ANUARIO 2012 | El año de récords… y de robos en el arte; “El Grito” de Munch, la mejor compra

Por Raquel Miguel

subasta

 

El sector del arte volvió a alzarse en 2012 como un puerto de inversión seguro en medio del temporal económico y no sólo porque el mercado creció, sino porque además dejó varios récords para la historia. Además del éxito en las subastas, el año estuvo marcado por sonadísimos robos, descubrimientos de importantes obras y grandes exposiciones, y no exento de agridulces anécdotas.

 

2012 volvió a dejar claro que en mundo del arte no hay crisis: 78 millones de dólares se pagaron por un cuadro de Mark Rothko, 45 por uno de Roy Lichtenstein, 37 por una obra de Joan Miró, 42 por un bodegón de Picasso y 34 por un abstracto de Gerhard Richter. Pero el auténtico hit del año lo marcó la subasta en Nueva York de uno de los cuatro originales de “El Grito” del noruego Edvard Munch, que según medios estadounidenses compró el millonario estadounidense Leon Black por casi 120 millones de dólares el pasado mayo.

 

A mediados de noviembre, Sotheby’s anunciaba en Nueva York la subasta más exitosa de su historia con casi 400 millones de dólares en ventas y sólo un día después su rival Christie’s conseguía recaudar más de 425 millones en una sola noche, marcando un nuevo récord que coronaba un año en el que cambiaron de manos por precios de infarto obras de artistas como Paul Cézanne, Henri Matisse, Edward Hooper, Salvador Dalí, Rufino Tamayo o incluso del artista italiano renacentista Rafael.

 

Sonada fue también la subasta de la colección de Gunter Sachs por casi 65 millones de dólares y con polémica vendió la baronesa Carmen Thyssen “The lock”, de John Constable, por más de 35 millones de dólares, otro récord para una pintura del paisajista inglés. Sin embargo, no todos fueron precios de vértigo: el negocio del año hizo una mujer que compró en un mercadillo de Virginia por siete dólares un cuadro que resultó ser una pintura de Renoir valorada en hasta 100.000.

 

Por ello, la preocupación que azotó el mundo del arte este año no fue precisamente la crisis, sino más bien la necesidad de proteger las obras y garantizar su origen legítimo, sobre todo después de sonadísimos robos como el de siete pinturas de valor incalculable de artistas como Picasso, Gauguin, Mattise y Monet el pasado octubre de la Kusnthalle de Rotterdam.

 

Y es que en lo que a robos respecta, 2012 ha sido especialmente agitado: enero comenzaba ya con el de un lienzo de Picasso y otro de Mondrian en la Galería Nacional de Atenas; en abril, la policía serbia encontraba un cuadro de Cézanne robado en Zúrich cuatro años antes. Junio era testigo de una extraña devolución por correo desde Europa de un cartel de Dalí robado una semana antes en una galería de Nueva York por un hombre que simplemente se lo llevó en una bolsa.

 

En julio, otra devolución sorprendente la protagonizaba una pintura de Lichtenstein valorada en 4 millones de dólares, que tras 42 años desaparecida apareció repentinamente en un depósito de Nueva York. Ese mismo mes, el FBI recuperaba en Miami un cuadro de Matisse robado en un museo venezolano diez años antes.

 

Robos y también vandalismo, como el protagonizado por un grafitero que pintó en la esquina de un cuadro de Rothko en la Tate Modern londinense. Otro acto “vandálico”, aunque involuntario, que causó un gran revuelo mediático en pleno mes de agosto lo protagonizó la española Cecilia Giménez, una anciana que saltó a la fama al destrozar un “Ecce Homo” en la iglesia de Borja, en el noreste de España, al intentar restaurarlo en silencio durante años. La historia hizo correr ríos de tinta en clave de humor en los medios de todo el mundo y en las redes sociales.

 

2012 fue también un año de grandes exposiciones, como la gran muestra dedicada a Picasso en el Gugegheim de Nueva York, con obras nunca antes vistas en público, o las de Henri Matisse y Salvador Dalí en el Centre Pompidou de París. La mayor exposición del neoyorquino Edward Hopper en Europa se vio en el madrileño Thyssen y después pasó al Grand Palais de París, museo que también inauguró una gran exposición dedicada a Paul Gauguin.

 

El siempre polémico Damien Hirst fue el protagonista de una amplia muestra en la Tate Modern de Londres, mientras el colombiano Fernando Botero centró una gran exposición en Ciudad de México en un año de homenajes por su 80 cumpleaños, en el que también recibió la máxima distinción del Congreso colombiano. Con la muestra de Munch en la capital mexicana llegó también por primera vez a Latinoamérica una muestra del artista noruego.

 

Pero además del arte moderno, el del Renacimiento fue también protagonista: en febrero, el museo madrileño de El Prado sorprendía con el descubrimiento de la “hermana gemela” de la “Mona Lisa”, pintada por un discípulo de Leonardo da Vinci en su taller, y poco después el Louvre parisino dedicaba una exposición al artista italiano en la que se mostraba la nueva Gioconda. El arte islámico antiguo también se vio en foco de atención con la inauguración de la nuevas salas del Louvre.

 

Entre los galardones más sonados del mundo del arte este año, la artista mexicana Teresa Margolles conquistó el quinto Premio Artes Mundi 2012 de arte contemporáneo, mientras la londinense Elizabeth Price se llevó el Premio Turner.

 

Un 2012 que también deja aniversarios redondos y pérdidas: este año se ha recordado el centenario del nacimiento de Jackson Pollock, 125 aniversario del de Marc Chagall y el 150 de Gustav Klimt; grandes artistas como el alemán Gerhard Richter y el colombiano Fernando Botero han cumplido 80 años, y también el “Guernica” cumplía 75, al tiempo que se recordaba el décimo aniversario de la muerte del surrealista chileno Roberto Matta y del escultor vasco Eduardo Chillida.

 

Pero el 6 de febrero el mundo perdía a uno de los máximos exponentes del informalismo y uno de los grandes del arte español: fallecía Antoni Tàpies a los 88 años, dejando un legado artístico caracterizado por una enorme sensibilidad expresada a través de la experimentación y la materia. También fallecía en 2012 el escultor colombiano Édgar Negret a los 92 años. Y el mundo del arte se quedaba sin uno de sus principales símbolos del carácter alternativo y bohemio de Berlín con el desalojo del centro de arte “Okupa” Tacheles.

 

Y 2012 no se podía cerrar sin polémicas. Las más sonadas, la compra de un coleccionista por más de dos millones de dólares de una instalación consistente en una guillotina que iba a utilizarse para decapitar una cabra -aunque finalmente no tuvo lugar por el indulto de los internautas al animal- o la muestra de un cuadro que mostraba los genitales al aire del presidente sudafricano Jacob Zuma, que volvieron a abrir los debates de hasta dónde puede llegar el arte y si todo vale.
Fuente: Sin embargo

 

Noticias Otros Medios

Deja un comentario