Las palabras seductoras

Por  Raquel Díaz Illescas

 

Las palabras son seductoras, es verdad que no todas, aunque todas pueden llegar a serlo en una buena pluma, en unos labios seductores…

 

49. LA SEDUCCION D E LAS PALABRAS

 

A veces

Escribir un poema se parece a un orgasmo:
mancha la tinta tanto como el semen,
empreña también más en ocasiones.
Tardes hay, sin embargo,
en las que manoseo las palabras,
muerdo sus senos y sus piernas ágiles,
les levanto las faldas con mis dedos,
las miro desde abajo,
les hago lo de siempre
y, pese a todo, ved:
¡no pasa nada!
Lo expresaba muy bien Cesar Vallejo:
“Lo digo y no me corro”.
Pero él disimulaba.

(Ángel González)

 

Comparto con el poeta asturiano el placer de las palabras.  Me gusta  jugar con ellas, pensarlas, sentirlas, acariciarlas, esperarlas, acogerlas, disfrutarlas, aprenderlas, compartirlas,  seducirlas y dejarme seducir por ellas…

¿Hay mayor seducción que las palabras? Las que leemos sobre papel manchado, las que intercambiamos en correos electrónicos, las pensadas, las sentidas, las silenciadas, las soñadas, las deseadas, las imaginadas, las  lloradas, las celebradas, las habladas al oído, o a la cara. Las palabras son seductoras, como lo son los labios que las alimentan.

La palabra sugerente  tiene intencionalidad: seducir. Acercar al lector/a, a su oponente, a su interlocutor/a; las palabras buscan ser queridas, que nos quieran, que nos echen de menos, que nos demanden, que no nos olviden.

Las palabras son la materia prima que utilizamos para construir nuestras relaciones de amistad, de poder, de odio, de amor, de seducción. También con las palabras y a través de ellas, aprendemos a edificar nuestro mundo emocional.  El oído nos acompaña como órgano de la escritura, porque  también escribir es escucharse a uno mismo, aunque no siempre consigamos convencernos, seducirnos.

Hablando de la seducción de las palabras, Alex Grijelmo, hace una diferenciación entre la persuasión y la seducción: “la persuasión y la disuasión se basan en frases y en razonamientos, apelan al intelecto y a la deducción personal”, mientras que  “la seducción parte de un intelecto, sí, pero no se dirige a la zona racional de quien recibe el enunciado, sino a sus emociones”.

Y es que las palabras se van contaminando en cada historia, en cada encuentro. Necesitamos y deseamos ser seducidos por las palabras, las escritas o la habladas, aunque nos contaminen.

Es verdad que las palabras, aun siendo las mismas, no resultan seductoras en todos los oídos que las escuchan, ni en todos los ojos que las miran.  A veces las palabras es mejor que sigan siendo palabras, sin imágenes, solo textos o sonidos que dejen a la fantasía y a la imaginación hacer el resto; a veces, y solo a veces, cuando las palabras tienen imágenes, dejan de ser palabras que seducen.

 

 

foto twitter

 

 

Fdo.: Raquel Díaz Illescas.

http://sexualidadpositiva.blogspot.com/

Licenciada en Psicología.

Terapeuta sexual y de pareja.

Teléfono: 622673040

 

 

 

Noticias Otros Medios

Deja un comentario