  No es exigente.

–  Facilita el sueño.

–  Quita presión a tu pareja, que no es la única fuente de tus orgasmos.

A esta lista puedes seguir añadiendo tus propias ventajas.

Recuerda que para disfrutar de la sexualidad, en pareja o a solas, hay que tomarse su tiempo.

 

 

 

 

.

.

.

Raquel Díaz Illescas
Psicóloga.
Terapeuta sexual y de pareja.
Experta Universitaria en Psicología del Coaching
Formadora ocupacional.
Autora del libro: “Mucha Vida” Editorial Huerga & Fierro 2004
http://sexualidadpositiva.blogspot.com/
Terapia sexual individual y de pareja.
Correo electrónico: sexpositiva@gmail.com

Teléfono: 622673040

 

Noticias Otros Medios

Deja un comentario