Un viaje por la obra de Haruki Murakami a través de la mirada de Justo Sotelo

Por Cristina Cereceda

 

Justo Sotelo es economista, catedrático de Política Económica y profesor en ICADE (Universidad Pontificia de Comillas) y CUNEF (Universidad Complutense de Madrid). También es licenciado y doctor en Teoría de la Literatura y Literatura Comparada, y máster en Estudios Literarios y en Literatura Española. Ha escrito varios libros de economía, y decenas de artículos, así como cinco novelas La muerte lenta  (1995), Vivir es ver pasar (1997),  La paz de febrero  (2006),  Entrevías mon amour  (2009) y Las mentiras inexactas  (2012) . Ahora cambia de género y regresa con un ensayo sobre el escritor Haruki Murakami:  Los mundos de Haruki Murakami, editado por  Izana Editores, que es el que nos ocupa en esta entrevista.

 

DSC_0374

 

– La entrevista que le hice en septiembre del año pasado para nuestra revista, a propósito de la publicación de su novela Las mentiras inexactas, la titulé con una de sus respuestas: “Lo más divertido de escribir una novela es pensarla”. ¿Respondería lo mismo ahora, tratándose de un ensayo?

Son dos géneros distintos, pero mi motivación ha sido la misma, la búsqueda de un determinado sentido de la vida, o de la verdad de la vida. Estudiar las novelas de Murakami me ha permitido comprender mejor las que yo escribo, así como ciertos comportamientos del género humano que lo hacen precisamente eso, humano. En las novelas de Murakami hay mucha humanidad, aunque a veces aparezcan los fantasmas de su mundo mítico personal y el mundo mítico de la literatura japonesa tradicional. He pensado mucho, por supuesto, en el entramado de mitos, símbolos e imágenes de sus obras, y eso me ha reportado una enorme satisfacción. También he encontrado cascadas de sensibilidad en las páginas del escritor japonés, y en esos personajes tan cotidianos que casi se convierten en anti héroes que representan a la perfección a la sociedad actual, ya sea oriental u occidental.

 

 

– Entonces le pregunté si con cinco novelas publicadas se sentía un autor consagrado. Me dijo que no, que siempre estaba aprendiendo. Ahora, con este ensayo de un autor tan famoso, ¿cree que ha dado un paso más hacia esa consagración de la que le hablaba?

Pues tendría que responder lo mismo. Hablar de consagración es entrar en un terreno sumamente resbaladizo. No sé si le dije la otra vez que ni siquiera los grandes saben, en su momento, que son grandes. El “canon” es algo arbitrario, creado por críticos que también se equivocan y profesores universitarios que no siempre tienen la razón. Existe algo que convierte las obras normales y corrientes en clásicas, el tiempo, y la percepción de ese tiempo no siempre coincide en todas las épocas. Habitualmente menciono el caso de Calderón, tan denostado durante un par de siglos, y luego tan admirado gracias a la recuperación de los teóricos alemanes. En fin, los ejemplos son múltiples a lo largo de la historia de la literatura.

 

 

– ¿Su libro estudia todas las obras de Murakami o se ha conformado con realizar una selección?

El ensayo se centra en 10 de sus 13 novelas publicadas. Las dos primeras no están disponibles, y la última acaba de ser publicada en Japón, por lo que me ha ido imposible incorporarla al libro; también se analizan los cuentos, por su gran influencia, directa o indirecta, en las novelas. Tiene seis capítulos, desde la visión general de su literatura, pasando por la construcción de su mundo narrativo y las funciones de autentificación y saturación, y llegando al mito moderno latente en todas sus historias, dominado por unos mundos híbridos entre lo natural y lo sobrenatural, y el poder del sistema económico y político, así como el predominio de los aspectos sexuales sobre el comportamiento de la mayoría de sus personajes.

 

 

– ¿Por qué un ensayo sobre Murakami?

El año 2001 leí una tesis doctoral en la Universidad Complutense titulada. “La semántica ficcional de los mundos posibles en la novela de Haruki Murakami”, dirigida por los profesores Antonio Garrido Domínguez y Fernando Rodríguez Lafuente. Me pareció lógico convertir la tesis en un ensayo, prescindiendo de las partes más técnicas de Teoría de la Literatura y Literatura Comparada, y centrándome en el análisis de los relatos de Murakami. A sus novelas se les puede aplicar la Teoría de los Mundos Posibles que tiene su origen en filósofos como Leibniz y Bodmer (y hasta cierto punto Aristóteles) y que en el siglo XX ha sido desarrollada por Dolezel, entre otros, y que nos viene a decir, resumidamente, que es el texto el que crea el mundo del relato y no a la inversa. Por eso, en el texto caben las narraciones miméticas, pero también las fantásticas.

 

 

– ¿Qué objetivos le gustaría alcanzar con esta obra?

Esta es esta época las personas nos sentimos dueñas de un sinfín de cosas, pero en realidad casi no las necesitamos. Lo que precisamos es a los demás, pero casi nunca los encontramos. Eso es lo que les ocurre a los personajes de Murakami en, prácticamente, todas sus novelas. En varias de sus historias los hombres son abandonados por sus mujeres o por sus padres… Además los jóvenes son importantes, siempre mostrando cierta rebeldía con el sistema de vida tradicional japonesa, aunque puede ser extrapolable a otros países. Esos pequeños rasgos son amplificados por el mundo mítico de Murakami, que se convierte en universal, en el sentido más tradicional del término, es decir, siguiendo la idea de los juicios apriorísticos de Kant, o la visión general que pudo tener un pensador universal como Goethe.

 

 

– Dígame alguna característica propia de un autor como Haruki Murakami. 

Quizá lo más interesante sea la mezcla del mundo oriental y occidental en su literatura. En sus obras se habla de música clásica o moderna occidental, de comida, de moda, de cine europeo y norteamericano, pero también de leyendas y fantasmas japoneses, de almas que dejan el cuerpo del muerto, se dan un paseo y vuelven a él. El sintoísmo está presente en sus páginas, la fugacidad de los cerezos, por ejemplo. Todo ello me ha llevado a utilizar dos tipos de bibliografía, una técnica, sobre Teoría de la Literatura, y otra con obras de ficción que aluden o complementan la obra de Murakami. En la vertiente occidental destacan las influencias de Thomas Mann, sobre todo con “La montaña mágica”, Scot Fitzgerald, Proust, Bergon, etc. Y dentro de la literatura clásica japonesa: El “Genji Monogatari”, el “Henke Monogatari” y los “Cuentos de lluvia y de luna”, entre otros muchos ejemplos que se podrían incluir.

 

 

AF_IZANA_cubiertamurakamiPUBLIDISA

 

 

– Llama la atención la ilustración de la portada del libro. ¿Cómo surgió la idea ?

La portada es una de las cosas más hermosas del libro, debida a la pintora y escritora Gabriela Amorós Seller. La famosa novela de Murakami “Tokio blues” se llama realmente “Norwegian Wood”, en homenaje a la canción de los Beatles. La sensibilidad de Gabriela Amorós se pone de manifiesto en la seguridad y firmeza de los trazos, como si los dos personajes se convirtieran en uno solo, algo que también ocurre con muchos personajes de Murakami, en busca siempre de su doble, a través del pasadizo interior de la literatura del que hablaba Cortázar.

 

 

– Desde su experiencia como escritor de temas dispares como la economía, la novela y ahora este ensayo sobre uno de los escritores más populares y mejor considerado del momento ¿qué género tiene más dificultad para usted a la hora de plasmarlo en el papel?

Pues creo que ninguno en especial. He leído dos tesis en mi vida, y siempre he dicho que las escribía como una novela, al menos desde la óptica aristotélica. Y lo mismo me ocurre en parte cuando escribo una novela, que, dentro de su lenguaje particular, es como hacer una película (o como las hacía Hitchcock, con esa enorme importancia que daba al montaje). Lo que siempre he tenido claro es que he escrito lo que me ha apetecido, tanto libros y artículos de economía, como novelas o el ensayo actual sobre Murakami. A nadie se le obliga a escribir, así que intento hacerlo de la mejor manera posible. Al final tengo que estar medianamente satisfecho con el resultado, entre otras cosas, porque no había podido hacerlo mejor. Cada obra me puede llevar años, muchos años, de reflexión, escritura y “montaje”, como decía antes.

 

 

–  Aunque es un género para minorías ¿se atreverá algún día con la poesía?

No es un problema de ser un género minoritario, sino que no creo tener la mirada de un poeta. Creo que el poeta mira hacia dentro, con esa visión inmanente de la realidad (la suya propia), mientras que el narrador posee una mirada trascendente, hacia fuera. Yo me paso el día mirando a los demás, sentado en terrazas de cualquier café (tampoco soy tan iluso como para no mirarme hacia dentro, claro, pero me interesa ver qué pasa en el mundo, y sobre todo contarlo, siempre desde mi punto de vista). Su pregunta sobre lo “minoritario” me sugiere, además, otra reflexión, y es que no logro entender por qué tantos escritores se empeñan en escribir un libro tras otro, así como esa obsesión por pretender ganar dinero con la literatura, lo que tantas veces se vuelve contra ellos, amargándoles la vida. Se podrá vivir o no de la literatura (salvo excepciones, entiendo que es casi imposible en esta sociedad típicamente capitalista), pero no creo que deba ser el fin que debe impulsar para escribir. No me imagino a Rabelais persiguiendo esa quimera, ni a Góngora o Milton y Proust, etc. (siempre habrá Lopes, por supuesto). Es evidente que se gana más dinero siendo “broker” o “dealer”, como explico a mis alumnos de economía.

 

Noticias Otros Medios

17 Responses to Un viaje por la obra de Haruki Murakami a través de la mirada de Justo Sotelo

  1. David Abad 3 julio, 2013 at 12:54

    Me parece tan natural y cercano lo que dices , que me resulta imposible pensar que tus respuestas son políticamente incorrectas. Eres auténtico y libre. Y no eres un mercenario de las modas ni del dinero. Se nota en tus obras que escribes lo que te apetece y que disfrutas con ello. Hay muchos churreros en el mundo de la literatura, y, afortunadamente, amigo mío, no estas entre esa pandilla de novelistas de ocasión. Un abrazo

    Responder
  2. Justo Sotelo 3 julio, 2013 at 12:59

    De todo lo que has dicho, David Abad, me quedo con lo de libre. Es difícil ser libre en estos tiempos (en cualquier tiempo), pero llevo un montón de años intentando serlo. Un abrazo.

    Responder
  3. carmen Ferreira 3 julio, 2013 at 13:09

    Muy sensata y relajada, me encanta la última parte en la que habla de el proceso de creación de una novela, con tanta modestia y sencillez .

    Responder
  4. José Zurriaga 3 julio, 2013 at 13:24

    Espléndida entrevista, que va desde lo serio, muy serio, como cuando hablas de que tu motivación al escribir el ensayo ha sido la búsqueda de un determinado sentido de la vida, o que precisamos a los demás pero no los encontramos, hasta lo íntimo “no pretendo tener la mirada del poeta”, pasando por el apunte sensible como cuando hablas de la sensibilidad de la ilustradora, Gabriela Amorós. Coincido con la opinión de David Abad de que “eres auténtico y libre”, lo que corroboras cuando dices “a nadie se le obliga a escribir, así que intento hacerlo de la mejor manera posible”. Sabes decir y hacer, tienes la ciencia pero también la techné. Es un gozo leerte y leer entrevistas como ésta. Un abrazo Justo.

    Responder
  5. Justo Sotelo 3 julio, 2013 at 14:48

    Gracias Carmen y Jose, sois muy amables. Como sigais diciendo esas cosas, voy a terminar emocionándome…, cosa que tampoco me importa demasiado. Un abrazo.

    Responder
  6. PILAR AZORÍN 3 julio, 2013 at 15:00

    Enhorabuena Justo!.
    Estoy segura, bajo mi humilde entender, que no lo habías podido hacer mejor. supero qué sigas invirtiendo muchos años “buscando sentido a la vida” y proporcionándonos “cascadas de sensibilidad”
    Precisamos a los demás, y el que no se de cuenta, es un infeliz.
    Muchos besos,

    Responder
  7. Maria Alonso 3 julio, 2013 at 18:11

    Muy interesante la entrevista. Yo percibo esa personalidad fiel a la honestidad y una gran sensibilidad, sin duda la tienes, aparte de ser un buen narrador. Lo mejor de la entrevista es sentir entre tus palabras el amor que profesa a lo exterior sin olvidar el interior. En mi modesta opinión hay mucho interior de tu ” pasadizo ” que nos hace reflexionar sobre lo que pasa en la vida ( sentado en un café o en la terraza de cualquier plaza ) pero sin duda lo que más me emociona es la coherencia de tus palabras y tu obra.

    Todos buscamos pero…quizás sea inevitable dejar de buscar, escarbar y explorar sentimientos que transmiten y emocionan, como tus ibros o tus reflexiones.
    Un fuerte abrazo.

    Responder
    • Justo Sotelo 3 julio, 2013 at 21:10

      Gracias, María, por destacar lo de la coherencia. Es lo que intento siempre, pero a veces es difícil,

      Responder
  8. Aurora Cuervo 3 julio, 2013 at 18:36

    Muy interesante esta entrevista, de principio a fin. Yo creo que desvela, entre otras muchas cosas, no sólo la erudición de Justo, sino ante todo su pasión por la escritura y el amor y la curiosidad con que aplica esa mirada de escritor a la realidad y a las personas que le rodean. Enhorabuena y un abrazo.

    Responder
    • Justo Sotelo 3 julio, 2013 at 21:08

      Lo de la pasión lo comparto completamente, muchas gracias Aurora.

      Responder
  9. Diana Álvarez 3 julio, 2013 at 19:26

    Como gran observador, Justo muestra su gran capacidad de análisis y de libertad como escritor, pero, sobre todo, como persona, en un mundo especialmente mercantilizado. Aire fresco, sus palabras en esta magnífica entrevista.

    Responder
    • Justo Sotelo 3 julio, 2013 at 21:12

      Gracias por la dosis de aire fresco, Diana.

      Responder
  10. Marina álvarez 3 julio, 2013 at 22:35

    He leido la entrevista ………¿Sensaciones? : todas
    Has hecho q me replantee tareas q tenía abandonadas, formas de ver mi vida desde otro ángulo y aquí lo dejo pq me siento muy muy pequeña ……….Tarea para hoy : crecer .
    Gracias profe . Un abrazo astur y muchos besinos de colores

    Responder
    • Justo Sotelo 4 julio, 2013 at 6:46

      Si he podido lograr eso en ti, entonces me haces súper feliz. Muchas gracias. Otro beso de color.

      Responder
  11. Juan José Moragrega 4 julio, 2013 at 10:56

    Ante todo quiero felicitarte Justo por esta estupenda entrevista, capto contestaciones libres y honestas, me parece que eres un escritor de principios importante, escribes una novela o un ensayo, desde la misma base, que no es otra que la búsqueda de una verdad existencial. también percibo esa humildad que debe de ser el eje de los grandes escritores y de las grandes personas, un escritor que se precie nunca se siente consagrado e inmediatamente esta pensando en su nueva obra y no es victima del ego y tu eres así.
    Claro esta que ya se encargara el sistema de decirte si lo eres o no.

    Realmente la mezcla que hablas entre el mundo oriental y occidental en la literatura y que haces constar en el libro,me hace reflexionar sobre los problemas que tienen los seres humanos en esta sociedad actual,en la que a través de mitos y leyendas la persona intenta evadirse de alguna forma de esta realidad creando mundos paralelos imaginarios.

    Hablando de los mundos de Murakami y tu excelente ensayo quiero hilar lo siguiente: Algunos de sus personajes buscan salir de la soledad para encontrar ese sentido de vida. Pero cuando el sentido de uno es, ser lo mas libre que uno pueda, la soledad es un aliado valioso. Para conquistar la verdadera libertad hay que estar dispuesto a esta solo Y sinceramente creo que tu Justo en la soledad tampoco te encuentras mal,por ello eres más libre si cabe, porque estas lleno de ti mismo, disfrutar de ese silencio que te permite auto analizarse, escribir los libros que tienes editados y los que escribirás en un futuro, sentir y vivir en definitiva.

    También en la entrevista hablas de la portada del mismo y de la sensibilidad de Gabriela Amorós de sus trazos del dibujo y que efectivamente esto es así, destaco la figura de los dos personajes fusionándose como almas gemelas y de tu sensibilidad al elegir dicha portada acertada.

    Valoro afirmando tu apreciación sobre escribir poesía donde el poeta mira hacia su mundo interior, al contrario, el narrador exterioriza ese mundo,es un observador nato de la propia vida, como si de un teatro se tratase, ya sea sentado en una terraza de un café o en un banco de cualquier parque. El poeta aunque tiene una sensibilidad especial a flor de piel,mira la realidad desde otra perspectiva.

    Permiteme una pequeña licencia Justo, en harás de esa libertad del escritor que eres y que esta anécdota fue significativa y que como observador me quedé con ella. El día de la presentación del libro de Mónica Esgueva, salio en el debate que la editorial recomendó a su autora, cambiar el titulo inicial de su libro, por un titulo comercial. Tu comentaste que un escritor debería ser fiel a su titulo a pesar de agentes externos.(consumismo, marketing etc,)

    Enhorabuena por el éxito que estas cosechando con el libro magnifico ensayo, de Haruki Murakami. Un abrazo

    Responder
    • Justo Sotelo 4 julio, 2013 at 12:17

      Qué te puedo decir, Juanjo, sólo que has hecho un análisis estupendo de la entrevista. Casi es un complemento ideal a la misma. Un abrazo

      Responder
  12. Pingback: Reseña de LOS MUNDOS DE HARUKI MURAKAMI | Nus de llibres

Deja un comentario