La mujer que fundó la Cruz Roja Americana

Por Sandra Ferrer

 

perfil1El 21 de mayo de 1881 se fundaba la Cruz Roja Americana en la ciudad de Washington. Hacía pocos años que funcionaba en Europa pero su expansión al continente americano fue obra de una mujer luchadora. Enfermera, abolicionista y trabajadora incansable por los más desfavorecidos, Clara Barton conoció la Cruz Roja en su primer viaje a Europa y no dudó en trasladar ese modelo de ayuda a su tierra natal.

Clara Barton sintió desde bien pequeña el deseo de ayudar a los demás. Ya en su casa, con sus cuatro hermanos, Clara se haría cargo de uno de ellos, convaleciente durante un largo periodo de tiempo a causa de una caída de un tejado.

Durante la guerra de Secesión americana convenció a las autoridades militares para poder introducirse en los campos de batalla y poder ayudar a los heridos. Su valiosa tarea como enfermera no terminó al finalizar la contienda. Desde entonces estuvo trabajando duramente en la identificación de más de treinta mil fallecidos.

clara-burtonNo fue extraño que Clara terminara exhausta y los médicos le recomendaran reposo. Pero cuando en 1869 se trasladó a vivir una temporada tranquila en la vieja Europa, no pudo dar la espalda a los enfermos y heridos del conflicto franco-prusiano que en aquellos momentos sembraba las tierras de Europa de muerte y destrucción.

Fue entonces cuando conoció el trabajo del Comité Internacional de la Cruz Roja, creado en 1864. De vuelta a los Estados Unidos, Clara trabajó duro para convencer a las autoridades de la necesidad de fundar la Cruz Roja Americana.

Después de años de trabajo, por fin el 21 de mayo de 1881 la ciudad de Washington veía nacer esta institución a cuyo cargo se mantuvo Clara durante 23 años. Desde entonces, la Cruz Roja en América, como en el resto del mundo, ha trabajado en conflictos bélicos y en ayuda a personas desfavorecidas.

 

 

Noticias Otros Medios

One Response to La mujer que fundó la Cruz Roja Americana

  1. Pingback: La mujer que fundó la Cruz Roja Americana | Sandra Ferrer

Deja un comentario