Los abdominales Hipopresivos vs abdominales convencionales

 

Por Jesús Gómez Herrera

Existe muchísima controversia originada alrededor  de este tema a través de varios medios de comunicación. Y es que los abdominales hipopresivos entraron con fuerza en nuestros entrenamientos hace ya varios años sin que todavía hayamos obtenido respuestas concluyentes y con base científica si verdaderamente son la mejor alternativa a los abdominales convencionales o si por el contrario tienen más desventajas que ventajas.

 

abdominales-hipopresivos1

 

 

Para que entendamos bien el tema, comenzaremos viendo qué son los abdominales hipopresivos y cuales son sus principales virtudes con respecto a su rival más directo. Después veremos que la guerra en este sentido no acaba aquí, sino que estudios posteriores revelan fundamentos en ambos sentidos que desequilibrarán la balanza a favor de los abdominales convencionales. ¿quién ganará la batalla? Juzguen ustedes mismos

 

 

¿Qué son los abdominales hipopresivos?

Los ejercicios de abdominales hipopresivos comprenden una serie de ejercicios posturales y respiratorios que se pueden hacer tanto de forma estática como dinámica. Como pauta general podemos decir que consisten en inspirar profundamente a la vez que metemos el abdomen hacia dentro y, después realizar varias respiraciones manteniendo el abdomen en esa posición.

 

Este tipo de gimnasia abdominal debe su nombre al Doctor en Fisioterapia, Marcel Caufriez, quien en su actividad profesional se dedicó a la reeducación uro-ginecológica y la sexualidad desde una perspectiva neurofisiológica. Caufriez empezó a trabajar con las denominadas “técnicas de aspiración diafragmática” (técnicas hipopresivas) y que posteriormente aplicó al método denominado Gimnasia Abdominal Hipopresiva (GAH). Se trata por lo tanto de una serie de ejercicios en apnea respiratoria y posturas específicas a los que se les atribuyen múltiples beneficios:

 

→ Mediante el descenso de la presión intraabdominal se tonifica el abdomen vía refleja. Si observamos las fuerzas que se producen en el ejercicio podríamos decir que con una dosis adecuada para cada persona se producirán adaptaciones en mayor o menor medida.

 

→ Los hipopresivos son un buen trabajo para la musculatura del transverso abdominal, que es el encargado de mantener las vísceras del abdomen y ayuda a la hora de espirar el aire. Es importante trabajar esta zona pero sin hipertonificarla, sino que debemos trabajar también las otras zonas que conforman la musculatura del abdomen tal como hemos indicado anteriormente.

 

→ Puede reducir el perímetro de cintura abdominal hasta un 8%, pero este resultado no está del todo comprobado en lo relativo a los abdominales hipopresivos.

 

→ Otro de los beneficios son las mejoras posturales, consiguiendo una reducción en las curvaturas cervicales, dorsales y lumbares, así como desviaciones laterales de la columna vertebral. Producen así una mayor sensación de “confort postural”. Aunque es cierto que este método puede producir beneficios posturales a muchas personas que tengan unas curvaturas excesivamente pronunciadas en su columna (hiperlordosis e hipercifosis), debemos tener en cuenta que un cierto grado de curvaturas en nuestra columna es necesario para soportar correctamente las cargas del día a día y habría que adaptar estos ejercicios hipopresivos a la persona.

 

→ El punto que ha generado más debate es aquel que afirma que los abdominales hipopresivos fortalecen el abdomen y a su vez la musculatura del suelo pélvico, contrariamente a los abdominales tradicionales, que su práctica daña el suelo pélvico. El suelo pélvico es una unidad del músculo esquelético que sostiene los órganos situados en la zona pélvica contrarrestando efectos de gravedad, presión intraabdominal y cargas que se sufren por efectos de la actividad física, por lo que un inadecuado aumento en la presión abdominal, generado por un sobre esfuerzo, podría acarrear problemas en la musculatura del suelo pélvico, estos vendrían por una mala dosis en la carga de entrenamiento abdominal (mala elección de los ejercicios, series, repeticiones y descansos). Por lo tanto, si se trabaja la musculatura abdominal en su totalidad y correctamente no debe haber ningún problema.

 

 

¿Contraindicaciones?

Los abdominales hipopresivos están contraindicados para embarazadas (debido a que podría ocasionar problemas en el feto) y personas con hipertensión, ya que los ejercicios isométricos (fuerza mantenida durante un tiempo) pueden provocar un aumento de ésta.

La Federación Española de Medicina del Deporte (FEMEDE) en el año 2012 puso en tela de juicio la validez de los abdominales hipopresivos. Lo hizo mediante la nota de prensa aclaratoria que os dejamos a continuación.

 

hipopresivos_nota_prensa

 

Según FEMEDE, no hay evidencia científica que avale las virtudes de los hipopresivos. Lo que no significa que los hipopresivos no sirvan de nada, simplemente que todavía no se han demostrado sus virtudes mediante el método científico.

 

¿Cúal elegir?

Aquí se encuentra el eterno debate. Desde mi punto de vista, cualquier método de entrenamiento llevada a la máxima potencia puede provocar efectos negativos en nuestro organismo. Partiendo de esa base deberemos planificar un entrenamiento en función de nuestras necesidades.

Plantearemos tres casos en los que la elección del tipo de abdominales puede variar notablemente. En primer lugar para conseguir un objetivo basado en el rendimiento, usaría mayoritariamente el método de los hiperpresivos, pero no sin complementarlos con los hipopresivos por aquello de una mejora postural.

En el caso de mejoras posturales, podríamos decantarnos casi en su totalidad por los hipopresivos. Sin embargo, para aquellas personas que no busquen un rendimiento importante preocupándose más por la estética que cualquier otra cosa, combinaría ambos métodos.

 

 

Un ejemplo de hipopresivos

Para aquellos que no visualicen este método, les dejamos una explicación de uno de los ejercicios básicos de este curioso método. (fotografía del artículo)

 

  • Realizaremos el ejercicio sobre una esterilla que colocaremos en el suelo.

 

  • Sobre ella nos pondremos en postura de cuadrupedia, de modo que las palmas de las manos queden pegadas al suelo y las coloquemos paralelas, al tiempo que apoyaremos las rodillas de las piernas en el suelo y las colocaremos ligeramente abiertas. La postura de la espalda es muy importante, ya que la cabeza debe quedar mirando al frente y la espalda recta en todo momento para evitar posiciones arriesgadas.
  • En esta posición lo que haremos será contraer el vientre hacia adentro como si estuviésemos metiendo tripa. Debemos mantener contraída esta parte mientras inspiramos y notamos como se llenan los pulmones y se hincha el esternón, ya que el vientre los tendremos contraído. Acto seguido, y sin dejar de contraer, expulsaremos el aire poco a poco a la vez que contraemos más el abdomen hacia dentro y repetimos de nuevo el mismo ejercicio.

 

Repetiremos el ejercicio 3 veces. De este modo poco a poco iremos adquiriendo fuerza y soltura para realizar un mayor número de repeticiones.

 

ejercicios-hipopresivos-corredoras

 

Jesús Gómez Herrera
Deporte sin Química

Noticias Otros Medios

Deja un comentario