La fascinación por la fotografía, del daguerrotipo al instagram

 

509681_52060717

 

Por Daniela Medina

 

En una era donde los fotógrafos amateurs pululan y la tecnología ofrece posibilidades casi infinitas para tomar, editar y compartir imágenes pocos se preguntan cómo es que tienen una cámara en sus manos y si su evolución ha provocado fuertes cambios culturales y económicos en el mundo.

Dentro del ámbito de los medios de comunicación y las redes sociales sin duda se han alterado ciertos estatutos, como el hecho de restarle importancia a la figura del fotógrafo profesional. Con la llegada del teléfono móvil e inteligente con cámara integrada, hacer un registro fotográfico es una cosa del día a día y con la aparición de las aplicaciones, en particular de Instagram -cuya principal característica fue la facilidad para tomar fotos y disponer de una gran cantidad de filtros y efectos creativos- provocó tal vez que esto pareciera pan comido.

Sin duda se vive un fuerte fenómeno: los recortes de personal en medios impresos se han producido en momentos en que la industria de los periódicos en el mundo, principalmente en Estados Unidos, lucha por salir adelante tras años de fuertes caídas en los ingresos por publicidad y cambios en el consumo de noticias por las personas: la era digital. Algunos diarios han desaparecido y otros han reducido su periodicidad a tres veces por semana, mientras que un creciente número de publicaciones han comenzado a cobrar por su contenido en línea.

Un hecho escandaloso resultó, el 31 de mayo pasado, el despido de 28 fotógrafos del Chicago Sun-Times y sus filiales en los suburbios de la tercera ciudad más grande de Estados Unidos. En una reunión les comunicaron que sus puestos de trabajo serían eliminados, esto ante la necesidad de “Reestructurar” el manejo de los formatos multimedia. Se informó que la empresa pediría a sus reporteros de texto que también tomaran fotografías y videos para acompañar sus notas y recurrirían a contratar fotógrafos independientes para cubrir hechos importantes.

No se trata de satanizar al celular con cámara y las aplicaciones, pues los fotógrafos profesionales le han sacado provecho a Instragram como una herramienta de marketing online como una de las redes sociales más utilizadas en los últimos años, no sólo por amantes de la fotografía, si no por todo tipo de usuarios, tanto personas físicas como empresas y marcas.

Pero queda claro que el trabajo de un fotógrafo profesional no puede sustituirse, se necesita un “ojo” entrenado y un instinto muy peculiar para captar ese instante único e irrepetible en cualquier ámbito en el que se muevan: político, social, publicitario, moda o la cara no tan bonita de la guerra como el trabajo del fotógrafo, James Nachtwey, protagonista del documental suizo de Christian Frei en el año 2002.

 

 

 

LA EVOLUCIÓN DE LA CÁMARA FOTÓGRAFICA

Los inicios se encuentran en la cámara oscura, una especie de habitación completamente cerrada cuya única fuente de luz era un pequeño orificio en alguna de las paredes, por éste se colaban los rayos luminosos que reflejaban el exterior en la pared interna de enfrente. Es decir, la imagen que podía captarse frente a la cámara obscura reflejaba su luz de manera invertida dentro de ella.

Según estudiosos de la fotografía, los vestigios de la cámara oscura se remontan a los tiempos de Aristóteles con los primeros experimentos, luego en la Edad Media el físico Alhazen desarrolló sus ideas, para que al rededor de 1500 Leonardo da Vinci y sus discípulos las perfeccionaran. Al inicio ésta sólo se usó para trazar dibujos sobre la superficie que se reflejaba.

Este principio de reflejo de luz hizo posible que posteriormente estas “cameras oscuras” se hicieran más pequeñas, y con el perfeccionamiento de las bases metálicas cubiertas de sulfato de bario y emulsión de haluros de plata, se lograron los primeros negativos, gracias al científico Joseph-Nicéphore Niépce, quien llamó a su proceso “heliografía”, pues sus impresiones eran resultados de los reflejos que proporcionaba la luz del sol. “Vista de Le Gras desde una ventana” primera fotografía tomada con éxito por Niépce (Wikimedia.org) “Vista de Le Gras desde una ventana” primera fotografía tomada con éxito por Niépce (Wikimedia.org)

 

View_from_the_Window_at_Le_Gras_Joseph_Nicéphore_Niépce-564x391“Vista de Le Gras desde una ventana” primera fotografía tomada con éxito por Niépce (Wikimedia.org)

 

Basado en los estudios de Niépce (aunque algunos dicen que le robó todo el crédito) figura Louis Daguerre e el siglo XIX, quien mejora el tiempo de exposición de la heliografía, pues podía durar hasta 8 horas, y patenta el invento llamándolo “daguerrotipo” en 1839. Con el tiempo, Daguerre perfecciona su base añadiéndole cobre plateado y vapores de mercurio a su proceso de revelado, para fijar sus imágenes en agua salada.

Para aquella época favorecida por el desarrollo industrial, la burguesía pudo ahorrar unas cuantas monedas pasando de los retratos hechos por pintores a las fotografías, aunque este proceso seguía siendo caro y sobre todo tedioso, pues los tiempos de exposición en que los modelos tenían que permanecer inmóviles aún eran largos.

Lo siguiente en la línea de la evolución fotográfica fue la posibilidad de obtener varias copias de un sólo negativo, esto lo desarrolló Henry Fox Talbot llamándolos “calotipos”, además de que cambió la base metálica por papel, que al estar cubierto de cera impregnaba las imágenes en otra hoja igual, dando un positivo, lo cual redujo mucho los costos, aunque la definición de la imagen era menor a la del daguerrotipo.

Para 1861, el físico escocés James Clerk Maxwell obtuvo la primer fotografía a color gracias a la superposición de filtros de color amarillo, azul y rojo.

 

 

COMIENZA LA POPULARIDAD

El año 1888 fue muy importante para la fotografía pues salía al mercado la primer cámara Kodak, inventada por el neoyorquino George Eastman, ésta contenía un rollo con 100 fotos de papel, que tras ser tomadas se llevaban a un estudio para revelarse, y regresaban el aparato cargado con 100 espacios más, un año después sustituyó los carretes de papel por rollos de celuloide.

Fue en este momento cuando las cámaras y procesos de revelado se hicieron más accesibles para el público en general, y comenzó la popularización de la fotografía tanto profesional como amateur.

A partir del inicio del siglo XIX, comenzaron a surgir innovaciones como la cámara Leica, de 1924, la primera de 35 mm en incorporar lentes intercambiables, palanca de arranque y rebobinador, además de que era considerablemente más pequeña que las que Kodak había comercializado hasta el momento.

Para 1947, la empresa estadounidense Polaroid sale a escena con la invención de la fotografía instantánea, mediante una cámara que contenía película con sustancias químicas que le permitían revelar y fijar la imagen en cuestión de minutos.

En la década de los 60 comienzan a salir las primeras cámaras con enfoque automático, que los aficionados utilizaban fácilmente para guardas los recuerdos de sus vacaciones o fiestas familiares, pues no necesitaban ajustar el tiempo de exposición, apertura del diafragma para medir la entrada de luz y enfoque como en las cámaras reflex.

Steve Sasson se considera el inventor de las cámaras digitales, pues en 1975 la compañía Kodak le pidió que construyera una que incorporara un sensor electrónico, tras desarrollar la tecnología sin antecedentes presentó un prototipo de casi 4 kilos, que tardó poco más de 20 segundos en grabarse y otros 20 en llegar a verse en una pantalla de televisión. Pese a que la patentaron en 1978, no fue sino hasta 1991 que la comercializaron con un sensor de 1.3 megapixeles.

 

LT-Sasson-AL_-420x0Steven Sasson

 

Tras este pionero, los 90′s significaron la aparición de todo tipo de cámaras digitales, que cada vez reducían más su tamaño y aumentaban sus megapixeles, así Casio, Kodak, Nikon, Canon y Sony con sus populares Cyber-shot entraron al mercado de la imagen electrónica.

Actualmente, las cámaras no profesionales ofrecen un definición de alrededor de 12 y los 20 megapixeles, mientras que las pro rondan los 40.

De las imágenes de paisajes inmóviles, a los retratos de aristócratas europeos, la gente pasó a fotografiar prácticamente cualquier cosa cuando los teléfonos celulares incorporaron una cámara, desde su desayuno, la cerveza que están bebiendo o las maravillas arquitectónicas que ofrece su ciudad, pero sobre todo postales con sus amigos o propias.

El primer teléfono con cámara incluida se comercializó en el año 2000 por Sharp, pero únicamente en Japón, por lo que su repercusión en el occidente fue escasa. Sanyo lanzó dos años después su modelo SCP-5300 PCS, el primero que incluía una cámara a colores de este lado del mundo.

Sony Ericsson comenzó a popularizarlos, pero en sus primeros modelos la cámara venía como un accesorio que se conectaba en la parte de abajo y cuya resolución no alcanzaba siquiera un pixel, para 2003 salió su modelo T610 el primero de esa marca con la cámara integrada y con pantalla de 65 mil 536 colores.

Al igual que con las cámaras, el desarrollo de esta tecnología en móviles evolucionó, tanto que en febrero del año pasado Nokia presentó su 808 PureView cuyo lente alcanzaba imágenes de 41 megapixeles.

Hoy en día la gran mayoría de los teléfonos celulares y tabletas incluyen una cámara, la de los smartphones es de más o menos 8 a 13 mpx, por lo que entre las aplicaciones más populares están las fotográficas, ya sea para editar fotos, construir collages con ellas, manipularlas con distintos tipos de lente, y por supuesto añadir filtros y compartirlas en Facebook y Twitter.

La más popular de ellas es Instagram, que hasta el momento tiene 120 millones de usuarios registrados, quienes publican 40 millones de fotos al día, de acuerdo con AppStats.

La influencia de Instagram en el mundo de la fotografía ha sido tal que la compañía Socialmatic la regresó a sus orígenes diseñando un modelo de cámara instantánea totalmente inspirada en la aplicación.

Lo que hasta hace unos meses era una idea será una realidad en el año 2014 gracias a una alianza del estudio creador con C&A Licensing, quienes poseen los derechos de las marca Polaroid, para comercial la Socialmatic, que de acuerdo con el proyecto tendrá una cámara frontal de 4 Mpx, un flash LED, pantalla touch de 4.3″, conexión wifi y bluetooth, filtros e impresora instantánea.

 

Captura-de-pantalla-2013-06-27-a-las-14.18.30-564x365

Foto: Social-matic.com

 

Otras apps no especializadas también se toman en serio las fotos, como en Foursquare, dedicada a que la gente ubique y reseñe los lugares que visita, por supuesto apoyados con una imagen. También está Path, una red social que engloba lo mejor de todas pues se puede hacer “check-in”, escribir un pensamiento, poner qué película ves, qué libro lees o la canción que escuchas y subir fotos con filtro. Además están las que permiten cambiar el tono de tus fotos al poner “stickers” encima, como Catwang o Place my face.

La fotografía logró con ayuda de la tecnología abandonar la exclusividad que los altos precios le dieron en una época para convertirla en una herramienta accesible para gran parte de la población, que aún sin tener conocimiento de las reglas fotográficas o del funcionamiento interno, puede convertirse en quien documente su propio andar y por qué no, le ponga un filtro y lo comparta con sus amigos.

 

 

Fuente: Sin Embargo

 

Noticias Otros Medios

Deja un comentario