La emperatriz que murió de pena

Por Sandra Ferrer

perfil1¿Se puede morir de pena, tristeza, melancolía, añoranza? Todo esto fue lo que, según algunos cronistas de su tiempo, aseguraron que sufrió la desdichada emperatriz Isabel de Portugal . Aunque los médicos certificaron su muerte a causa de un mal parto, el enésimo que tenía como buena esposa de rey y emperador, aquellos que la querían y lloraron su muerte se consolaron, pluma en mano, relatando sus tristezas por las largas ausencias del emperador. Y el pueblo se unió a aquel lamento por la única emperatriz que tuvieron los reinos españoles.

Isabel de Portugal moría un día como hoy de 1539. Para la historia quedaba una corta vida de treinta y seis años plagados de soledad. Huérfana con trece años, se casó a los veintidós con un rey que debía controlar demasiados territorios. Las amplias herencias de Carlos I de España y V de Alemania, aglutinaron en una sola testa real dominios en prácticamente todos los puntos del mapa entonces conocido. Estaba claro que su estancia en la corte castellana no sería muy duradera.

La nueva gobernadora de los territorios peninsulares de Carlos tuvo que sufrir ausencias de hasta cuatro años seguidos. Controlar la buena marcha de los reinos dejados bajo su tutela a la vez que debía cumplir con su principal función de engendradora de futuros herederos que mantuvieran por mucho tiempo la dinastía de los Habsburgo. Ese fue su gran cometido.

El emperador regresaba pero volvía a marchar. No llegó incluso a conocer a uno de sus hijos nacido y muerto en uno de sus largos viajes. La presión unida a una débil salud agravada a su vez por los constantes embarazos y partos, seis en doce años, acabaron de manera prematura con la vida de la emperatriz.

Cuentan las crónicas también que Carlos, el emperador todopoderoso de aquel siglo XVI, lloró sincera y desconsoladamente la muerte de su esposa a la que muchos aseguran que amó, a pesar de la soledad y lejanía.

 

isabel-portugal

 

Noticias Otros Medios

2 Responses to La emperatriz que murió de pena

  1. Pingback: La emperatriz que murió de pena | Sandra Ferrer

  2. luis padini 1 mayo, 2013 at 12:42

    Creo Que si es una enfermedad que ataca es de muerte y mas tratandose de soledad .seguro que acorta la vida por ma que no tenga problemas de economia son depreciones y es seguida de una muerte segura.muchicimas historias podemos encontrar con las mismas Consecuencias.y siguen aconteciendo solamente que no es conocido devido Que el estado de pobresa es galopante y no solamente es un caso como este hoy los problemas son mas graves.suicidios es comun hoy por soledad y otras causas parecidas..Comparto esta Historia y reflexionar ante este flagelo peste de muerte segura.

    Responder

Deja un comentario